Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

La jubilación, el cambio de domicilio o los motivos personales son las principales causas del cierre de muchos negocios. La patronal catalana Cecot promueve con un programa los traspasos y cesiones de empresas que funcionan a emprendedores, y Barcelona Activa y el Ajuntament de Barcelona están poniendo en marcha una oficina para su gestión.


Pasar el testigo no siempre es fácil. Reconocer que ha llegado la hora de jubilarse y dejar la vida activa, o tomar la decisión de marchar a vivir otro lugar e iniciar una nueva vida sin dejar ningún lastre atrás no es sencillo. Una determinación que se complica en aquellos que son propietarios de un negocio y se resisten a cerrarlos después de años de esfuerzo. Empresas a las que se han mimado, cuidado y protegido de esta horrorosa crisis y, por tanto, están sobreviviendo a ella. Porque tan importante es la creación de negocios, como favorecer la continuidad y el crecimiento de las que funcionan y son viables. En este ámbito es en el que trabaja la Cecot con el programa Reempresa, que promueve la cesión de negocios, poniendo en contacto a propietarios de empresas con emprendedores deseosos de tomar el relevo.

La iniciativa empezó a funcionar en diciembre del 2011 y desde entonces se han cerrado 60 casos de reempresa que han supuesto una inversión total de 3,5 millones de euros. El programa se ha ido extendiendo por toda Catalunya favorecido por la caída en picado de los traspasos comerciales –existe demasiada oferta de locales vacíos– y porque tampoco existía un mecanismo fiable para la cesión de empresas. Aquí sólo pasan el trámite aquellos que funcionan económicamente.

Barcelona se incorporó al programa en octubre, Sabadell lo hizo en noviembre y, en breve, Granollers, Cornellà, Viladecans e Igualada también ofrecerán este servicio. La intención es crear un mercado de compraventa de empresas en Catalunya.

La Cecot sostiene que en la provincia de Barcelona en los próximos diez años cerca de 90.000 empresas podrían verse involucrados en procesos de reempresa. Sólo por razones de envejecimiento, un número importante de negocios cambiarán de manos en los próximos quince años y, según sus datos, potenciar la cesión de empresas por jubilación, prejubilación o cambio de domicilio permitiría mantener el 15% de las compañías y los empleos.

Marc Ardanuy, un joven de 25 años de Lleida, hace unos meses logró lo que hasta entonces era un sueño. A los 18 empezó a trabajar en este tipo de establecimientos, mientras estudiaba un grado de marketing, pero nunca llegó a pensar que acabaría regentando uno. Tenía ganas de ser su propio jefe y ambiciona abrir un negocio a largo plazo. Le hablaron de la Cecot y se apuntó, y al poco salió la posibilidad de hacerse con un quiosco que sus propietarios dejaban para abrir un bar.

Allí le ayudaron a diseñar un plan de marketing y le presentaron unos números de viabilidad. “No son ni optimistas ni pesimistas a la hora de evaluar los beneficios que puedes tener en tu negocio. Son realistas”, asegura. “Lo más divertido fue ir a pedir un crédito al banco con la que está cayendo. Con 25 años, no es muy normal plantarse en una oficina para pedir dinero. Pero al final me lo dieron”. En su aventura invirtió 10.000 euros correspondientes al traspaso y el coste de la maquinaria. Ahora no para. Se levanta a las seis de la mañana, reparte los diarios por algunos bares del entorno, abre el quiosco y por la tarde se va a estudiar Administración y Dirección de Empresas a la universidad. Ardanuy reconoce que es un trabajo duro y que ha hecho el camino a la inversa. Primero, abrir el negocio, y luego, formarse. “Las cosas vienen como vienen y esto fue una oportunidad”, dice convencido.

Barcelona Activa está poniendo en marcha una oficina para las cesiones de empresa. Susana Tintoré, directora ejecutiva de servicios a las empresas y la ocupación, explica que en Barcelona sólo el 15% de las empresas familiares llega a la tercera generación, un porcentaje que se reduce drásticamente con la incorporación de dinámicas de los jóvenes. “El 45% de los que se jubilan podrían traspasar su empresa. Estamos formando a los técnicos y convocando reuniones entre aquellos empresarios que quieren ceder y los que quieren asumir la actividad. Aún de manera embrionaria, pero en breve podremos empezar a cerrar operaciones. El objetivo es reemprender unas 20 al año”, explica.

Los principales motivos de cesión son el cambio de domicilio, la jubilación o la imposibilidad de llevar el negocio.

La teniente de alcalde de Economía del Ayuntamiento de Barcelona, Sònia Recasens, remarca que el objetivo “es impulsar y organizar la cesión de empresas como vía de crecimiento de la actividad económica, evitando así el cierre de negocios que económicamente son viables y la destrucción de empleos”.

En esta tesitura se encuentra Montse, que no quiere desvelar el nombre de su empresa porque se encuentra en un proceso muy incipiente de cesión a un emprendedor a través del programa de Barcelona Activa. La semana que viene tiene una segunda reunión y asegura que con este programa ha visto la luz. Dentro de 15 días cumplirá 65 años y se jubilará. Es propietaria junto a una socia de un negocio que se dedica a la venta de productos de estética y a la formación de profesionales vinculados a este ámbito. “Hace 25 años que monté mi primera empresa. Esta es la segunda, y hace ocho años que la fundé. Es una pena que se pierda todo, cuando hay tanta gente con ganas de luchar y emprender nuevas actividades”, explica.

Explica que a ella las cosas le van bien, a pesar de la crisis. “Son muchos años de esfuerzo para ahora cerrar el negocio”, sentencia. Sabe que no será fácil y lo compara a comprar una vivienda. Pasarán dos o tres meses antes de encontrar a alguien que quiera continuar, pero para ella este tiempo vale la pena. Quitarse ese peso de encima le permitirá dedicarse a otras cosas como “el voluntariado o hacer cosas de carácter más lúdico”.

No todas las empresas que quieren traspasarse pasan la criba. Tintoré explica que deben aprobar un exhaustivo examen de viabilidad. “Se deben dar garantías al emprendedor de que se embarca en una empresa con futuro”, explica. Además, en todo momento se asesora tanto al empresario como al emprendedor de los trámites que seguir.

Laura Paravicini tiene una tienda de dietética y de terapias naturales. Funciona bastante bien para los tiempos que corre, pero ella se quiere ir. Es italiana y lleva 10 años viviendo en Barcelona. Vino para estudiar terapias naturales y piensa que ha llegado el momento de volar a otro lugar.
Quiere irse a vivir al Empordà. Es su sueño, pero antes debe arreglar y dejar bien atado qué hacer con la tienda. Le da pena desprenderse de ella o que caiga en manos de gente que no sepa cuidar a su fiel clientela. A vecinos a los que conoce desde hace dos años, cuando abrió con una colega de estudios el negocio. Por eso, ha recurrido al programa de la Cecot. Aún no ha llegado a ningún acuerdo, aunque sí ha tenido varias ofertas. “Le he dedicado mucho esfuerzo e ilusión y no quiero cerrar”, argumenta. No tiene prisa, pero tampoco quiere equivocarse. Sólo espera encontrar a alguien con las mismas ganas de dedicarse que ella.

1,8 millones de euros para crear empleo

El Ayuntamiento de Barcelona destinará 1,8 millones de euros a subvencionar la contratación por al menos un año de trabajadores de entre 16 y 29 años. El Ayuntamiento aportará 3.000 euros por cada contrato que reúna estas condiciones. La medida se enmarca en la nueva política de promoción de la ocupación del Ayuntamiento de Barcelona que pretende estimular a las empresas privadas a contratar trabajadores en lugar de promover sus propios programas de empleo. Con esta aportación el gobierno estima que se podrían crear 600 empleos.

El índice de paro en Barcelona supera el 14% (113.000 personas) pero se dispara hasta el 46% cuando se trata de jóvenes.

La medida se enmarca en el programa Barcelona Creixement que impulsa el Ayuntamiento de Barcelona de acuerdo con un programa pactado con representantes empresariales y sindicales de la ciudad. / J.V.A.



Mentores y discípulos

Me llamo Natalia Albert y soy gerente de Bidons Graells, una empresa familiar de cinco generaciones”, explica a modo de presentación mientras planta con agilidad en medio un pesado bidón metálico. Participa en la primera jornada de mentoring un programa de Barcelona Activa, que desde hace 12 años se desarrolla con éxito en el Massachusetts Institute of Technology (MIT), y que pone en contacto a empresarios relevantes con pymes y reemprendedores. El objetivo de esta empresa familiar que fabrica recipientes para la industria alimentaria, farmacéutica y química es comercializar su producto. Una labor que Natalia Albert reconoce que no han hecho nunca, a pesar de tener una facturación de 2,5 millones de euros y tener empleados a 14 trabajadores.

Uno a uno seis empresarios plantean ante un público experto los problemas a los que se enfrentan sus empresas. Algunos buscan la internacionalización, otros buscan mercado para sus productos, mejorar la comercialización, darse a conocer o superar a la competencia. Y, cosas de la vida, el competidor puede estar en esa misma sala y ser uno de los mentores. Jordi Portella de Kromtime, un editor independiente de software así se lo dijo entre risas a Carles Grau , director del sector público de Microsoft Ibérica, uno de los tutores presentes en la jornada.

En esta prueba piloto participan 12 personas de negocios en activo, seleccionadas por ser un referente en sectores estratégicos. Entre ellos se encuentran Núria Basi, presidenta de Basi; Salvador Alemany, presidente de Abertis; Adriana Casademont, consejera delegada de Casademont; Aurora Catà, socia de Seeliger & Conde; Pilar de Torres, vicepresidente del Ateneu Barcelonès y Kim Faura, director general en Catalunya de Telefónica, entre otros. Periódicamente se reunirán con las empresas que se les haya asignado para ayudarles a dirigir su negocio.

Una vez finalice esta prueba piloto, se pondrá en marcha durante el año que viene la primera edición del programa permanente de mentoring que estará abierto a 50 pymes y emprendedores.

Las empresas tienen diferentes perfiles. Sergi Quinto de Good Deal explica que han ideado un quiosco interactivo para ofertas y promociones de supermercados; Glòria García de Unifarma quiere internacionalizar los productos dermatológicos que fabrica una empresa familiar desde hace 38 años. Negocios que recibirán soluciones a medida.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.