La civilización es “una cadena intacta que se remonta a decenas de miles de generaciones atrás. ¿Qué pasaría si esto se rompiera? Es un hecho a tener en cuenta a medida que la Inteligencia Artificial avanza”. Así lo dicen en un vídeo de TED-Ed a partir de una entrevista con el profesor y experto en Inteligencia Artificial, Stuart Russell. En este cortometraje explican qué efectos podría llegar a tener en la economía una tecnología tan sofisticada una vez se desarrolle plenamente, y cómo la automatización de muchos empleos podría afectar también a la clase trabajadora.

¿Cómo la IA cambiará al mundo?

Desde TED-Ed, una plataforma para difundir investigaciones sobre distintos campos de estudio, nos traen una animación a partir de una entrevista con Stuart Russell que ilustra el funcionamiento de la Inteligencia Artificial comparándola con el comportamiento humano. Uno de los ejemplos más claros que se proponen es pedir, tanto a una IA como a una persona, que nos vayan a comprar un café. Si bien en ambos casos entenderán la tarea, a la IA se le deben programar todas las especificaciones posibles (si hay cola hazla, si es muy caro ve a otro sitio). Una persona, en cambio, puede presuponer todas estas variantes, y te preguntará lo que prefieres que haga antes de tomar una decisión.

De todas maneras, los problemas que pueden tener las máquinas para tomar decisiones e identificar el objetivo real de lo que le pedimos, se podrán ir superando a medida que se desarrolle la programación necesaria. El siguiente paso es que la IA se establezca en muchos más sectores de la economía: ¿qué ocurrirá entonces?

 


La automatización del trabajo y el “desempleo tecnológico” a partir de tener máquinas con IA muy sofisticadas hace tiempo que preocupa a gran parte de la sociedad. La gestión de las civilizaciones en manos de las máquinas no presenta un futuro muy esperanzador, como se trata en libros como The Machine Stops (E. M. Foster, 1909) o en la película WALL-E (Pixar, 2008), donde la dependencia de los humanos con las máquinas hace que se vuelvan débiles e “inútiles”.

El gran debate a pie de calle es si las máquinas serán realmente capaces de sustituirnos. La automatización reduce los gastos en personal, pero no tienen la iniciativa ni el imaginario que caracteriza a los humanos para resolver problemas y superar obstáculos. Las IA pueden asumir los trabajos más pesados y monótonos, y con los cambios estructurales adecuados se podría evitar que la tecnología sustituya a las personas en muchos ámbitos.

Los últimos estudios han demostrado que la Inteligencia Artificial se irá instaurando en el mercado y la sociedad progresivamente, por lo que hay tiempo para preparar unos procesos de adaptación adecuados. No existe una fecha clara de cuándo dispondremos de una IA plenamente desarrollada y útil para propósitos generales; algunos consideran que dentro de este mismo siglo podríamos llegar a ese punto, y otros creen que será en algún momento "entre dentro de 5 o 500 años, y harán falta muchos Einsteins para conseguirla".

Acceso a la TED Lesson animada: https://www.ted.com/talks/ted_ed_how_will_ai_change_the_world/transcript?language=es&subtitle=es

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.