Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

Armando Villamil Serrano, Catedrático de Política Económica UB y autor de 'Política económica del medio ambiente':"Las circunstancias que rodean a la crisis económica y social española confieren a la movilidad geográfica un papel de indudable protagonismo en las distintas soluciones que requiere el problema del paro."

Las circunstancias que rodean a la crisis económica y social española confieren a la movilidad geográfica un papel de indudable protagonismo en las distintas soluciones que requiere el problema del paro. Consciente de su importancia, la patronal Agett (Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal) analiza en un reciente estudio (pdf) la evolución de la movilidad geográfica en España y señala aquellas provincias que más atraen al capital humano y aquellas que, por el contrario, lo “exportan”.

Vaya por delante que el concepto de movilidad que maneja el informe atiende a las personas que cambian voluntariamente de lugar de trabajo, que debe diferenciarse del de flexibilidad del mercado de trabajo, con el que muchas veces se confunde. Así, mientras la flexibilidad es una estrategia de política económica, cuyo objetivo principal es facilitar la creación de puestos de trabajo, la movilidad es solamente uno de sus múltiples instrumentos.

Pues bien, la movilidad geográfica depende de muchos factores. Por ejemplo, si hay crecimiento, pueden generarse buenas oportunidades de empleo, que no existirán en caso contrario. Otro factor lo constituyen las diferencias de renta existentes entre comunidades y que funcionan como incentivos para que se realice el trasvase de un lugar a otro. Pero es evidente que existen barreras que impiden o minimizan ese movimiento geográfico, aunque esas oportunidades laborales estén presentes. Sin duda, el mayor freno al traslado de localidad en nuestro país lo ha constituido históricamente la vivienda en régimen de propiedad, por otra parte, mayoritario.

Por todo ello, resulta interesante analizar la relación de la movilidad geográfica con otras estrategias de política económica con las cuales está muy interrelacionada a la hora de combatir el desempleo. En primer lugar, guarda una fuerte correlación con la flexibilidad, a la que ya nos hemos referido.

En segundo lugar, con las cruciales políticas activas en el mercado de trabajo –tan olvidadas en la última reforma laboral– y donde la movilidad encuentra su encaje a través de las medidas de fomento de empleo. Estas pretenden que la mano de obra, especialmente por su formación, sea atractiva a los empresarios. Sin embargo, para ello –y en todos los ámbitos educativos– son necesarios unos planes de enseñanza que, si cambian, han de hacerlo en función de las necesidades sociales, del mercado... y no de las pretensiones que conllevan la politización y los intereses creados que han impregnado históricamente su diseño. Así pues, se trata de preparar adecuadamente la oferta laboral para que se ajuste rápidamente a los requerimientos de la demanda de trabajo.

El tercer punto de conexión es con el Fondo Social Europeo (FSE), comprometido con el fomento de las oportunidades de empleo y la movilidad geográfica y funcional.


La situación actual

En este estado de cosas, el citado estudio calcula, entre otras, la ratio de atracción de los recursos humanos indicativa de la proporción de trabajadores que entran en una provincia, por cada trabajador que sale de la misma. Cuando el valor de esa relación es superior a uno, nos dice que la provincia es receptora de trabajadores, disponiendo de una capacidad de una cierta atracción de mano de obra, ya sea cualificada o no.

Los resultados no son alentadores y están propiciados por la etapa que está atravesando España, muy difícil desde la perspectiva económica y social. Así, en el estudio se detecta una serie de provincias con valores superiores a la unidad. Madrid, con una ratio de 1,84, Álava (1,80), Jaén (1,59) y Barcelona (1,49) son las provincias que más “recursos humanos” absorben a escala del país. Ello significa que por “cada trabajador que sale de su provincia entran casi dos”. En el lado contrario, están las provincias que expulsan capital humano. Por ello, alcanzan una ratio de atracción de los recursos humanos inferior a uno. Son, entre otras, Cádiz con un (0,40, o Almería o Valencia, con 0,97.

La segunda relación, que calcula Agett, es la ratio de los trabajadores que entran o salen en una provincia, respecto al total de los trabajadores que se mueven en el conjunto nacional. Nuevamente, Madrid, seguida de Barcelona, acapara la máxima capacidad de movilidad geográfica y, por tanto, mayores posibilidades de atracción de trabajadores. En la vertiente opuesta se encuentran las provincias de Sevilla y Valencia, que presentan una ratio de entrada de mano de obra inferior a la salida, lo que supone que no “son capaces de retener” a sus propios operarios.

En general, el “perfil del trabajador que se mueve entre provincias es un varón de 25 a 34 años que trabaja en la agricultura, representando el 17,99% del total de la tasa de movilidad. A destacar también aquellos que carecen de estudios, ya que suponen el 17,12%.

Una última conclusión del estudio afirma que “doce de cada cien contratos se producen gracias a la movilidad geográfica”. Esto nos sugiere que el fomento de este tipo de movilidad es muy importante como acción de apoyo para resolver el problema del paro. Es evidente que son necesarias una serie de condiciones –como el crecimiento económico– que ayuden a impulsar la movilidad geográfica.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.