Noticias de las organizaciones asociadas

Este es el espacio dedicado a las noticias relacionadas o que generan las organizaciones asociadas a la Fundació Factor Humà

Dra. Mònica Figueras, Vicerectora de Responsabilidad Social de la UPF: "Aunque en la universidad siempre han existido acciones que se podrían considerar de responsabilidad social, la llamada responsabilidad social universitaria (RSU) es más reciente y, de forma integral, está todavía poco generalizada y, sobre todo, no existen unos indicadores consensuados de lo que supone."

 

En el ámbito empresarial ya hace años que se habla de responsabilidad social corporativa (RSC) ya sea por motivaciones legales, ya que algunos aspectos son prescriptius, por motivaciones únicamente económicas (más productividad, rentabilidad financiera, valor empresarial...) o por un compromiso voluntario. Aunque en la universidad siempre han existido acciones que se podrían considerar de responsabilidad social, la llamada responsabilidad social universitaria (RSU) es más reciente y, de forma integral, está todavía poco generalizada y, sobre todo, no existen unos indicadores consensuados de lo que supone.

Cuando se habla de universidad, lo más frecuente es pensar en su misión originaria, la formación de estudiantes. La segunda misión, la investigación y la generación de conocimiento, es hoy en día tan prioritaria como la primera. Una y otra contribuyen, obviamente, al desarrollo económico y social, pero es la llamada tercera misión de las universidades la que permite hacer una aportación directa al bienestar y desarrollo comunitario. Esta misión representa el acercamiento fehaciente de la universidad a la sociedad, y bajo esta premisa se deberían fundamentar todas las actuaciones, y más, si se habla de universidades públicas.

Según el profesor de filosofía François Vallaeys, la RSU debe ser concebida como una política de calidad ética del desempeño de la comunidad universitaria (estudiantes, docentes y personal administrativo) a través de la gestión responsable de los impactos educativos, cognitivos, laborales y ambientales que la universidad genera, en un diálogo participativo con la sociedad para mejorar la academia y promover el desarrollo humano sostenible.

Uno de los agentes importantes con quien dialogar son, sin duda, las empresas, y en momentos de crisis como el actual, la relación se acentúa: convenios de prácticas curriculares y extracurriculares y servicios de insersión profesional, profesorado asociado que imparte docencia sobre la realidad actual de las empresas o proyectos de investigación aplicada. Pero, más allá de contribuir al desarrollo económico a través de la relación con las empresas, la universidad debe abrirse a otros agentes del territorio y convertirse también en motor de desarrollo cultural, social, medioambiental... Las universidades, por ejemplo, son también agentes de solidaridad que intervienen en el entorno (voluntariado, aprendizaje-servicio, convenios de colaboración con oenegés).

Soluciones innovadoras


Muchas universidades están fomentando líneas de investigación e introduciendo conocimientos y competencias sobre responsabilidad social profesional, ética y sostenibilidad en las actividades docentes, dentro o en paralelo a los planes de estudio. Estamos formando a futuros directivos de empresas y líderes políticos y sociales, pero también estamos formando a ciudadanos activos y con conciencia crítica que puedan trabajar por el cambio hacia un modelo de desarrollo sostenible. Hay que introducir estos contenidos no porque sea una tema en boga y que algunas empresas están empezando a requerir, sino porque creemos firmemente en ello. La universidad tiene en estos momentos la obligación de facilitar soluciones innovadoras a los retos que le plantea la sociedad actual y de afrontar con firmeza las nuevas demandas del sistema económico.

Pero, al mismo tiempo, la universidad, como organización que es, debe incorporar la responsabilidad social también al modelo de gestión para que este compromiso sea global. Un nuevo modelo de gobernanza y de cultura organizacional que sea compatible con las misiones tradicionales de la universidad. La excelencia debe estar tanto en la docencia y en la investigación como en la transferencia de conocimiento y el compromiso social.

La RSU en la UPF es una de las prioridades del actual equipo de gobierno y para evidenciarlo se creó hace dos años un programa con ese nombre que reúne diferentes unidades y servicios para trabajar de forma transversal y después, se creó el vicerrectorado con el mismo nombre. Este compromiso tiene vocación de permanencia y queremos que forme parte de los valores y las actividades diarias de la institución. Por eso, este mes de octubre el consejo de gobierno ha aprobado un documento de principios sobre la sostenibilidad ética, que incluye la sostenibilidad económica, social y medioambiental, sin reducirse a ellas. Además de ser global, la RSU no está justificada únicamente por el interés egoísta de un grupo, sino también por la obligación moral de respetar los intereses de las demás personas, especies y generaciones con las que tenemos que compartir el planeta.

El compromiso contempla la elaboración de un plan de acción para trabajar la sostenibilidad ética a todos los niveles -institucional, docente e investigador- con el objetivo de contribuir a elevar el estándar ético de la educación superior y alcanzar el liderazgo también en este ámbito. La experiencia de la universidad en investigación y formación se canalizará para promover acciones basadas en la sostenibilidad ética tanto dentro como fuera de la universidad, con la intención de involucrar no solo a la comunidad académica sino también a los responsables políticos y empresariales y la ciudadanía en general.

En época de crisis es fácil recortar los recursos de RSU, pero creemos que justamente es cuando es más necesaria. Las universidades podemos contribuir de forma activa al desarrollo de la sociedad; aportar valor, estudiantes preparados y concienciados, conocimiento y ejemplo de gestión y transparencia. Es, pues, el momento de apostar también por la tercera misión de las universidades. La sociedad en general se verá beneficiada.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.