Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà
Entrevista de El Periódico a Ana Ripoll, Rectora de la UAB: "Buscaremos una mejor integración con el territorio, aprovecharemos el sincrotrón como aliado estratégico, atraeremos talento y vendrán iniciativas empresariales."

Lidera un equipo que acaba de lograr para su universidad el sello de ‘campus excelencia internacional’ del Gobierno español.

Física experta en computadores, Ana Ripoll, que llegó al rectorado hace casi un año, pertenece al reducido grupo de mujeres (siete) al frente del gobierno de una de las 77 universidades españolas. Enérgica y decidida, entre sus aficiones figura la de coronar elevadas cumbres durante sus vacaciones, pero su mayor empeño lo pone a diario en lograr que la UAB, donde inició su carrera docente hace tres décadas, se haga un hueco en la cima de la educación superior.

La UAB ha competido en el programa de campus de excelencia y ha conseguido 10 millones anuales en préstamos sin interés, cantidad que no llega al 3% de su presupuesto. Parece un esfuerzo excesivo.

Es muy poco comparado con nuestro gasto, pero no es una cuestión de dinero, sino de reconocimiento. Espero que esos millones no sean los únicos y que haya más oportunidades, más convocatorias, año tras año, para conseguir fondos.

¿Qué van a hacer con esa marca?

Usarla para dar un salto cualitativo en materia de docencia e investigación. Buscaremos una mejor integración con el territorio, aprovecharemos el sincrotrón como aliado estratégico, atraeremos talento y vendrán iniciativas empresariales.

¿Qué méritos ha hecho la UAB para que el sincrotrón Alba se haya levantado a su lado?

Hace años, cuando se concibió esa apuesta, se valoró el potencial que conllevaba situarlo aquí.

¿Usted ha heredado una fortuna?

Podría decirse así, porque es la infraestructura científica más importante de España y vamos a sacarle partido.

En España hay 77 universidades. ¿El programa de campus de excelencia internacional va a servir para separar el grano de la paja?

No todas las universidades son iguales y ese programa es un incentivo para que cada una haga valer aquello que quiere potenciar. Las universidades deberían especializarse. Nosotros lo hemos hecho y ahora recogemos los frutos.

¿La competencia entre universidades es buena?

Hemos de competir, pero también podemos apoyarnos y hacer proyectos conjuntos. También hemos de compartir, porque la unión hace la fuerza.

Su plan se basa en la alianza con los centros de investigación situados a su alrededor. ¿Se aprovecha la universidad de ellos o los centros sacan tajada de ustedes?

Con la cooperación, que vamos a trabajar más, todo el mundo gana.

¿La universidad como cuna de las enseñanzas humanísticas forma ya parte del pasado?

Todo lo contrario. La formación humanística continúa siendo fundamental. Además de formar profesionales, la universidad forma ciudadanos. Ahora apostamos por una formación más transversal. En proyectos relacionados con el cambio climático, por ejemplo, puede observarse la estrecha relación de la ciencia con la vertiente humanística. Ambas han de integrarse.

La UAB invertirá 61 millones hasta el 2012 en mejorar la docencia y la implantación del espacio europeo de educación superior. ¿Cómo?

Queremos incorporar las nuevas tecnologías a las aulas, fomentar que se impartan clases en inglés en los másteres, pero que la internacionalización también gane presencia en los grados.

Otros 17 millones se destinarán a la transformación del campus. ¿Qué es lo más urgente que se necesita en Bellaterra?

Mejoras para facilitar la accesibilidad de cualquier tipo. También de comunicación. Quitar barreras.

¿La universidad recibe suficiente dinero de las administraciones públicas?

No. El modelo de financiación es evidente que debe cambiar. Ahora se está diseñando un nueva fórmula que, además de establecer una subvención por el número de estudiantes matriculados y por el cumplimiento de los objetivos, va a tener en cuenta el gasto en investigación. Veremos qué ocurre.

¿Qué papel reserva la UAB a la iniciativa privada?

Me gustaría que se convirtiera en una fuente de financiación para desarrollar proyectos como las becas salario, por ejemplo, una modalidad que tenemos necesidad de ampliar. Que procure becas posdoctorales para que sea más fácil tener acceso a una estancia de dos años en una universidad de prestigio o que subvencione la matrícula de un máster.

¿Recabar la ayuda de empresas y bancos equivale a privatizar la universidad?

En absoluto. Con esa ayuda las universidades estamos mejorando la formación de los profesionales que preparamos para la sociedad.

¿Ese objetivo que proclaman de que la UAB esté entre las 50 mejores universidades del mundo, cuando cree que se hará realidad?

En el 2015 apuesto a que estaremos entre las 50 mejores de Europa, y en el 2020, del mundo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.