Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

El concepto de empresa saludable no quiere sustituir ni alejarse del enfoque de la prevención de riesgos laborales, sino que pretende ser un complemento, un paso más allá en la seguridad y en la salud laborales. Es un concepto que ha nacido para cambiar los modelos empresariales de aire retrógrado, poco flexibles, autoritarios, jerarquizados y cada vez más obsoletos. 

Los indicadores en una empresa saludable

El médico de la antigua Grecia Hipócrates afirmaba que “un hombre sabio debería darse cuenta de que la salud es su posesión más valiosa” y nada más cerca de la realidad: la salud no lo es todo pero, sin ella, no somos nada. La salud está ligada a la biología humana y, de igual manera, a los hábitos de vida, a las creencias, a la educación, al entorno laboral, familiar y social, a los servicios de salud o al estado económico y tecnológico del país de residencia. Son muchos los factores que pueden alterar la salud del individuo y no únicamente la enfermedad física.

En este concepto global de salud, la empresa se considera un escenario idóneo para la promoción de la salud de los trabajadores, ya que se calcula que la mitad del tiempo que estamos despiertos lo pasamos en el trabajo. También porque las empresas poseen estructuras de gestión que facilitan la divulgación e implantación de programas de promoción de la salud y, además, porque responde a un interés común tanto para los trabajadores como para los empresarios. De aquí nace el concepto de entorno de trabajo saludable, definido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como aquel en el que trabajadores y directivos colaboran en un proceso de mejora continua para promover y proteger la salud, seguridad y bienestar, así como la sostenibilidad del ambiente de trabajo, a partir del ambiente físico de trabajo, el ambiente psicosocial, los recursos personales de salud y la participación de la empresa en la comunidad. La siguiente imagen refleja el modelo de empresa saludable:

Ética valores

Modelo de la OMS de ambientes de trabajo saludables: vías de influencia, procedimientos y principios básicos.

La empresa saludable es aquella que se preocupa de sus trabajadores, tanto dentro como fuera del entorno laboral; establece acciones centradas en las necesidades reales de las personas; enseña o proporciona herramientas para gestionar el estrés y así reducirlo; implanta políticas y programas que facilitan la conciliación familiar y la flexibilidad horaria, precisamente por la reducción que aporta a los niveles de estrés; ofrece acciones, clases, formaciones y otras iniciativas enfocadas a prevenir lesiones, a comer mejor y a prevenir enfermedades crónicas; promueve entre los empleados actividades físicas como partidos de fútbol o cualquier otro deporte, o rutas para pasear o participar en carreras populares; y fomenta el transporte público, el transporte colectivo y el transporte sano y sostenible como la bicicleta.

En definitiva, la empresa cede la voz al trabajador, su activo más importante, para que éste se sienta cuidado, valorado y atendido, lo que se traduce también en una mayor productividad y un menor absentismo. Aquellos empleados más comprometidos, saludables y felices crean empresas más saludables y rentables.


Valorar el punto de partida

Sin embargo, no se puede empezar nunca la casa por el tejado. Antes de iniciar cualquier acción o programa de Promoción de la Salud en el Trabajo (PST), las empresas deberán asegurar que cumplen estrictamente con la legislación en seguridad y salud y disponen de un Sistema de Gestión de la Prevención adecuado e implantado. Una vez consolidado y en correcto funcionamiento, la empresa puede plantearse ir un paso más allá. El siguiente paso debe ser conocer el punto de partida, ya que no se pueden empezar acciones de promoción de la salud sin conocer las necesidades reales. No tiene demasiado sentido que la empresa priorice salidas de running si el índice de sedentarismo en la empresa es bajo o nulo, ni poner un nutricionista si la gran mayoría del personal de la empresa está en su normopeso. En cambio, sí que priorizará valorar la realización de talleres de mindfulness, facilitará un coach en la empresa si los índices de estrés salen muy disparados o colaborará con el alquiler de bicicletas si un porcentaje elevado de los trabajadores puede desplazarse en dicho vehículo. Y así, con la realidad palpable de cada empresa, se empieza a ser una empresa saludable.

Todas las acciones que decidan llevar a cabo deberán planificarse con anterioridad y analizarse posteriormente con el fin de evaluar su resultado y efectividad asegurando el proceso de mejora continua de acuerdo con el ciclo de calidad PDCA.

PDCA imagen

Por este motivo, no se puede empezar ninguna acción saludable sin conocer primero el escenario de la empresa. Resulta imprescindible realizar un correcto diagnóstico de la situación del estado de salud y bienestar de los trabajadores y trabajadoras, a fin de conocer cuáles son los aspectos que afectan al colectivo. De esta forma podremos establecer prioridades y centrar los esfuerzos en aquellos factores que tengan un mayor impacto sobre la organización.


Información como indicador inicial 

¿De dónde puede obtenerse información para conocer el estado inicial de salud y bienestar de la empresa? Algunas organizaciones cuentan ya con fuentes de información importantes que permiten tener una idea clara del estado de salud y bienestar de los trabajadores de la empresa y poder empezar a organizar acciones enfocadas a la mejora del estado de salud.

Estudio epidemiológico

El estudio epidemiológico es una herramienta básica para conocer el estado de salud colectivo en la empresa. Se puede obtener mediante la realización de los exámenes médicos de los trabajadores, pudiendo facilitar información, siempre agregada, de porcentajes de índice de masa corporal, hipertensión, colesterol, sedentarismo, niveles de estrés, hábitos de sueño y un largo etcétera. Toda la información que se pueda obtener dependerá siempre de lo que cada empresa quiera pedir en sus exámenes médicos.

Encuestas de clima laboral

Con las encuestas de clima laboral se pueden extraer resultados sobre la percepción que tienen los trabajadores y trabajadoras de la empresa y cómo de bien se sienten en ella, aspecto que va ligado a la productividad, al rendimiento, al liderazgo de los mandos superiores o a la gestión de personas. Cabe tener en cuenta, además, que realizar un estudio de clima laboral permite a los empleados y empleadas expresar sus opiniones a través de una herramienta formal y posteriormente analizada.

Evaluación de riesgos psicosociales.

Los riesgos psicosociales son aquellos relacionados con las condiciones de organización del trabajo y las características de la tarea. Es una evaluación que permite detectar factores del entorno laboral que pueden generar daños psicosociales en los empleados, pero no evalúa el estado psicológico real de los trabajadores. Por este motivo es recomendable, en términos de empresa saludable, añadir además herramientas más eficientes y eficaces para la valoración del estado psicológico de las personas que trabajan en la organización. Como, por ejemplo, el GHQ (cuestionario de Salud General de Goldberg), en cualquiera de sus distintas versiones, un instrumento que permite detectar de manera precisa los trastornos que afectan a la salud,  bienestar emocional y rendimiento del colectivo de trabajadores.

Informes de absentismo

Según la Organización Internacional del Trabajo, el absentismo laboral se define como “la no asistencia al trabajo por parte de un empleado que se pensaba iba a asistir”. El absentismo es, cuanto menos, un tema controvertido y objeto de diferentes análisis e interpretaciones. Según los últimos datos del estudio de absentismo elaborado por la consultora de Recursos Humanos Adecco, en colaboración con la Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT), la tasa de absentismo ha aumentado en el último año (2018) un 5% y ha crecido un 21% desde 2014, lo que la sitúa en un máximo histórico. El absentismo es un problema latente y relacionado de manera muy directa con el trabajador, la empresa y las características del trabajo. Como indicador de estado de salud y bienestar de una empresa, el informe de absentismo aportará información de las tipologías más comunes de motivo de incapacidad temporal, pudiendo detectar, por ejemplo, colectivos con mayor incidencia en función del género, la edad o el puesto de trabajo, para así actuar de acuerdo a estos resultados.

Informes de siniestralidad

Este tipo de informe recoge anualmente los siniestros laborales registrados. Aunque el objetivo principal de dichos informes es reducir la siniestralidad laboral y evitar accidentes, también dará información de cómo poder actuar para mejorar las condiciones de salud de los trabajadores. El análisis de las causas de los accidentes puede aportar información que se puede trabajar en acciones de promoción de la salud en el trabajo.

Plataformas de salud

Otra manera complementaria para facilitar el análisis inicial de la situación de la empresa son las herramientas eHealth, plataformas online que ofrecen desde la realización de un análisis inicial hasta la creación de todo un programa de empresa saludable. Son plataformas que analizan, gestionan y evalúan los hábitos de salud y bienestar de los trabajadores. Además, pueden englobar todas las acciones de los distintos departamentos de la empresa (RRHH, servicio médico, PRL…) y recoger el impacto de las mismas.

Con esta misma finalidad,  MC MUTUAL ha elaborado Healthmeter, una herramienta online gratuita dirigida a las empresas mutualistas que nace con la intención de proporcionar información acerca de los hábitos de salud de los trabajadores. Los datos obtenidos de dicho cuestionario proporcionan una herramienta de análisis y detección de necesidades reales para las empresas. Es un cuestionario práctico, sencillo, fundamentado y validado. Dispone de acceso online para los trabajadores desde cualquier dispositivo y, una vez finalizado el cuestionario, se elabora un informe de resultados del colectivo y su comparativa con datos de población española. Los resultados se comparan con los datos de la Encuesta Nacional de Salud de España 2017 (ENSE 2017), realizada por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. En algún caso se usan valores de referencia procedentes de la OMS o de otros estudios poblacionales.


Conclusiones

Empezar un programa de empresa saludable es un compromiso de la empresa con el bienestar de las personas que en ella trabajan, más allá de la obligación legislativa aplicada, y representa la voluntad de crear una verdadera cultura preventiva y de bienestar laboral.

En un programa de promoción de la salud en el trabajo quedan reflejados valores de la empresa que los lleva a cabo. Así, incluirla en los planes estratégicos corporativos es sinónimo de una dirección comprometida en la mejora de la calidad de vida y del bienestar de sus trabajadores y trabajadoras, asegurando un crecimiento más productivo, seguro y saludable.

Sin embargo, convertirse en una empresa saludable no es ni rápido ni fácil. Para que el programa sea un éxito y los resultados los esperados, resulta de vital importancia hacer un correcto diagnóstico inicial para obtener la información clave y útil. Y, a partir de aquí, comenzar a trabajar en base a la misma.

Además, los mismos indicadores iniciales sirven también para realizar el seguimiento del programa de empresa saludable y así fomentar el proceso de mejora continua. Volver a evaluar los mismos indicadores una vez se hayan implantado acciones de mejora permite evaluar el impacto de dichas acciones y establecer cambios, si es preciso.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.