Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
David Costa Miralles, Socio Director d 'everis Catalunya destaca lo mucho que se puede aprender en una consultoría. Una de las cosas que más le gusta de su trabajo es el trato con el cliente, no sólo comercial, sino también humano.

En estos últimos cinco años, David Costa Miralles, el máximo responsable de la oficina que la multinacional Everis, la antigua DMR Consulting, tiene en Barcelona, "no se ha movido mucho", según sus propias palabras. Eso significa que ha viajado poco, porque sus esfuerzos se han centrado en consolidar esta delegación; pero ahora sabe que empieza una nueva etapa: la consultora multinacional de estrategia, negocio y desarrollo de aplicaciones tecnológicas y outsourcing quiere abrir mercados en el exterior y diversificarse. Costa está muy animado, le gustan los retos: "Sé que tendré nuevas responsabilidades y vamos a necesitar valentía. Ahora hay que trabajar más y ser valiente", apunta.

Nacido en Dénia en 1970, Costa dice que es de Sant Carles de la Ràpita, ya que allí vivió de los 5 a los 18 años. Su gran afición entonces eran los deportes (hizo las pruebas para jugar en el equipo de balonmano del FC Barcelona) e incluso se preparó para las pruebas de Inefc. "Mi madre me decía que jugaría en los Juegos Olímpicos de Barcelona", recuerda; pero una lesión le impidió entonces optar por ese camino y convertirse así en deportista profesional.

Así que con 18 años se fue a Barcelona y se licenció como ingeniero superior de telecomunicaciones por la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Telecomunicaciones de Barcelona, título que completó con un máster en la École Nationale Supérieure des Télécommunications (ENST) en París, donde vivió un año y medio. Su primer trabajo - "por casualidad", dice-ya fue en una consultoría: durante tres años estuvo en Andersen Consulting, de los que uno lo pasó en Estambul.

Costa se incorporó a Everis en 1997, año en que la consultora abrió su oficina en la ciudad catalana, donde desde 2005 es su director. Ahora tiene bajo su responsabilidad a más de mil empleados. La oficina catalana lidera los proyectos de consultoría que el grupo realiza en el exterior - tiene proyectos con la Comisión Europea-y tienen la mirada puesta para entrar en mercados como el Reino Unido y Estados Unidos. Esta delegación facturó en el ejercicio fiscal 2008 unos 72 millones de euros (el grupo ronda los 400 millones). "Estamos muy orgullosos porque seguimos creciendo por encima del 10%, cuando la media de crecimiento del sector es del 4%", explica.

Este ingeniero está convencido de que la consultoría es "un muy buena escuela". "Todo el mundo tendría que trabajar durante un tiempo en este tipo de empresa, porque se aprende mucho", defiende Costa, quien confirma la mala imagen que tiene esta profesión. "Es una lástima. En muchas ocasiones hemos comentado plantearnos en serio buscar otro nombre para estos profesionales", indica. "Nosotros lo que hacemos es recomendar al cliente como si la empresa fuera nuestra. Colaboramos con el crecimiento de las empresas y encontramos soluciones que son útiles a nuestros clientes", sostiene. Costa es representante de la compañía que dirige en el Cercle d´Economia, y miembro del Consejo en Catalunya de la Aetic y del Consejo Asesor Telecom BCN de la UPC.

Optimista declarado - también lo constatan quienes trabajan con él-,como buen ingeniero repite muy a menudo que "todo se puede hacer". "Me gusta todo. Aunque me tocase trabajar barriendo la calle, sabría encontrarle la parte más positiva y pondría todo mi esfuerzo para intentar hacerlo de la forma más innovadora posible", asegura. Ahora lo que más le gusta de su trabajo es ir a ver a los clientes. "Mezclar la parte comercial y la parte humana. Ahí es donde me siento mejor", apunta. "Soy una persona de equipo, no creo en las jerarquías".

A pesar de haber truncado su carrera como deportista profesional, David Costa sigue practicándolo. "Me gustan todos los deportes y ahora juego al pádel, al fútbol, corro... El deporte es una descompresión absoluta para mí", sostiene.

Casado y padre de dos hijas de 2 y 5 años - que espera que se aficionen a algún deporte-,vive actualmente en Sant Cugat del Vallès. "Intento estar en casa pronto para darles la cena y acostarlas".

Para conseguirlo, David Costa avanza la jornada laboral por la mañana y a las siete ya está en la sede de Everis, ubicada en la Diagonal de Barcelona. "Es uno de los primeros en llegar", dicen. En sus ratos libres se escapa al Delta.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.