Entrevistas a nuestra red

Conversaciones con personas relevantes que de un modo u otro forman parte de la red de la Fundació Factor Humà

Sara Vidal es la Directora del Área de Gestión y Desarrollo de Personas de La Fageda Fundació, un proyecto socio-empresarial creado en 1982 en La Garrotxa para alcanzar la integración sociolaboral de personas con enfermedades mentales. A su Fundador, Cristóbal Colon, se le atribuye el mérito de haber engendrado este proyecto en pleno Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa que hoy da trabajo a cerca de 200 personas con necesidades especiales y que se dedica, entre otras tareas, a la elaboración de yogures, postres, helados y mermeladas.

Sara Vidal: “En la Fageda trabajamos para crear vínculos de colaboración que trascienden el yo, el ego y que acaban dando un sentido muy grande al trabajo”

Los inmensurables beneficios sociales que han logrado en sus más de tres décadas de vida han sido posibles gracias a un proyecto empresarial sólido y rentable que ha recibido reconocimientos desde todos los ámbitos. La receta del éxito es, según Vidal, que la Fundació Fageda pone a las personas en el centro.

De hecho, La Fageda se encuentra actualmente inmersa en un proceso de cambio generacional en el que debe procurar para mantener sus fundamentos sociales y al mismo tiempo seguir compitiendo con multinacionales gigantes. El Departamento de Gestión y Desarrollo de Personas desempeña un papel clave en este proceso y Sara Vidal (Viladecans, 1975) nos cuenta los detalles.

La Fageda facturó el año pasado 23 millones de euros, un 10% más que en el ejercicio anterior, da trabajo a más de 300 personas, ha invertido más de 20 millones en las instalaciones y es la tercera productora de yogures más grande del mercado español. Sin embargo, el Fundador de La Fageda, Cristóbal Colón, ha dicho reiteradamente que no es una empresa sino un proyecto social que incluye una empresa. ¿Sois el ejemplo de que otra economía es posible?

Yo entiendo que sí. Es cierto que somos un proyecto social, pero también es cierto que está sustentado por un proyecto empresarial muy potente. Y la potencia proviene de dotar a la marca de un producto de mucha calidad, con una innovación constante. Esta otra economía es posible en nuestro caso porque las personas de La Fageda asumimos con mucho convencimiento el compromiso de dar respuesta a las necesidades sociales del territorio y lo hacemos mediante actividades empresariales que deben dar rendimientos económicos para reinvertir en el proyecto e ir cumpliendo así con la misión para asegurar su perdurabilidad. Es muy importante conocer la naturaleza de La Fageda como proyecto sin ánimo de lucro que ha impulsado un modelo de negocio al servicio de los colectivos que ocupa: personas con discapacidad con trastorno mental severo y con situación de vulnerabilidad.

Vuestra tarea sobrepasa, además, los beneficios sociales, ya que supone una creación de sentido. La Fageda demuestra y apuesta por lo que el filósofo y neurólogo Viktor Frankl acuñó como la búsqueda del sentido. ¿Cómo conseguís trasladar este principio al trabajo? ¿O las personas que apuestan por vuestra organización ya vienen con dicho valor interiorizado?

En la incorporación de una persona a nuestro proyecto lo primero que hacemos es iniciar un proceso de inmersión destinado a que conozca los fundamentos y la cultura de La Fageda para así generar compromiso, trabajar unidos y crear vínculos de colaboración que trascienden el yo, el ego y que acaban dando un sentido muy grande al trabajo. De hecho, este proceso de inmersión no se acaba nunca; por eso no lo llamamos "acogida", porque es permanente. Esta inmersión se convierte en algo muy útil para ir interiorizando el alcance del proyecto.

Vosotros ofrecéis trabajo a personas que padecen enfermedades mentales y que, con la excepción de la comarca de la Garrotxa, sufren en todas partes un índice de paro por encima del 80%. ¿Por qué el trabajo cobra otras dimensiones para este colectivo?

Para las personas con este tipo de patologías el trabajo se convierte en una terapia real, efectiva y las hace crecer. Si para una persona sin necesidades especiales quedarse en paro puede suponer un proceso de degradación, para una persona con una patología mental no trabajar tiene consecuencias muy negativas. El hecho de socializarse, de sentirse útil, de encontrarse en un entorno donde le ayudan a desarrollar al máximo sus capacidades... todo ello la dignifica, crece, e incluso cambia su rol en el entorno más cercano.

De hecho, "la persona como eje" es uno de los valores de La Fageda. ¿Como facilitáis que se puedan desarrollar, tengan las capacidades que tengan?

Hay que distinguir cuando hablamos de personas con certificado de discapacidad, de las que no. Para las primeras contamos con un equipo técnico especializado que tiene un modelo definido para identificar muy bien cuáles son las capacidades que pueden desarrollar y cuáles van a fortalecer más. Este equipo, que integran psicólogas, educadores y trabajadores sociales, las acompañan en todo el proceso.

Para el segundo grupo, disponemos del proceso de inmersión/acogida del que hablaba antes en el que hacemos un trabajo interior muy importante, vamos mucho más allá de lo que viene a ser la formación del liderazgo tradicional y buscamos un cambio de mentalidad. Entendemos que el desarrollo interior de una persona es lo que realmente la impulsa a crecer, a ser cada día mejor con las personas con las que trabaja y también con la sociedad.

La colaboración como marca de la casa

La Fageda, con un alto porcentaje de personas de riesgo y considerada empresa de actividad esencial al formar parte del sector alimentario, tuvo clara la premisa cuando estalló la pandemia: proteger a las personas.

Enviaron a casa a 80 empleados con certificado de discapacidad pero, al mismo tiempo, no podían detener la producción. Para evitar que hubiera brotes, instauraron el teletrabajo y los equipos que trabajaban en oficinas y en otras áreas que se quedaron inoperativas debido al confinamiento pudieron cubrir las bajas en producción.

"En el Área de Gestión y Desarrollo de Personas nos ha supuesto mucho trabajo al igual que en el resto de áreas, pero ha sido posible salir adelante por el compromiso y la colaboración de todos", afirma Sara Vidal.

¿Cómo definirías el liderazgo que ha impregnado el Fundador y Presidente de La Fageda?

El nuestro es un liderazgo colaborativo y relacional. Las personas que tienen posiciones de líder o que tienen a otras personas a cargo tienen el deber de ayudarlas a crecer y, al mismo tiempo, fortalecer la organización. La nuestra es una cultura de ayudar y, dado que todo el mundo lo hace, también te acaba llegando a ti. Trabajamos para que cada uno no se mira el ombligo y se sienta como parte de un ecosistema donde todos tienen una misión especial.

Con este modelo en el que el personalismo no tiene cabida, más que aprender, ¿qué hay que desaprender?

Hay que liberarnos de muchas cargas que arrastramos y que sobre todo se centran en un exceso de miradas sobre uno mismo. Necesitamos trabajar mucho sobre "el nosotros". Si somos capaces de ver a quien tenemos delante como una persona, con sus ilusiones, retos o miedos tal y como las tenemos cada uno de nosotros, y no la miramos sólo como a un trabajador que elabora informes, por ejemplo, seremos capaces de verla con otros ojos. Al fin y al cabo, todos buscamos lo mismo: ser felices y vivir con dignidad, y eso es lo que cada día intentamos conseguir en esta organización.

La Fageda se encuentra inmersa en un proceso de cambio generacional, ya ha hecho modificaciones en la estructura societaria al pasar de ser una cooperativa a una fundación y su Presidente y alma mater, Cristóbal Colón, ha dicho en diferentes medios que no tardará en jubilarse. ¿De qué manera este modelo de liderazgo propio puede perdurar en la organización cuando el Fundador ya no esté al frente?

Los últimos cinco años estamos centrados en hacer que el equipo de personas entienda, comprenda y se oriente hacia los principios del proyecto que fundó Cristóbal Colon. Buscamos asegurar esta continuidad diseñando políticas de desarrollo de personas tanto en el ámbito individual como grupal. También estamos recogiendo mucha documentación de nuestra historia para que quede escrita y estructurada como el fundamento ideológico del proyecto y sea útil a todas las personas que están en La Fageda. Además, por sistema, todas las decisiones que se toman se reflexionan y consensuan, por lo que estas dinámicas también ayudan a difundir y a entender la cultura del proyecto. Por tradición, en esta organización se reflexiona mucho y las decisiones clave intentamos consensuarlas. Debo confesar que antes de entrar en La Fageda la palabra "reflexión" no la había oído nunca tanto como ahora en un entorno industrial.

¿Cuál consideras que ha sido tu principal aprendizaje en La Fageda?

Uno de los muchos que me ha proporcionado esta organización es el hecho de que ocupar un cargo de liderazgo no te da la potestad de mandar. En cada decisión aprendes a tener presente que tienes que estar al servicio de los demás y no de tu beneficio. Además, este modelo impregna una forma de ser en un entorno de colaboración en el que equivocarse no se penaliza. La Fageda es lo que es por el aprendizaje que nos han dado los errores.

¿Qué habilidades se necesitan en la Gestión y Desarrollo de las Personas de La Fageda cuando el 56% de la plantilla tiene necesidades especiales?

Nuestro rol es contribuir a que cada persona esté en el lugar donde puede brillar. Debemos escuchar mucho y poder ver, en la medida de lo posible, en qué lugar es más feliz. Está demostrado que cuanto más felices somos en un trabajo más valor aportamos. Tengo muy claro que el trabajo de nuestro Departamento no es revolver papeles y hacer contratos, sino ver a las personas con una mirada diferente. Ahora bien, la importancia de una Dirección de Personas viene dada por la importancia que le dé la Dirección General.

Tengo la suerte de que en La Fageda contamos con un equipo técnico excepcional que es el que hace la valoración y el acompañamiento de las personas con certificado de discapacidad. Las vías de acceso al trabajo son diferentes. Una persona con certificado de discapacidad lo hace porque lo pide su familia o los servicios sociales o la red de salud mental, y si en el momento de la petición no hay un puesto de trabajo se le crea uno específico en función de sus necesidades.

En el caso del trabajador sin certificado, hacemos una selección más clásica y escogemos al mejor en función de la necesidad de la organización.

Vosotros fuisteis la primera organización que ganó el Premio Factor Humà Mercè Sala en 2009. ¿En qué cree que ha cambiado más, tras una década, en cuanto a la Gestión de las Personas?

No puedo hablar de tantos años atrás, pero desde que estoy nos hemos centrado sobre todo en trabajar para que las personas conozcan los fundamentos de La Fageda. El objetivo es que perdure su esencia, haya quien haya al frente del proyecto. La empresa además ha crecido mucho, se ha profesionalizado y se han creado muchos puestos de trabajo. La Fageda es fruto del esfuerzo inmenso y del desarrollo del equipo que lo puso en marcha, pero ahora, con las dimensiones que ha tomado el proyecto, el compromiso no es suficiente. El mercado es muy agresivo y exigente, la demanda es elevadísima y la gente tiene que estar preparada.

En esta serie de entrevistas siempre pedimos una pregunta ciega, una cuestión que plantearé a la siguiente persona a quien entrevistaremos, sin aún saber quién es. Así lo hicimos con el anterior entrevistado, Genís Roca, Presidente de RocaSalvatella y uno de los expertos más reconocidos en digitalización e Internet. Él nos propuso los siguientes interrogantes: ¿Qué haces ahora, que antes de la Covid-19 no hacías? ¿Crees que está mejorando tu relación con las personas o con el planeta?

Aunque he sido siempre consciente de ello, sí me ha servido para identificar dónde está lo más importante de mi vida y también para darme cuenta de que no es necesario correr tanto. Creo que si dedicáramos más tiempo a reflexionar las cosas que hacemos seríamos más felices y viviríamos con menos tensión. También quiero añadir que cuando he visto cómo han actuado los sectores sanitarios y de servicios, he vuelto a creer en las personas y, en cambio, cuando veo los políticos a menudo me cae la cara de vergüenza.

¿Cuál sería tu pregunta ciega para la próxima persona entrevistada?

Una vez termine esta pandemia, ¿qué políticas orientadas a las personas y organizaciones crees que se quedarán y serán una oportunidad de mejorar la relación/compromiso de los trabajadores con la empresa?

Como usuaria de los servicios para organizaciones asociadas de la Fundació Factor Humà, ¿qué es lo que más valoras? ¿de cuál haces más uso?

Uno de los servicios que más valoro y que encuentro más interesante es la red de contactos que la Fundació Factor Humà genera. Encaja mucho con nuestros principios sobre la importancia de la colaboración y el efecto multiplicador que tiene trabajar de manera colaborativa. Siempre que he tirado de la red de la Fundació ha sido muy interesante y de gran ayuda. También quiero destacar los seminarios que ofrece: son encuentros con contenidos estimulantes para la Gestión de las Personas.

¿Qué recomendarías de la Fundació Factor Humà a un responsable de Personas de una organización o empresa en un momento tan incierto como el actual?

El contacto con otras empresas y con personas que te pueden dar ideas que de otra manera no te llegarían. Su red te puede aportar muchísimo.

¿Por qué recomendarías la Fundació a un Director General?

Para que pueda entender el valor que tiene un Departamento de Personas que coordina y gestiona una de las partes más importantes y clave de la empresa. Porque, sin personas, una organización empresarial no es más que cuatro paredes y cuatro máquinas. Debe ser consciente de que en la medida que tenga comprometida a la gente y le permita desarrollar su talento, se desarrollará el conjunto del proyecto. Por suerte, cada vez hay que recordarlo menos, pero hay que tener presente y preguntarse qué mirada se lleva a cabo hacia las personas de la organización: ¿se las ve como un gasto o como un valor?

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.