Las medidas de conciliación y planificación de carrera impulsan a las directivas de Unilever España, que ya son el 50% en el comité de dirección. Es un caso de referencia para la multinacional en toda Europa, donde la comisaria Viviane Reding impulsa una legislación para promover la presencia femenina en los consejos de administración.


El comité de dirección de Unilever España, con un 50% de mujeres, es un caso de referencia para la multinacional en toda Europa, donde la comisaria Viviane Reding impulsa una legislación para promover la presencia femenina en los consejos de administración. El comité directivo de Unilever, que preside Jaime Aguilera, está integrado por tres directores de negocios (dos son mujeres), y cinco directores funcionales (también dos mujeres). Mercedes Lara está presente en el comité como directora jurídica.

Una nutrida representación que supera con creces la media de la gran mayoría de empresas. Según el informe anual de gobierno corporativo de las compañías del Ibex, en el 2011 había 61 mujeres en el consejo de administración de las principales compañías, un 12% del total. Entre las principales empresas del Ibex, Inditex cuenta con dos mujeres en el consejo de administración y ninguna en el comité de dirección; el Santander tiene 3 consejeras y solamente una mujer en la comisión ejecutiva, y Telefónica tiene dos mujeres en el consejo y ninguna en la comisión delegada.

En cambio, enfocándose en un nivel menor de responsabilidad, España se encuentra entre los países con más mujeres de negocios, según datos del Eurostat del 2009. Con más de un 35% de mujeres en puestos de liderazgo empresarial, España se sitúa entre los países de cabeza, por encima de la media europea y al nivel de Francia o Italia.

“La situación está mejorando, en gran parte porque la ley de Igualdad del Gobierno socialista puso la cuestión del género en la agenda de las empresas”, explica Conxita Folguera, directora del departamento de dirección de recursos humanos de Esade. “Lo que está claro es que para que las mujeres avancen, debe haber una apuesta clara por parte de la dirección general, porque la inercia de las dinámicas empresariales todavía se inclinan a favor de los hombres”, añade. Según explica Yolanda Menal, directora de recursos humanos de Unilever y miembro del comité de dirección, la compañía “no sigue una política de cuotas ni de discriminación positiva, pero sí promueve medias de conciliación para todos los trabajadores y, sobre todo, planes de carrera y sucesión a corto y medio plazo que, por ejemplo, permiten planificar la maternidad sin que suponga un borrón en la carrera”.

Cuatro de las cinco directivas tienen hijos y, según explican, la maternidad no ha supuesto un problema para avanzar en su carrera directiva. “Una baja de maternidad es una situación previsible y, en consecuencia, perfectamente planificable. En realidad, no planificamos las bajas sino las carreras, con lo que en lugar de un obstáculo, el paréntesis se puede convertir en un cambio de dirección”, asegura Menal. No obstante, reconoce que solamente un compañero ha cogido la baja de paternidad.

Las facilidades para conciliar vida laboral y familiar, así como la jornada flexible también promueven la igualdad de oportunidades, según aseguran las directivas. “Aquí conciliamos todos, el presidente también puede ir a buscar sus hijos al colegio”, aseguran. “Se trabaja por objetivos y la flexibilidad permite que todos puedan compaginar la empresa con su vida privada, ya sea para cuidar los hijos o para correr maratones”, explica la directora de recursos humanos. “No trabajamos con cuotas, pero sí hay una política de promoción de la diversidad en la política de fichajes, ya que pedimos un pool de candidatos equilibrado un 50%; a partir de ahí, se escoge al mejor”, dice Yolanda Menal.

Más que en las cuotas, las directivas de Unilever creen en la creación de las condiciones que permiten igualdad de oportunidades de forma natural. “Tiene que ser un objetivo, no una imposición”, afirma Nuria Hernández.

“Las cuotas son un mal menor necesario en la promoción de la igualdad de género en la empresa”, defiende Folgueras, de Esade. “Es una manera de mantener la presión en la sociedad y en los gobiernos que está muy clara en la agenda europea”, concluye.

 



El club de “la primera vez”

NÚRIA HERNÁNDEZ

Directora de marketing. “Fui la primera directora de cuentas regionales de Unilever. Sin ninguna experiencia en ventas, pasé a dirigir un equipo de comerciales, todos hombres y mayores que yo. Pero mi jefe apostó por mí y funcionó”

ÀNGELS SOLANS Directora general de la división de alimentación. “Fui la primera mujer en la división de hostelería. En reuniones internacionales siempre tengo que explicar que no soy un hombre, porque mi nombre les confunde”

YOLANDA MENAL Directora de recursos humanos. “Fui la primera en el equipo de recursos humanos europeo. Personalmente, mi marido y yo fuimos la primera pareja de Catalunya en compartir la baja de maternidad”

ANA PALENCIA Directora de comunicación. “Hace sólo cuatro años, fui la primera mujer en formar parte del consejo de dirección de FIAB (Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas) en sus 30 años de existencia”

MERCEDES LARA Directora jurídica y miembro del consejo. “En 1992, trabajaba en una agencia de propiedad industrial donde dirigía a 50 personas, y en una reunión con el propietario de una gran empresa catalana me trató de florero”

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.