Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

El Hospital Clínic de Barcelona estrena como gerente a Josep Maria Campistol, aprobado por el 87% de la junta facultativa y cuyo objetivo es ganar en humanidad y poner al paciente en el centro. El Clínic es el primer centro público que incorpora en la toma de decisiones a su principal capital, el conocimiento.

 

El Hospital Clínic está acostumbrado a que su nombre vaya asociado a la buena investigación, los hitos quirúrgicos, a ser deseado por los estudiantes y, más recientemente, a ser de los primeros en convertirse en un hospital especialmente participativo para sus profesionales. “Pero tenemos que llevar esa excelencia a otro ámbito que a veces parece disminuido por la fuerte competitividad de nuestros profesionales: necesitamos más humanidad. Poner al paciente en el centro, ganar en amabilidad, también interna, aumentar el trabajo compartido... Messi, Neymar y Suárez no sólo juegan de forma espectacular, colaboran y les ves disfrutar. Eso tenemos que conseguir”. Es la declaración de principios del nuevo director general, el nefrólogo Josep Maria Campistol, hasta hace unas semanas director médico del centro.

Sustituye a Josep Maria Piqué que impulsó un proyecto más ambicioso para el viejo hospital provincial que no gustó en el Parlament. El modelo elegido finalmente, el de un consorcio Generalitat-Universitat de Barcelona donde los profesionales tienen derecho a asiento en su consejo, es muy diferente al que se llegó a proyectar. Pero encaja más fácilmente en una sociedad rodeada de recortes y con grandes polémicas en torno a la actividad privada de la sanidad pública. El Clínic tiene uno de los grandes ejemplos de privada. “Una pequeña actividad”, insisten. Internamente no parece crear ningún problema: “Todas las cuentas están claras, lo importante es saber la puerta de entrada de los pacientes y tener la seguridad de que ese ciudadano ha decidido usar, sin ningún tipo de presión, este servicio privado”, asegura Campistol.

El Clínic es el primer centro público que incorpora en la toma de decisiones a su principal capital, el conocimiento. Por eso se sientan en el consejo representantes elegidos entre los facultativos y la enfermería. Y por eso al director general lo elige el consejo de dirección del consorcio, pero la junta facultativa, con 250 representantes de los profesionales, vota, aunque no decide. Y en este caso, el 87% dio su voto favorable al nuevo gerente.

El empeño por mejorar la parte más subjetiva de la asistencia sanitaria, el trato, “es un ejercicio que están haciendo todos los hospitales punteros, como el Cleveland Clinic, el número 1 en diferentes listados estadounidenses, pero que hace unos años decidió corregir todo aquello que hacía que, a pesar del reconocimiento científico y clínico, los pacientes no lo quisieran. “Humanidad, amabilidad, mirar a los ojos y no a la pantalla, llamar a la puerta, trato impecable... Y sobre todo, los pacientes están muy informados y hay que estar a la altura”.

Para conseguir este cambio en la atmósfera interna han empezado con cursos de ecología emocional. “Estamos abriendo el debate”, señala Campistol. Porque además de ganar a los pacientes para su causa, al orgullo del Clínic, la nueva gerencia pretende salvar las distancias creadas entre sus profesionales y la dirección en los últimos tensos años.

“Económicamente estamos apurados, como todos, y tenemos que lograr ser, primero, sostenibles, porque si no perdemos autonomía”, reconoce Campistol. “El gasto del hospital lo deciden un gran número de personas. Tenemos que hacerles participar en las decisiones, ser parte del proyecto para conseguir entre todos esa sostenibilidad. Porque somos un hospital público, y lo seguiremos siendo, que quiere ser centro coordinador de toda la asistencia del área izquierda de Barcelona”. Para mejorar la financiación pretenden conseguir más recursos ofreciendo sus servicios más especializados –hematología, oncología, trasplante renal– a otros países. “No serán grandes cifras, pero nos ayudará a mejorar el presupuesto” ¿Como Barnaclínic? “No. Barnaclínic supone no más de un 0,5% de nuestro presupuesto”.

Otra pata de los nuevos planes es la enfermería. “En el Clínic llevan tres años con carrera profesional y se ha elevado el nivel académico, investigador y profesional, tenemos enfermería que visita pacientes, lleva el seguimiento del diagnóstico precoz en cáncer y se ocupa de la información del paciente”, señala el gerente. “Nuestros hospitales siguen demasiado centrados en los médicos y hay más profesionales”. También cita a los técnicos muy especializados, como los dedicados a diagnóstico por imagen que deberán tener más responsabilidad en rutinas de seguimiento obstétrico o en ecocardiología. “Hay que reconocer valor a todos los niveles profesionales y al trabajo en equipo”.


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.