Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

Según datos de Randstad, el número de trabajadores que padecen depresión post vacacional se reduce un 14% respecto a los datos registrados en 2011. Esta disminución encuentra su explicación en la crisis económica, la creciente precariedad del mercado laboral, y el aumento del desempleo, que afecta ya a casi cinco millones de personas.

Septiembre ya está aquí, y con él la siempre difícil tarea de retomar la rutina y recuperar el ritmo de vida laboral. Sin embargo, este año parece que será más llevadero. El último informe elaborado por Randstad, empresa especializada en soluciones de recursos humanos, señala que el 53,3% de los trabajadores encuestados regresa con normalidad a la oficina y sin padecer el famoso trastorno post vacacional. El 46,7% restante asegura que necesitará entre una y dos semanas para recuperar el ritmo. El año pasado, el número de personas que aseguraban no sentirse perturbados por la vuelta al trabajo era del 39,26%, un 14% menos.

La disminución del número de “deprimidos” tras las vacaciones no responde tanto a las ganas de regresar al trabajo, o a la ola de calor que recorre el país como a la preocupación de los trabajadores por conservar su empleo. La crisis económica que amenaza con una nueva recesión, el aumento del número de parados y la inestabilidad laboral de muchos empleados puede ser el origen de este cambio de ánimo tras el periodo estival.

La depresión post vacacional, un síndrome característico de los nuevos tiempos, dificulta la adaptación al nuevo ritmo laboral. Irritabilidad, dolores de cabeza, insomnio, desmotivación o alteraciones del apetito son algunos de los síntomas que acompañan a los trabajadores a la vuelta del verano.

Según la encuesta de Randstad, Castilla la Mancha (38%), Madrid (37%) y Canarias (31%) son las comunidades en las que se registra un menor número de trabajadores que padecen estrés post vacacional frente a País Vasco y Asturias, donde sí se aprecia un aumento en la alteración del ánimo. En cuanto a géneros, el estrés es menor en los hombres que en las mujeres, que tienen más responsabilidades en el área personal, sobre todo a partir de los 30. Y es que la edad también constituye un indicador, los datos del informe de Randstad señalan que a mayor edad, mayores dificultades a la hora de recuperar el ritmo laboral. Donde apenas se aprecian diferencias es en función del grado de estudios académicos de los consultados. El número de empleados con estudios universitarios o formados en FP que padecen un trastorno post vacacional ronda el 51%, mientras que los trabajadores estresados que poseen formación básica como EGB-ESO representan el 34% y los que no poseen estudios el 46%.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.