Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
Comisiones Obreras denuncia que las mujeres son las más penalizadas por los ajustes de plantilla. No es de extrañar entonces que se muestren más preocupadas que los hombres ante la eventualidad de perder su empleo.

Cuando una empresa decide reducir plantilla, las mujeres suelen ser las primeras afectadas. No es de extrañar entonces que se muestren más preocupadas que los hombres ante la eventualidad de perder su empleo, de ver recortado su salario o de ver modificado su horario. Casi un 10% asegura haber sufrido acoso moral.

Pensábamos que les hacíamos un favor". Fue la respuesta que recibió el conseller de Treball de turno cuando pidió explicaciones a una de las grandes industrias de Catalunya que se disponía a despedir a un grupo de mujeres embarazadas en el marco de un expediente de regulación de empleo. Los directivos de la empresa argumentaban que con la indemnización y el seguro de desempleo las mujeres podrían dedicarse a cuidar a sus hijos recién nacidos sin obligaciones laborales. Como hubo presión sindical y mediática, la empresa se vio obligada a dar marcha atrás, pero en el fondo no había hecho más que aflorar una mentalidad muy extendida. Según denunció ayer Comisiones Obreras, hay un claro problema de discriminación por razón de sexo cuando se producen despidos.

"Cuando se aplica un expediente se da por supuesto que las mujeres tienen maridos que trabajan.

Es una concepción muy arraigada entre los empresarios y entre los propios trabajadores", dijo Simón Rosado, secretario de acción sindical de CC. OO. en Catalunya. Otro de los grandes problemas es que las mujeres son mayoría en los sectores industriales más castigados por las deslocalizaciones, como el textil y la electrónica de consumo, y desempeñan en gran parte tareas poco cualificadas. Según Rosado, ahora se está desplazando el empleo femenino desde la industria hacia los servicios, lo que suele implicar un recorte de salarios de aproximadamente un 25%.

Esa penalización femenina se ve sobre todo en los expedientes de regulación que se aplican en la industria. Algunos de los cierres más sonados que se han producido en Catalunya han afectado a plantillas formadas en su mayoría por mujeres. Es el caso de Samsung, Panasonic o Lear. Otro ejemplo lo denunció la CGT en el año 2005 cuando Seat anunció la lista de 660 despedidos: un 20% eran mujeres cuando el colectivo femenino apenas representaba un 12% de la plantilla. Según los datos presentados ayer por CC. OO., los expedientes de regulación supusieron en el año 2006 el despido de 2.222 mujeres en la industria catalana, cifra que equivale a un 1% de la población activa femenina del sector. En términos absolutos, se despidieron más hombres (3.359), pero la proporción sobre la población activa es significativamente menor (0,6%). Yla tendencia en lo que va de año es similar. Rosado puntualizó que por el momento sólo es posible conocer los datos sobre expedientes de regulación porque la Generalitat no procesa por géneros las estadísticas sobre despidos individuales, que son aquellos en los que no se requiere autorización previa de la Administración. "Estoy seguro de que en los despidos individuales la discriminación es aún mayor", señaló.

Y es que las empresas recurren cada vez más a los despidos individuales que a los expedientes de regulación de empleo (ERE). Así, en el 2006 hubo en Catalunya un total de 32.371 despidos individuales, un 6% más que en el 2005, mientras que el número de los trabajadores afectados por un expediente - tanto de suspensión temporal como de extinción de contrato- bajaron un 40%, hasta 7.302. "Los empresarios evitan el ERE porque es un mecanismo regulado que se ha de pactar sindicalmente, y que obliga a dar datos sobre su situación económica", opinó Rosado. "En muchos casos se prefiere pagar más pero que no haya control en el despido", añadió. De media, la indemnización por despido alcanzó el año pasado los 20.984 euros, un 6% más que el año anterior.

La previsión para este año es un aumento del 2,7% en los despidos individuales y un descenso de casi el 30% de los afectados por ERE. Pero en cualquier caso, los trabajadores catalanes dicen estar más preocupados por la posibilidad de que se les recorte el sueldo que ante una eventual pérdida del empleo, según las conclusiones de la última encuesta sobre condiciones de trabajo que elabora la Conselleria de Treball. El 41,5% de los encuestados se muestra muy preocupado ante la posibilidad de que le modifiquen el salario, mientras que sólo el 22,7% dice estar inquieto ante la eventualidad de no encontrar empleo en caso de perder el actual.

Las mujeres se muestran ligeramente más preocupadas que los hombres tanto por posibles recortes de sueldo como de despido y, sobre todo, temen que le sean modificadas contra su voluntad las tareas a realizar o se les cambie el horario. El asunto horario inquieta a un 20,8% de las mujeres consultadas, frente a sólo un 13,8% de los hombres.

Por si fuera poco, casi el 10% de las mujeres asegura haber sufrido acoso moral en el trabajo en los últimos doce meses frente a un 6,4% de los hombres. En la mayoría de los casos (un 67,6%) el acoso proviene del jefe, seguido del ejercido por los compañeros (33,4%) y por los subordinados (8,1%),

En lo que hombres y mujeres coinciden más es a la hora de criticar la capacidad de planificación de sus jefes y un 23,1% lamenta que nunca o sólo en alguna ocasión se le notifican los cambios que pueden afectar a su futuro.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.