El programa Salvados de La Sexta viajó a Alemania recientemente para conocer los efectos de la reforma laboral que la mayor economía de la UE inició hace casi una década. Una reforma alabada y criticada a partes iguales y que ha servido de ejemplo para los cambios en el mercado laboral que se introducen ahora en España. El programa de Jordi Évole también contó con las opiniones de Cándido Méndez, de UGT, o de Manuel Pimentel, Exministro de Trabajo con Aznar.

Con su habitual sentido del humor y su lenguaje llano, el periodista Jordi Évole, que obtuvo el Premio Ondas al mejor presentador en 2011, empezó su recorrido con Cándido Méndez, Secretario General de UGT, según el cual la reforma laboral es “inútil,” un adjetivo que también ha usado el colectivo Economistas Frente a la Crisis en un artículo reciente. Méndez alertaba en el programa de que la reforma “no sólo no va a crear empleo, sino que va a destruir empleo a corto plazo” y aumentará la precariedad laboral.

Por contra, Manuel Pimentel, Exministro de Trabajo del Gobierno de Aznar, la definió como “una reforma positiva para España.” La flexibilidad que introduce, según Pimentel, salvará muchos puestos de trabajo y empresas porque permitirá adaptarse más rápido al mercado. El Exministro ya pidió, en un artículo de opinión a principios de este año, ir hacia unas relaciones laborales más modernas y europeas y menos “paternalistas.” También la mayoría de directivos de RH de grandes compañías españolas le ponen buena nota a la reforma, ya que esperan que fomente la creación de empleo a largo plazo.

Una vez vistas dos visiones opuestas, Évole viajó a Alemania (una especie de viaje al futuro tal y como se define en el programa) y charló con un project manager español que trabaja en Colonia y una camarera también española que tiene dos miniempleos. Es decir, las dos caras del ‘milagro alemán’: la empresa del primero es un ejemplo de productividad y éxito, con buenos salarios y condiciones, mientras que la camarera es una de tantos que cobran poco más de 300 euros al mes con los famosos minijobs.

“Hay más gente con trabajo que nunca. Gracias, Alemania”, reza un cartel  de propaganda del gobierno. La reforma laboral alemana empezó en 2003 con la premisa de que el trabajo debía ser más barato y más flexible para evitar que las empresas abandonaran el país, según el sociólogo Antonio Brettschneider, entrevistado por Évole. En tres años se redujo el desempleo de 5 a 3 millones. “Hay menos paro pero la sociedad no ha mejorado nada los últimos 10 años,” advirtió Brettschneider. “El milagro alemán es más precariedad laboral: más trabajos mal pagados y peores condiciones.”

“Nos dieron  a elegir entre más paro o más desigualdad. Y elegimos más desigualdad,” concluyó el sociólogo.

Puedes ver el programa completo en la web de La Sexta: http://www.lasexta.com/lasextaon/salvados/completos/salvados__reforma_a_la_alemana/582853/1

{iarelatednews articleid="9317,9333,9363,9377,9747"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.