Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
María Ángeles Tejada, consejera delegada de Select: "Nadie sabe si existe alguna relación entre el trabajo y el frío pero hay una generación de nuevo empleo que coincide con las próximas fiestas navideñas."

Y es que súbitamente, se produce una reactivación en el mercado laboral, se mueven las ofertas y se reactivan las demandas, el sector de pequeño comercio, logística y grandes distribuidores ofrecen mucho trabajo en estos días.

La campaña de Navidad se inicia a partir de Octubre, ya que las empresas preveen sus necesidades normalmente con tiempo suficiente al tratarse de trabajos estacionales.

Esta campaña que ya ha comenzado se mantendrá hasta enero y proporciona empleo a muchos trabajadores, algunos de forma ocasional y otros muy estables, incluyendo todo tipo de perfiles, desde los más convencionales que luego comentaremos, hasta los más inéditos, como buscar un Papá Noel, un vigilante para la Nochebuena, informáticos para cerrar cuentas el 31 de Diciembre o un abogado para completar una auditoría, han sido servicios típicos que una eteté especializada como Select ha tenido que resolver en estas fechas.

Pero en este bazar de oportunidades laborales, al que pueden acceder todo tipo de aspirantes a ganarse un sobresueldo, existen otros puestos que son más habituales. Por ejemplo, las azafatas para fiestas y congresos muy numerosos en estos días, porque hasta las empresas tienen su corazoncito y aunque sea bajo el escudo de su estrategia de comunicación con clientes y amigos celebran sus éxitos y ocultan fracasos.

También las promotoras comerciales para incentivar la degustación de producto, ya que hay mucho que demostrar y catar, a fin de ganar nuevos consumidores.

Pero, sin duda, el sector del comercio y la distribución de bienes y servicios es dominante en estas fechas, en que la gente se pasea, cargada de regalos y paquetes por las calles rebosantes de chispitas y escaparates seductores.

Los dependientes y vendedores al detalle son los perfiles más deseados, así como los cajeros y sobretodo esas personas polivalentes tan necesitadas pero ocultas al mercado y que son capaces de entender que en el juego de la venta, la relación humana y la personalización son las armas más seductoras.

Todo lo que se vende debe transportarse y por tanto la distribución de mercancías reclama chóferes expertos normalmente urbanos, empaquetadores, gente de logística capaz de aprovisionar, transportar, distribuir y en el fondo servir lo que ha sido adquirido. La buena costumbre de felicitar las fiestas requiere apoyos en los envíos postales.

Y luego está el sector de hostelería y ocio, que es el crisol capaz de digerir todos los problemas de la rutinaria vida profesional, mucha comida, más tiempo libre, euros frescos del aguinaldo y vacaciones para muchos, requieren apoyos puntuales de camareros, cocineros, mozos, limpiadores.

La gente se mueve más y por tanto, deben reforzarse algunos servicios en estaciones de autobuses, ferrocarriles y aeropuertos. Falta personal de carga y descarga de bultos, para handling, también reponedores, limpieza, y profesionales de catering. Además, están también los monitores de ocio y recreo para actividades lúdicas como el ski, estaciones de invierno, parques urbanos, pistas de hielo, atracciones, todos los sectores que tienen que ver con el tiempo libre necesitan mano de obra de apoyo.

La evolución de cada año es marcadamente positiva o sea que se va incrementando, como el precio de la vivienda, probablemente la euforia económica es un factor importante, ignoro si el precio de la gasolina repercutirá en el gasto navideño, pero lo cierto es que, además de incrementarse el volumen de servicios, también se solicitan perfiles cada vez más cualificados.

Con frecuencia, el problema mayor es la falta de trabajadores en muchas de estas funciones profesionales. Sin duda, la denominada campaña de Navidad es una buena época, para que cualquier persona empiece a introducirse en el mercado de trabajo.

Aunque siempre es bueno comenzar cuanto antes a curtirse en el mundo laboral, lo cierto es que, en Navidad, acostumbran a incorporarse muchos estudiantes, que descubren a través de su trabajo vocaciones comerciales, o de atención al cliente y como no, la aplicación de informática al servicio de la comunicación y la gestión.

Esta experiencia es muy positiva, para mujeres que no trabajan habitualmente porque realizan otras ocupaciones, ya que se abre una oportunidad para darse a conocer y mostrar sus conocimientos, y en muchos casos después siguen contratadas después de esta campaña. Como consecuencia del incremento de actividad, se genera un flujo de futuros profesionales que entran de golpe en el mercado de trabajo. Puede afirmarse que en estas situaciones de mucha actividad, como es la Navidad, la mayoría de personas que realmente desean trabajar, aunque tengan pocos conocimientos, si tienen ganas, encuentran un trabajo.

Normalmente la mayoría de estos perfiles se cubren a través de las empresas de trabajo temporal que son los auténticos gestores profesionales de la temporalidad. El mejor consejo para alguien que se propone empezar a trabajar en estas fechas sería que ante todo busque algo relacionado con sus expectativas y posibilidades.

Que piense que es más importante su ACTITUD que los propios conocimientos y habilidades, que el trabajo debe plantearse, como un lugar para hacer algo que ante todo satisfaga al que lo está haciendo, o sea que esté a GUSTO intentando disfrutar y sobretodo dar un servicio a la propia empresa y a los demás.

La mejor forma de encontrar un trabajo, es buscándolo y este proceso puede iniciarse por internet, por la prensa gráfica y especializada como este mismo periódico que está leyendo, y también en los tablones de anuncios, escaparates de la calle, en asociaciones patronales, de ofertas de trabajo, bolsas universitarias, el propio INEM, Servicios Autonómicos de Colocación en las Comunidades que los tengan, etc. No obstante, mi consejo es que hay que RECHAZAR cualquier trabajo "poco legal" o sea sin contrato, porqué cuando es posible hacer las cosas bien, no vale la pena, hacerlo mal.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.