La mayoría de empleados ven a su jefe como un peligro para su bienestar, ¡e incluso para su productividad! Pero, ¿quiénes somos los “expertos” en talento directivo y qué responsabilidad tenemos? A lo mejor es el momento de dar un paso atrás y hacernos ciertas preguntas.

 

En España hemos gastado grandes cantidades de dinero en formación en liderazgo y habilidades en los años de vacas gordas. Sin embargo, la productividad y el clima laboral en nuestras empresas aún son muy mejorables. Dejando de lado factores exógenos a la organización, en gran parte es debido a la poca calidad media de los líderes.

 

Resumen:

El artículo trata de los principales dilemas que debe resolver un responsable de desarrollo directivo en una empresa, antes de lanzarse a gastar dinero en programas de formación poco eficaces. En los años de vacas gordas el desarrollo de liderazgo, competencias y habilidades ha sido un gasto guiado muchas veces por criterios voluntaristas o cortoplacistas, en el que ha habido iniciativas con mayor o menor acierto. Con las vacas flacas nos hemos ido al otro extremo, ya que los profesionales de RR.HH. no hemos sido capaces de demostrar la eficacia e importancia de nuestras actuaciones. Si queremos que las empresas vuelvan a invertir en sus líderes actuales y futuros, ha llegado la hora de hacernos algunas preguntas difíciles. No creemos tener todas las respuestas, pero tal vez es hora de repensar el desarrollo directivo, desde una perspectiva más pragmática, largoplacista y coherente con las empresas y personas a las que damos servicio.


Publicado en el número 272 de la revista, de enero de 2013.

 

Adjuntos:

Descargar este archivo (c383_jefes_mediocres.pdf)
Jefes mediocres: ¿Seguimos así o repensamos el desarrollo directivo?
[6 págs. - pdf - castellano], 754 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.