Según el INSS, el absentismo laboral se ha mantenido estable en la crisis. CCOO cree que el temor a perder el trabajo ha provocado que se reduzca. La patronal de empresas defiende que aumenta el coste de las bajas.

Ni empresas ni trabajadores se ponen de acuerdo. ¿El absentismo laboral ha disminuido con la crisis o no? En los últimos meses, diversos estudios apuntan a una tendencia a la baja de este fenómeno del que se han hecho eco los medios de comunicación. La explicación básica para esta ecuación consiste en que la crisis, con el correspondiente aumento del desempleo, hace que los empleados teman perder su puesto y eviten faltar al trabajo.

Sin embargo, un análisis de las diferentes cifras sobre esta realidad revela que la percepción de esta realidad es variable. Según el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), el número de casos de incapacidad temporal durante 2008 fue de 29,25 por cada mil habitantes, apenas inferior a la cifra del año 2007, que ascendió a 29,9. De acuerdo con estos datos, el absentismo laboral se ha mantenido estable.

Por su parte, el INE cifra en 4,7 el número de horas semanales de trabajo perdidas durante el cuarto trimestre, por debajo del dato entre julio y septiembre (7,5), en plenas vacaciones de verano. En el resto de trimestres del año también se aprecia que el número es muy variable. Por ejemplo, en los primeros tres meses de 2008 se perdieron 4,4 horas de trabajo cada semana, de las que más de la mitad corresponde a las vacaciones de Semana Santa. En el segundo trimestre, sin embargo, 3,3 de media.

Los datos de varias compañías con experiencia arrojan conclusiones diferentes. Según un estudio elaborado por Winterman, empresa de detectives privados, el absentismo laboral era del 7% de las horas pactadas en marzo de 2008, mientras que en julio del mismo año era del 3,5% y actualmente está en torno al 2,5%. La empresa temporal Adecco revela en otro informe que el 34% de las empresas encuestadas opina que la crisis ha provocado un descenso del absentismo entre sus empleados, frente al 60,4% que cree que no esté afectando.

Jaime González, de la Secretaría de Salud Laboral de la Confederación del sindicato Comisiones Obreras achaca esta dispersión en los análisis sobre absentismo a lo que se entiende como tal. "Para hablar de absentismo primero se debe definir el término", afirma.

El absentismo laboral es un fenómeno complejo, que comprende tanto las ausencias del trabajo por causas justificadas como las que no. Los motivos son muy variados, desde una incapacidad temporal, bajas por maternidad, permisos remunerados, compensaciones por horas extras, hasta horas perdidas en lugar de trabajo o vacaciones.

"Los empresarios siempre hablan de un absentismo fraudulento que nosotros no contemplamos", añade González. "Es fácil decir cuando hay bajas reiteradas que es un fraude en lugar de estudiar las condiciones del trabajo, que pueden ser la causa". El sindicato sí es partidario de que el absentismo laboral ha disminuido, sobre todo en los apartados de bajas de maternidad y de paternidad o en los permisos por matrimonio. "Una persona que tiene un resfriado ahora prefiere no faltar al trabajo", afirma.

Por su parte, la patronal de empresarios CEOE considera que, pese a la actual situación económica, el número de absentistas no es menor. Según su directora de seguridad social y prevención de riesgos laborales, Pilar Iglesias, han aumentado los procesos de baja cortos, que son los que pagan las empresas, y se ha acortado la duración de aquellos que costea el INSS, lo que esconde una asignación de prestaciones "que no se adecúa al fin para el que nacieron".

Un lastre para la economía

Haya o no más absentismo laboral o mayor o menor fraude en las bajas, lo cierto es que este fenómeno es tanto para empresas como trabajadores un reto económico. Según Winterman, el absentismo supone un gasto equivalente al 1,22% del PIB de España.

No obstante, las medidas propuestas por unos y otros son diferentes. Para la patronal se debe suprimir la obligación de las empresas a pagar los procesos de baja, o bien permitir que se deduzcan parte del pago en las cuotas. Actualmente, las compañías son responsables del coste de las bajas entre el cuarto y décimo quinto día.

Por su parte, CCOO aboga por tener en la cuenta la productividad para salir de la crisis, pero "sin que ello suponga una merma de derechos". También apuesta por potenciar el sistema público, en vez de potenciar las mutuas, que "es una de las peticiones de la patronal", añade González. "Cuando se gestionan [las prestaciones] por una mutua, la conflictividad es mayor porque los trabajadores se sienten más presionados"

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.