A escasos días de la celebración del Día Internacional de la Mujer El Economista dedica un artículo a mostrar seis ejemplos de mujeres que han llegado a la cúspide de su empresa. Ellas han sido capaces de luchar contra toda estadística y han podido romper ese techo de cristal invisible que impide a la mujer seguir creciendo y alcanzar sus metas.


"Cuando jugaba de pequeña lo hacía en una oficina, siempre supe que iba a ser empresaria". Y así ha sido. Rosana García siente a sus 34 años que ya no se puede llegar más lejos. "No veo más tope", asegura. Directora de Recursos Humanos para Europa y Latinoamérica en Transcom, Rosana es una mujer en toda regla. Desde muy joven ya apuntaba maneras.

Si en 1998 creó el departamento de RRHH de Mitsubishi Electric, ahora, 15 años después, asume la dirección de recursos humanos de cuatro países. Todo un ejemplo de que querer es poder y que, cuando se quiere de verdad, no existen las barreras ni los obstáculos.

Y es que "con formación, empeño y experiencia se consigue todo", asegura Marta Carvalho. A sus 35 años lidera la política de comunicación de Lexmark en España y Portugal. Una compañía tecnológica especializada en software, soluciones y servicios de impresión en imagen en la que la labor de Marta está encaminada a resaltar la función de líder de la compañía. Una función a la altura de una mujer capaz de conciliar su vida laboral con el cuidado, la dedicación y la atención a su familia y a sus dos hijos. "Es fácil de compaginar. Soy práctica y trabajar en Lexmark es muy flexible", asegura.

Ideas claras

Mujeres triunfadoras entre las que no puede faltar un gran ejemplo de juventud, la CEO de Entradas.com María Fanjul. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por Icade, María tiene, a sus escasos 29 años de edad, las ideas muy claras. Esfuerzo y compromiso sin límites son los ingredientes de una carrera profesional brillante.

"He trabajado muy duro y he hecho apuestas fuertes en algunos momentos. Dejé mi trabajo por cuenta ajena en banca para embarcarme en un proyecto emprendedor pero me queda muchísimo por hacer", afirma. Una juventud dedicada al trabajo y una petición clara: "Si alguien sabe conciliar realmente bien la vida personal y profesional le agradecería que me lo contara", afirma entre risas.

Otro gran ejemplo de juventud y entrega lo encontramos en Lola Morales, para la que "la edad no ha sido un obstáculo puesto que en el mundo online se presume juventud", recalca. Con tan solo 30 años Lola ya es una directiva de Accenture. Tras su paso por el departamento de nóminas, Morales se enfrenta, desde hace poco más de un año, al cargo de responsable de recursos humanos para los sectores de Products y Resources. Un puesto más que merecido tras una constante y elaborada andadura en la empresa.

Testimonios de mujeres jóvenes en la cúspide del éxito entre los que no podía faltar el de la catalana Alba Roig. "Siempre pensé que iba a ser bailarina", afirma. Quién le iba a decir a Alba que a sus 32 años ya dirigiría la oficina de Lewis en Barcelona. Le preguntamos cuál ha sido su secreto del éxito, sus claves del triunfo. Sin pensárselo dos veces asegura: "Hay que tener poco miedo a lanzarte, hacer cosas nuevas y rodearte de gente más inteligente que tú porque las cosas sin interés no se consiguen".

Con esos requisitos todos podemos alcanzar la recompensa merecida y sino que se lo digan a Teresa González, que a sus 34 años asume la dirección general de Ambiox Biotech. Una empresa que, tal y como define ella misma, "se caracteriza por su espíritu emprendedor, innovación y compromiso social". Tres ingredientes que no le faltan a esta joven que, pese a su juventud, ha recibido numerosos reconocimientos. Premio innovador solidario del año por Technology Review Massachusetts Institute of Technology en EEUU y hace unos meses el Premio Nacional de Marketing 2012 en categoría de emprendedores.

Espíritu de superación

Trayectorias profesionales brillantes de seis mujeres con un espíritu de superación implacable. Decía el político y escritor Benjamin Disraeli: "El secreto del éxito es la constancia en el propósito". Y eso precisamente, la constancia, es lo que no ha faltado ni un solo día en las vidas de estas seis mujeres. Mujeres que no se han andado con rodeos y que en su infancia empezaron a construir los cimientos de lo que será, sin lugar a dudas, una vida cargada de triunfos. Éxitos que no vienen solos y que son más que merecidos como reconocimiento a una labor para quitarse el sombrero.

"Vas haciendo las cosas y te van saliendo bien, como realmente quieres. Me considero una mujer exitosa", señala Alba. Pero para alcanzar ese éxito "se requiere pasión, excelencia e innovación", afirma Rosana. Y no sólo eso; hay que "buscar la perfección, reinventarte, autoevaluarte y buscar la excelencia", señala Marta. Pero ese éxito no depende sólo de uno mismo: "Si haces lo que te gusta, te rodeas de gente que cree en tu proyecto igual que tú y nunca pierdes las ganas de aprender eres un privilegiado" recalca María. Y es que "crear un buen equipo es fundamental y lo que realmente vale, independientemente de la edad, es el compromiso" sentencia Rosana. "Compromiso, conocimientos, responsabilidad y, cómo no, el factor suerte. Estar en el sitio adecuado en el momento idóneo", añade.

Seis mujeres conscientes del privilegiado lugar que ocupan en su empresa, que conocen a la perfección las dificultades que, en ciertas ocasiones, acarrea ser mujer. "Existen barreras por el hecho de ser mujer, hay pocas directivas en oficinas", asegura Alba. "Estoy muy contenta, en esta profesión sólo hay hombres", añade Marta. Y así es; basta con ver las estadísticas. Ninguna mujer ejerce puestos de presidencia y vicepresidencia en los órganos de dirección de las empresas del Ibex, sólo un 30 por ciento forman parte de la plantilla del Gobierno y un escaso 18 por ciento configura el Constitucional.

Las cosas están cambiando

Eso sí, las cosas están cambiando de forma considerable en los últimos años. A escasos días de la celebración del Día Internacional de la Mujer es importante recordar que en ciertos sectores podemos ver nuevas hornadas de profesionales en las que hay más mujeres que hombres. Es el caso de la judicatura o el profesorado, que están experimentando una feminización más que visible.

Estos seis ejemplos de mujeres son la prueba de que las cosas están cambiando. Ellas han sido capaces de luchar contra toda estadística, han podido romper ese techo de cristal invisible para el que no existen leyes, un techo difícil de traspasar que impide a la mujer seguir creciendo y alcanzar sus metas. Estas seis mujeres no sólo se han acercado a la parte superior de la jerarquía de su empresa, sino que la han traspasado y han logrado convertirse en auténticos modelos a seguir. Y es que como asegura la propia María: "Las empresas necesitan un cambio de gestión radical, con líderes que sepan comunicar, transmitan confianza y den paso a la creatividad sin penalizar el error".

Un presente exitoso y una mirada al futuro con la misma fuerza y optimismo con los que han llegado hasta aquí. "Sea lo que sea lo que me depare el futuro sólo sé que seguiré disfrutando con ello", afirma María. "No me da miedo ningún reto porque lo que vale es el sentido común, el compromiso y las ganas de continuar", asegura Rosana. "Me gustaría abarcar más", recalca Alba. "Aprovecharé las oportunidades que surjan", sentencia Marta.

Seis mujeres y seis ejemplos de que si se quiere, no hay propósito imposible e inalcanzable. "Hay que luchar porque el resultado siempre se acaba viendo", afirma Rosana. Porque "las cosas con interés y sin miedo se consiguen", señala Alba. "Hay que ser valiente, arriesgar y considerar los errores como parte del aprendizaje", concluye María.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.