En este artículo, Human Resource Executive Online explica cómo un concurso de canto en la televisión norteamericana inspiró a Cisco Systems para implicar a su plantilla mundial en la formación ética y, por si fuera poco, divirtiéndose.

Cuando Cisco Systems comprobó los resultados de una encuesta de opinión de empleados en 2006 y decidió renovar el programa de formación en ética y cumplimiento de las normas para sus 65.000 empleados a nivel mundial, ninguno de ellos imaginaba en ese momento que la solución a la larga se inspiraría en un espectáculo televisivo en horario de máxima audiencia.

Pero Jeremy Wilson, el Director de Ética Profesional de Cisco, afirma que algo tenía que hacerse, porque los programas de formación en ética de la empresa no tenían ningún éxito. “Históricamente, eran una calle de un solo sentido,” afirma. “Estábamos haciéndoles tragar toda la información [de ética y cumplimiento de las normas] sin más.”

Y dado el hecho de que muchos miles de empleados de Cisco son ingenieros y expertos tecnológicos que se sienten más cómodos solucionando los problemas por sí mismos que cuando les intentan meter información directamente en la cabeza, el viejo modelo de formación presencial acompañada de presentaciones de PowerPoint no resultaba una opción viable. “A los ingenieros les gusta moverse y autoorganizarse,” afirma.

Así que Cisco decidió encontrar un método para hablar específicamente del tipo de problemas éticos a las que sus empleados se enfrentan en sus quehaceres diarios mediante el uso de un modelo formativo que incorporara tanto el contenido que estaban buscando como un vehículo atractivo para transmitirlo.

El resultado, creado con la colaboración con The Network, una consultora especializada en gestión de la información corporativa, fue el Ethics Idol (“Ídolo Ético”), un módulo Flash interactivo y educativo basado en el famoso concurso para cantar de la televisión, American Idol -el Operación Triunfo de Estados Unidos-.

Desde que el módulo se difundiera en julio de 2007, los empleados han podido ver a cuatro “concursantes” de dibujos animados en parodias vocales en la intranet corporativa, con cada concursante exponiendo un problema ético complicado, seguido de la decisión de tres jueces, a lo American Idol.

Después de verlo, a los empleados se les pide que voten cuál de los tres jueces ha dado la respuesta más apropiada a cada canción, y los votantes pueden ver al instante cómo coincide su voto en relación al conjunto. La oficina ética de Cisco entra al final de cada episodio para dar la respuesta correcta basándose en los estándares oficiales de la empresa.

“Se trata de un asunto serio, pero que se comunica a los empleados de una manera muy participativa,” afirma Ralston McCracken, Vicepresidente de Ventas y Desarrollo de Negocio de The Network.

Hasta la fecha, los cuatro episodio no sólo han sido vistos y votados por más de 10.000 empleados de Cisco, sino que además The Network ha ganado un American Business Award en la categoría de Formación Profesional en Medios Interactivos. Y, gracias a la capacidad de cambiar fácilmente el idioma en el que se emite, Ídolo Ético se está extendiendo a los trabajadores de Cisco en más de 40 países donde la empresa tiene oficinas, con la intención de formar aún a más trabajadores en los estándares éticos de la empresa.

Crear un Ídolo

La responsabilidad social corporativa es algo que en Cisco no se toma a la ligera, tal y como manifiestan sus antecedentes. Cisco es un “elemento repetido” en la lista de las 100 mejores empresas de la Corporate Responsibility Officer, un importante ranking de RSE en EEUU. En los nueve años que se ha publicado la lista, Cisco es una de las tres únicas empresas que ha aparecido cada año.

De tal modo que resultó un reto para Wilson cuando, al estudiar detalladamente los resultados de una encuesta de opinión de 2006 sobre temas de formación ética, se encontró con que el feedback podía ser resumido en seis palabras: la formación resulta aburrida y sosa.

“Hacerla interesante, atractiva y divertida fue el objetivo del nuevo modelo de formación,” afirma Wilson. “Completamente lo contrario de lo que habíamos venido haciendo.”

Cisco decidió trabajar con The Network, basándose en parte en el hecho de que ambos ya habían colaborado en otros ámbitos de la organización, como en la adopción de los principios de la Ley estadounidense de Reforma de la Contabilidad Pública de Empresas y de Protección al Inversionista, llamada Sarbanes-Oxley.

La agencia mPower Communications, que forma parte de The Network, se percató de que Cisco buscaba una campaña para poder implantar sobre la marcha, más que un programa singular, para mantener la cultura ética en la mente de los empleados, y se embarcó en una fase de descubrimiento para entender mejor la demografía de la mano de obra de Cisco, sus métodos de comunicación y los objetivos específicos de sus comunicaciones. Fue durante este periodo cuando American Idol disfrutaba de una gran tasa de audiencia televisiva, con un promedio de más de 20 millones de espectadores por programa, de modo que el equipo creativo de mPower decidió ligar su nuevo proyecto a este fenómeno.

¿El resultado? En vez de por el presentador del programa Ryan Seacrest, los empleados de Cisco son guiados a través de los módulos de formación por su doble en dibujos animados, Brian Sweatervest, mientras que los nombres de los jueces y sus apariencias también recuerdan ligeramente a los famosos (e infames) miembros del jurado del verdadero espectáculo de televisión de la Fox.

Ralston explica que los temas centrales de las parodias de canciones son sobre cosas específicas para la organización. Por ejemplo, debían destacarse asuntos como las regulaciones comerciales internacionales, y cómo quiere Cisco que sus empleados las aborden, o asuntos de la cadena de mando como informar de una mala conducta o de un acoso. “Las canciones están vinculadas a cada dilema ético para hacer pensar un poco a los empleados y fueron escritas pensando en evitar problemas de copyright con respecto a las canciones originales en las que se han basado.” En los primeros capítulos se han inspirado, entre otras, en Do You Want to Know a Secret? de los Beatles –sobre la correcta gestión de la información registrada; o Don’t Stand So Close de The Police –para tener un trato adecuado con los comerciales.

Contar los votos

A la larga, “Ídolo Ético ha logrado lo que Cisco buscaba,” afirma Gabriel Romero, Director de Marketing de The Network. “Se ha desarrollado un método para que los responsables de asuntos éticos comuniquen con los empleados y les puedan resolver las dudas que quizá tengan.”

El programa Ídolo Ético ha sido un vehículo de éxito no sólo para que los empleados de Cisco aprendan más sobre ética y su cumplimiento, sino en dar un impulso a la compañía para reescribir su Código de Conducta Organizacional en un lenguaje más simple y claro, afirma Romero.

De nuevo con la ayuda de mPower Communications, el nuevo Código de Cisco fue presentado poco después de la implantación de Ídolo Ético y, en 10 semanas, el 99,6% de los empleados de Cisco certificaron que habían recibido y leído el nuevo documento. Otra encuesta entre empleados mostró que el 94% estaba de acuerdo con que el nuevo código era sencillo de leer y el 95% estaba de acuerdo con que era fácil de comprender.

Los ejecutivos de RH que están implicados en la formación ética en las empresas “deben estar al día,” afirma Wilson. “Echar un vistazo a las herramientas que hay ahí fuera, ver lo que a los trabajadores les gusta hacer fuera del trabajo y aprovecharse de ello.”

Christopher Bauer, un consultor en ética organizativa, afirma que el programa de Cisco podría probarse como modelo a seguir en otras empresas porque otras soluciones actuales fallan en la generación de entusiasmo. “Muchos empleados han tenido experiencias aburridas en formación ética, hasta el punto que anunciar un programa voluntario de formación en este tema puede resultar la mejor manera de vaciar una sala,” dice Bauer. Añade que le “sorprendió gratamente ver que Cisco ponía de manera evidente tanta dedicación en hablar de situaciones complicadas, sobre cosas del mundo real.

Wilson explica que ahora todo lo relacionado con la formación es bidireccional. “Entre videos y blogs, estamos conectando con los empleados de manera que les hacemos pensar, no solamente absorber cosas de modo estático o manido. El programa ha conseguido extender la idea de que los temas éticos no son siempre una rutina.

Para Wilson, a pesar de la positiva respuesta interna, la mejor prueba del éxito de Ídolo Ético, especialmente en una compañía con un perfil tecnológico tan marcado como Cisco, ha llegado al oír hablar a los críticos más duros de todos: “A los ingenieros les encanta. Y cuando tienes a un ingeniero dándote la enhorabuena, es cuando sabes que has triunfado,” concluye.

Acceso a la noticia: http://www.hreonline.com/HRE/story.jsp?storyId=209480118

* O’Brien, Michael. “’Idol’-izing Ethics”. Human Resource Executive Online, 16/05/2009. (Artículo consultado on line: 21/05/2009)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.