6.202.700. Esta cifra, que se había negado con fervor que llegaría, son los millones de parados que luchan a diario en España para poder vivir dignamente y para poder encontrar un empleo. Algunos catalanes de varias profesiones le han echado imaginación y han encontrado trabajo gracias a su original forma de darse a conocer.


Trabajar se ha convertido en una odisea para el 27% de la población y para un 57% de los jóvenes, que incluso han sido invitados a ejercer lo que han llamado "movilidad exterior". Para combatir esta situación, muchos luchadores han querido dar un giro al tradicional currículo y convertirlo en creatividad. Vídeos, canciones, columnas, tarjetas, tetrabriks o blogs son algunas de las formas que han adquirido los currículos más originales, que han conseguido el principal objetivo: encontrar trabajo.

A continuación, una selección de algunos de ellos.

1) El periodista que canta su currículo en el metro. Enzo Vizcaíno, acompañado de su inseparable ukelele, puso música a sus cualidades y las difundió en el metro de Barcelona. Su vídeo se ha convertido en viral y en menos de cuatro días ha registrado más de 221.800 visitas, convirtiéndose en un verdadero fenómeno en la red. Pero lo más importante: ha recibido tantas ofertas de trabajo "que se le ha colapsado el correo electrónico". Vizcaíno explica sorprendido que "muchas empresas del sector publicitario y periodístico le han ofrecido trabajo así como tiendas de ropa". 

2) La profesora que creó un imaginativo vídeo currículo.
Núria Fusté se quedó en paro de forma súbita al cerrar la escuela donde trabajaba por sorpresa. La maestra consideró que en los tiempos que corren "no era efectivo un currículo en papel" y decidió realizar un vídeo que le permitía "mostrar quién es y cómo es". Su pieza también se convirtió en un éxito en Youtube donde ha conseguido 161.130 visitas en 10 meses y que le ha servido para cumplir su principal objetivo, trabajar.

Desde que colgó el vídeo en el mes de junio, muchas escuelas contactaron con ella para ofrecerle trabajo, pero "no se ajustaban al perfil" de Fusté. Muchos centros querían "quién era" y "si era real o una empresa estaba detrás de todo aquello", explica la maestra. A partir de allí, le propusieron realizar charlas de emoción y creatividad, que combina con una substitución de una baja de maternidad. Ahora, se le ha ofrecido cubrir una jubilación a partir de septiembre, que compaginará con las conferencias y con los proyectos editoriales que le han propuesto a raíz del exitoso vídeo currículo.

3) El currículo en un tetrabrik. Un joven de 30 años doblemente licenciado (en Periodismo y Filología Italiana) y con un máster en televisión pensó "cuál era su marca y se intentó vender", explica Raül Calàbria. El periodista explica ahora que gracias a la iniciativa le han salido muchos proyectos en los que colaborar y que ha encontrado el que ha sido su trabajo hasta el momento actual, realizar un documental durante dos meses, que era uno de las facetas que "más le interesaba explorar". Actualmente, vuelve estar en paro, aunque sigue trabajando en pequeños proyectos. "El tetrabrik ha hecho que la gente que ya me conocía se acordara de mí y me ofreciera trabajo, pero en el mundo del periodismo es difícil que te contraten sino te conocen de nada o no tienen referencias tuyas", comenta. Calàbria, para poder encontrar su futuro trabajo, está pensando en nuevas formas de promocionarse que no sean el currículo habitual que considera "no sirve de nada".

4) "Yo no me voy".
Este grito al inconformismo es el título de la columna que compró David Belzunce a Risto Mejide por 1.020 euros, que fueron destinados a la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH). Belzunce gastó el dinero que había ahorrado para pagar un máster, para poder visibilizarse a él, a su mensaje y a su relato. "Podré hacer el máster algún día, pero comprando la columna de Risto tendré una tribuna donde exponer mis opiniones", defendía el valiente columnista. En menos de una semana, Belzunce ha recibido decenas de tuits, correos y mensajes de felicitación que le animan a continuar y además de ofertas de colaboración en proyectos y reuniones.

Ahora, el comunicador aprovechará el altavoz que ha sido esta columna para realizar más acciones que le permitan encontrar el trabajo deseado.

5) Explotar la teoría de los seis grados. Michiel Das, un joven de origen belga pero residente en Barcelona desde hace años, ingenió una curiosa manera para buscar empleo. A partir de la teoría de los seis grados, inició un proyecto llamado 'El viaje de mi tarjeta' que consistió en entregar a tres amigos tres tarjetas suyas con toda la información necesaria para que fueran pasando de mano en mano y que han recorrido un total de 1.412 quilómetros. Das encontró trabajo en la empresa SEAT como 'employer branding'.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.