Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
Las universidades de Barcelona (UB), Autònoma (UAB), Politècnica de Catalunya (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Rovira i Virgili de Tarragona (URV) y la privada Ramon Llull (URL) aspiran a recibir el atributo de campus de excelencia internacional.

El lema centenario «¡que inventen ellos!», unido a la apostilla «que nosotros ya nos aprovecharemos de sus invenciones», no se quedó en un alegato antieuropeísta del escritor y filósofo Miguel de Unanumo, que a la postre fue rector de la Universidad de Salamanca, sino que sobrevivió como santo y seña de la universidad española hasta la década de los 80. Esa divisa se ha convertido en un lastre para la educación superior, que pese a los progresos de las dos últimas décadas sigue relegada a un puesto secundario en el concierto europeo. En los últimos años las universidades no solo se han propuesto cuidar de la docencia, sino que se ha abierto camino la idea de mimar la investigación, velar por la mejora de los entornos territoriales en las que están situadas y buscar fórmulas de transmitir el conocimiento que crean a la sociedad, a veces en forma de acuerdos con las empresas. Vamos, han comenzado a parecerse a las europeas. Esa reinvención está dando sus primeros dividendos, pero lo mejor está por llegar. Seis universidades catalanas --las de Barcelona (UB), Autònoma (UAB), Politècnica de Catalunya (UPC), Pompeu Fabra (UPF), Rovira i Virgili de Tarragona (URV) y la privada Ramon Llull (URL)-- optan ahora a que el Gobierno español les cuelgue dentro de una semana el atributo de campus de excelencia internacional, un salvoconducto que, además de dinero, les haga ganar posiciones en los rankings de mayor prestigio.

SESIÓN PÚBLICA // El próximo miércoles una comisión internacional acabará de examinar los proyectos elaborados por 20 de las 77 universidades públicas y privadas españolas, entre las que se hallan las seis catalanas, que han superado la fase previa del programa de campus de excelencia que apadrinan los Ministerios de Educación y Ciencia e Innovación. Tras la celebración, ese día, de una sesión pública de evaluación, el jurado comunicará su veredicto a los responsables ministeriales, que prevén dar a conocer el fallo el lunes 30 de noviembre. Está en juego el reparto entre las universidades públicas de 150 millones de euros en préstamos sin interés de los presupuestos del 2009, más una cantidad todavía por determinar de las cuentas del Estado de los próximos ejercicios. Pero lo que más anhelan la mayoría de las públicas, y persiguen en exclusiva las tres privadas que han llegado a la final, es el reconocimiento de que han acertado con el camino emprendido.

El vicerrector de Proyectos Estratégicos de la UAB, Jordi Marquet, cuenta que, en el caso de su universidad, «estamos muy bien rodeados, porque hacemos agregaciones de alto nivel desde que, hace 20 años, se creó el Centre d’Investigació Matemàtica. Es una política que han seguido todos los rectores desde entonces». Marquet se refiere a una de las grandes fortalezas de la UAB: la treintena de centros de investigación anclados en el campus de Bellaterra, cinco de ellos del CSIC, en los que la universidad está presente a menudo en alianza con el Gobierno central y la Generalitat. Este es el caso de la joya de la corona: el sincrotrón, todavía por inaugurar, «la herramienta más potente del mundo» si se quiere descollar en el ámbito de la nanociencia y la nanotecnología, uno de los fuertes de la UAB. El sincrotrón, impulsado por profesores del departamento de Física, se sitúa a 500 metros de la universidad.

EL VALOR DEL TERRITORIO // La URV de Tarragona le debe igualmente al territorio su apuesta por la química, el turismo y la enología como ámbitos prioritarios en el plan estratégico de fomento de la investigación del que se dotó a comienzos de la presente década . El vicerrector Josep Anton Ferré valora que se reconozca que disponen de «un proyecto para convertirse en una universidad excelente», pero de igual modo aguarda que ello conlleve una inyección adicional de fondos «para completar las piezas que faltan: residencias de estudiantes e instalaciones deportivas, por ejemplo».

La mayor universidad catalana, la UB, concurre al examen final tras haber sellado una alianza estratégica con la UPC, para convertir la parte alta de la Diagonal en uno de los mayores polos europeos de atracción universitaria. La UPF ha llegado hasta ahí avalada por la creciente internacionalización de sus actividades y su papel como dinamizadora urbanística. Y la Ramon Llull aporta como activo sus estrechas relaciones con valiosas instituciones académicas y el prestigio de ESADE.

Acceso a la página web del Programa de campus de excelencia internacional: http://www.educacion.es/universidad2015/programas-estrategicos/campus.html

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.