Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
200.000 jóvenes acceden anualmente a empresas privadas y administraciones públicas como becarios cobrando un promedio de 300 euros al mes. CCOO se opone a la utilización del becario como mano de obra barata mediante la campaña 'Apadrina a un becario '.

Becario: dícese de la persona que disfruta de una beca durante el ejercicio de unas prácticas. Hasta aquí todo normal, pasemos a la siguiente definición.

Prácticas: ejercicio que bajo la dirección de un maestro y por cierto tiempo tiene que hacer algunos para habilitarse y poder ejercer públicamente su profesión. Vistas las definiciones de ambos conceptos, podría parecer que ser becario es la gran oportunidad de aprender el oficio de turno. Y así sería si, en la mayor parte de los casos, la teoría, al aplicarse a la realidad, no difiriera tanto de su sentido originario y terminara siendo el peaje que todo joven tiene que pagar para insertarse en la vida laboral.

Desde luego que los becarios aprenden. Aprenden en su mayoría a trabajar sin horarios ni vacaciones, sin derecho a paro y sin la codiciada cesta de navidad que tan buen apaño hace. Aprendizaje que, sin duda, les servirá de mucho para desenvolverse en las relaciones laborales tal y como está el panorama hoy por hoy.

Unos 200.000 jóvenes acceden anualmente a las empresas privadas y administraciones públicas españolas como becarios cobrando un promedio de 300 euros al mes. Se trata de que completen su formación académica con prácticas en un entorno productivo real y recibiendo una ayuda al estudio. Sin embargo, en muchos casos, lo que hacen es encubrir puestos de trabajo.

Por ello, desde Comisiones Obreras, para expresar que no seguirán consintiendo la utilización del becario en las empresas como mano de obra gratuita y sin los mínimos derechos como cotizar a la Seguridad Social, ni permitir que siga aumentando esta forma de empleo cualificado sumergida, han lanzado la campaña 'Apadrina a un becario '.

Con un título mordaz, la campaña contiene las propuestas del sindicato para establecer un marco que elimine el "empleo sumergido" y el "abuso de las empresas" con las figuras de becarios y estudiantes en prácticas, reclamando su regulación, así como la prohibición explícita de realizar becas a jóvenes titulados.

"A los becarios se les dan responsabilidades sin derechos, son una mano de obra maleable porque no se les reconoce como trabajadores y ahorran muchos costes a los empresarios", asegura Nuria Rico, secretaria confederal de Juventud de CCOO. "Según los datos recogidos para la campaña, contratarlos supondría 1.200 millones de euros a las empresas privadas y 50 millones de euros a la Administración Pública. Obviamente no les es rentable", continúa.

La triste realidad de la vida del becario, es que en el 25% de ellos no se quedarán en las empresas en las que están realizando sus becas, pues serán cambiados por otros al año siguiente. ¿De qué ha servido su formación entonces? Muchos de ellos están destinados a ir saltando de beca en beca como único modo de ir 'metiendo la cabeza ' en las empresas que puedan ser interesantes para su currículum, con el riesgo de terminar convirtiéndose en la Asun de 'Camera Café ' de turno.

Apadrínalo ya!

La opción de apadrinamiento, que la campaña propone, está dirigida sobre todo a los trabajadores y ‘compañeros’ de los becarios en las empresas, instándoles a exigir que se cumplan los derechos de estos jóvenes estudiantes en prácticas, y garantizando que la actividad que realizan sea estrictamente formativa.

Para ello se les invita a: comunicar su presencia a la Representación Legal de los Trabajadores; ejercer de tutores ‘reales’ asumiendo correctamente dicha labor formativa, y apoyando a los jóvenes titulados a acceder a un contrato de trabajo.

También se hace un llamamiento a todos aquellos becarios que sospechen que están siendo explotados de alguna manera y que, por no tener voz para protestar en sus empresas, piensen que no hay nada que hacer para luchar contra su situación. Para ellos se han creado ‘Los puntos de encuentro del becario’ en todas las sedes de CCOO de España, así como la web www.apadrinaunbecario.org.

En la misma web, estará colgado el vídeo de denuncia que, cargado de sarcasmo y en un lenguaje a caballo entre ‘La Hora Chanate’ y ‘South Park’, pone de manifiesto que las becas no son siempre tan positivas como siempre nos habían contado.

«Hemos de acabar con esta plaga, con esta masacre de titulados y si la Administración no nos apoya, haremos que se sonrojen, pues predican una cosa y hacen otra», denunciaba José María Fidalgo, secretario general de CCOO quien, a su vez, quiso aprovechar el lanzamiento de la campaña para hacer una llamada a la militancia sindical de la juventud.

Una de las propuestas que hace CCOO, es la creación de organismos que aporten datos reales sobre la situación de los becarios al mismo que tiempo que velen por que se cumplan sus derechos. «Al modelo de crecimiento tan vistoso que teníamos en España le funcionaba la morralla siempre y cuando no se la mirara demasiado», expone Hidalgo. «Un país que desprecia su propia riqueza tiene necesariamente que acabar siendo pobre, porque se lo merece», concluía.

Desde la organización apuestan por lo que denominan ‘Bictoria Becaria!’, para que los estudiantes en prácticas se formen en vez de trabajar y los titulados, dado que ya están formados, consigan los contratos que tanto se hacen de rogar.

Acceso a web de la campaña: http://apadrinaunbecario.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.