Entrevista en 5 Días a Ramón Rodríguez Verdejo, conocido popularmente como Monchi, director deportivo del Sevilla: "La estructura que yo sigo es la antítesis a la lógica, a la jerarquía que se establece con un director de recursos humanos de una empresa. Para empezar, el director de recursos humanos siempre está por encima del empleado, aquí es al revés. Ellos ganan mucho más dinero que yo. Yo dependo de ellos".

Las llamadas funciones ejecutivas se pueden entrenar desde los cuatro años y ayudan a obtener mejores notas y empleos en el futuro. Walter Mischel, gracias a su test de la golosina, demostró que el autocontrol a una edad temprana es esencial para conseguir las metas en el futuro.

El FMI relaciona en su último informe el auge del populismo con la caída de las rentas del trabajo frente a las del capital en todas las economías. Además, advierte que la implacable caída de las rentas del trabajo desde los años de Margaret Thatcher y Ronald Reagan ya empieza a tener repercusiones políticas preocupantes.

El análisis de datos ha revolucionado la selección y la formación de los profesionales. Las empresas ahora deben valorar los riesgos que implica basar sus decisiones según lo que marcan los algoritmos.

Pese a trabajar prácticamente en exclusiva para un solo cliente, no son considerados trabajadores autónomos económicamente dependientes y no gozan, por tanto, de la protección y los derechos que otorga esta figura.

J. Bradford Delong, profesor de Economía en Berkeley: "La moraleja de esta historia no es que hay que detener la robotización, sino que tenemos que confrontar el problema político y de ingeniería social que supone mantener un equilibrio justo de ingresos relativos en la sociedad".

El tradicional sueldo fijo está siendo desplazado en las empresas por una amplia gama de alternativas de retribución variable y flexible. Según un estudio, siete de cada 10 empresas utilizan cheques restaurante, cheques guardería, tarjetas de transporte o ayudas a la formación como factor motivador y de retención de sus trabajadores.

España sigue confiando en un método sin validar científicamente para escoger a sus servidores públicos de alto nivel. Las oposiciones son hoy un sistema viejo, aleatorio e ineficaz. España escoge a miles de personas que llevarán el peso de su administración pública con métodos que nunca han sido comprobados. El sacrificio como demostración y la tradición —siempre se ha hecho así— son sus valores más aparentes.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.