¿Cómo será el futuro del trabajo? Son muchas las dudas que nos surgen a la hora de responder. Sin embargo, algo parece estar muy claro: las necesidades del mercado laboral del futuro van a ser muy distintas a las actuales y los robots van a adquirir un gran protagonismo. La Fundación Cotec para la Innovación reflexiona en torno a estas cuestiones en un documental en dos partes que lanzó hace unos meses como parte de su campaña de sensibilización #MiEmpleoMiFuturo. 

Mi empleo mi futuro

La Fundación Cotec, cuya misión es promover la innovación como motor de desarrollo económico y social, lanzó la campaña #MiEmpleoMiFuturo con el objetivo de fomentar el debate acerca de la necesidad de acompañar la llegada de la Cuarta Revolución Industrial con iniciativas políticas. En el documental, realizado con el Instituto para el Avance de la Narrativa siguiendo la técnica del Visual Thinking, se hace un llamamiento a la clase política para que se anticipe a las importantes transformaciones que están por venir y garantice que la automatización tenga un impacto positivo en el empleo del futuro y, en general, en la vida de las personas. Con este propósito se reclaman cambios en el sistema educativo, además del establecimiento de códigos éticos para el uso de la tecnología y de una mayor protección del talento. Todo ello debería servir para evitar que se fomente el precariado y que la automatización suponga una amenaza para la clase media, que ahora mismo constituye el gran grueso de la población en los países desarrollados. 

La humanidad ha experimentado grandes cambios en los últimos dos siglos, que han hecho posible una importante evolución en términos de bienestar. El porcentaje de población con acceso a la educación básica y con acceso a vacunas son una evidente muestra de ello, como también lo es la significativa reducción de la pobreza extrema. Pero ¿cómo hemos conseguido avanzar tanto? El documental que, por cierto, nos descubrió la Directora de Personas, formadora, consultora y miembro del Consejo Asesor de la Fundació Factor Humà, Esther Sánchez, nos da una respuesta clara en este sentido. El motor del cambio han sido las revoluciones industriales. Y ahora, que estamos frente a la Cuarta, debemos ser conscientes de que el modo de hacer las cosas que ha funcionado hasta ahora no va a ser el más adecuado en un futuro cercano. 


Las máquinas son mejores que las personas a la hora de realizar trabajos repetitivos y especializados. Son mejores, pues, en el manejo de datos y en tantas otras tareas que hoy en día siguen empleando a una parte significativa de la población. Y ni siquiera necesitan descansar. No podemos competir con ellas en este terreno, ¡pero este no debe ser un motivo para la desesperación! Hay un estudio que apunta que la automatización destruirá 75 millones de empleos en los próximos cuatro años. Sin embargo, creará otros 133 millones. Desaparecerán los trabajos rutinarios y se crearán nuevos empleos bien remunerados (supervisión, programación, diseño de robots, etc.). Los datos son muy esperanzadores, pero en el documental de la Fundación Cotec se señala una cuestión realmente preocupante: “El problema es que dichos puestos de trabajo requieren de un nivel de estudios alto y no todo el mundo se lo puede permitir”, apunta el narrador. 

También hay algunos trabajos que no requieren de estudios superiores y que las máquinas no pueden hacer. Pero los salarios son bajos y se trata de empleo generalmente temporal. Estamos hablando, por ejemplo, de los 'riders' de comida rápida. Vemos, pues, como con la automatización corremos el riesgo de fomentar la precariedad y la polarización de la sociedad: “los puestos de trabajo con sueldos bajos o altos son los únicos que crecen, mientras muchos de clase media están amenazados”, afirma el narrador del documental. 

Otra cuestión que preocupa a quiénes han realizado el documental es que el sistema educativo moderno se basa en potenciar aquellas habilidades que son más propias de los robots que de los humanos, como es el caso de la memorización de datos y contenidos, dónde nuestra capacidad es naturalmente limitada. Según explican desde la Fundación Cotec, lo que se debería hacer es orientar la educación hacia aquellos terrenos en los que las personas no tenemos competencia. Se trataría, pues, de potenciar habilidades exclusivamente humanas como la improvisación, la creatividad, el pensamiento crítico, etc. 

En definitiva, este documental logra su propósito. Nos hace reflexionar alrededor de una pregunta: ¿Qué se puede hacer ante esta situación? El primer paso es abordar la gran cantidad de temas que afectan al empleo del futuro desde el ámbito político. Sin embargo, en el documental se expone una teoría que explica el motivo por el cual no se está hablando de la creciente automatización ni de sus consecuencias futuras: la Ventana de Overton, según la cual en cada época sólo hay espacio para debatir una cierta cantidad de temas y lo que está fuera de dicha ventana se considera peligroso o estúpido. Es por ello que a través de esta campaña, que ya apoyan más de 133.700 personas en Change.org, se pretende captar la atención de los políticos y de la población en general situando esta problemática en el foco. 

 

Acceso al documental “#MiEmpleoMiFuturo: un documental sobre robots, economía, clase media… y el fin del mundo”, de la Fundación Cotec: https://www.youtube.com/watch?v=htAnVeMtrr8 (Parte 1), https://www.youtube.com/watch?v=-z5z8aGRSQ0 (Parte 2)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.