Humor y curiosidades

¿Sabías que por la Red corren muchos contenidos divertidos o curiosos relacionados con el ámbito laboral? Aquí tienes unos cuantos. ¡Seguro que tú también sabes alguno! Si nos lo envías, lo difundiremos
SADAE No creas que eres un bicho raro. Si te empezaba a preocupar estar solo/a en este mundo ya te podemos decir que es una enfermedad diagnosticada. La sintomatología típica es la de la persona que tiene más de 20 cosas por hacer y al final no hace ninguna.

Se puede manifestar así:

Decido lavar el coche. Al ir hacia el garaje, veo que hay correo en la mesita de la entrada. Decido echar un vistazo a las cartas antes de lavar el coche. Dejo las llaves del coche en la mesita, voy a tirar los sobres vacíos y los anuncios en el cubo de la basura y me doy cuenta de que está lleno.

Decido dejar las cartas, entre las que hay una factura, en la mesita y llevar el cubo a vaciar en el contenedor. Entonces pienso que, ya que voy al contenedor, puedo pagar la factura con un cheque y echarlo en el buzón que está al lado del contenedor.

Saco del bolsillo el talonario de cheques y veo que solo queda uno. Voy al despacho a buscar otro talonario y encuentro sobre la mesa la Coca-cola que me estaba bebiendo y se me había quedado olvidada.. Retiro la lata para que no se vierta sobre los papeles y noto que se está calentando, por lo que decido llevarla a la nevera. Al ir hacia la cocina me fijo en que el jarrón de flores de la cómoda de la entrada está sin agua. Dejo la Coca-cola sobre la cómoda y descubro las gafas de cerca que he estado buscando toda la mañana. Decido llevarlas a mi escritorio en el despacho y, después, poner agua a las flores.

Llevo las gafas al despacho, lleno una jarra de agua en la cocina y, de repente, veo el mando del televisor. Alguien se lo ha dejado en la mesa de la cocina.

Me acuerdo de que anoche lo estuvimos buscando como locos: Decido llevarlo al salón, donde debe estar, en cuanto ponga el agua a las flores. Echo un poquito de agua a las flores y la mayor parte se derrama por el suelo. Por lo tanto vuelvo a la cocina, dejo el mando sobre la mesa y cojo unos trapos para secar el agua. Voy hacia la entrada tratando de recordar qué es lo que quería hacer con estos trapos......

Al final de la tarde, el coche sigue sin lavar, no he pagado la factura, el cubo de la basura está lleno, hay una lata de Coca-cola caliente en la cómoda, las flores siguen sin agua, sigue habiendo un solo cheque en mi talonario, no consigo encontrar el mando de la tele ni mis gafas de cerca, hay una fea mancha en el parquet de la entrada y no tengo ni idea de dónde están las llaves del coche.

Me quedo pensando cómo puede ser que sin haber hecho nada en toda la tarde haya estado todo el rato danzando y me encuentre tan cansado.

Me doy cuenta de que es un problema serio del que debo ocuparme, pero antes voy a ver qué hay en el correo electrónico.


Haznos un favor, haz caso de este consejo:
Si crees que padeces algún síntoma de esta enfermedad, antes de ir al médico, ¡sólo intenta terminar las cosas que ya has empezado!

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.