Es innegable que la crisis sanitaria por la pandemia de coronavirus ha tenido importantes consecuencias sobre la economía. Sin embargo, para empezar el año, el economista Fernando Trias de Bes nos explica con un vídeo que las cosas no van tan mal como quieren hacernos creer los medios de comunicación. ¿Pero cuáles son los datos reales de la evolución de la economía que le llevan a ser tan positivo?Feliz economía y próspero año 2021

Las malas noticias venden más que las buenas. Lo explica el célebre escritor y economista Fernando Trias de Bes en base a un estudio que realizó la Universidad de Princeton en el año 2019. Dicha investigación, que se basaba en observar las reacciones fisiológicas y psicológicas de las personas, concluyó que las noticias negativas captaban más la atención que las que se consideraban positivas o neutrales. No es de extrañar, pues, que en una situación tan compleja como la que se deriva de la pandemia de la Covid-19, predominen aquellas noticias que generan una infinidad de sensaciones o emociones negativas: pesimismo, tristeza, frustración, etc. Y, según Trias de Bes, las informaciones del ámbito económico no son una excepción.

En este contexto, nos ofrece una dosis de positividad con su análisis de la situación económica actual. Se refiere, en primer lugar, a la evolución del índice de confianza empresarial y del PIB durante el año pasado. Tal y como expone el economista, en el segundo trimestre de 2020 se produjo una caída del PIB sin precedentes y el índice de confianza empresarial también se derrumbó. En cambio, cuando en el tercer trimestre se empezó a recuperar la economía y el dato del PIB subió significativamente, se observó que el ritmo al que se movía el índice de confianza empresarial era mucho más lento. ¿Puede ser que los medios de comunicación influyeran en el ánimo y en la confianza de las organizaciones? Trias de Bes considera que sí y lo argumenta explicando que todos los medios se hicieron eco del desplome sin precedentes del PIB. Sin embargo, prácticamente ningún periódico recogió el dato del PIB cuando empezó a ser más esperanzador. 

Los desalentadores datos de empleo de este último año también han ocupado las portadas de los periódicos. Sin embargo, podrían haber sido analizados desde perspectivas más optimistas. Trias de Bes explica que cuando José María Aznar presidia el Gobierno de España, período que entonces se consideró económicamente una “época dorada”, la tasa de paro se llegó a situar en el 13,2%. Obviamente, los datos fueron mucho peores durante la crisis económica que estalló en 2008, momento en el que la tasa de desempleo llegó al 22,6%. Cabe destacar que el dato actual es del 15,3%, lo que lleva al economista a recordarnos que “supera únicamente en dos puntos a la década prodigiosa y es siete puntos inferior a la crisis de 2008”. Así pues, es cierto que se ha producido un aumento del desempleo durante el año 2020, pero los datos demuestran que no es tan alarmante como parece a priori.

Además, tampoco podemos olvidar que no todos los sectores de actividad se han visto afectados del mismo modo por la pandemia. El 60% de la caída del PIB en 2020 se produjo en los sectores del comercio, el transporte y la restauración. En cambio, otros sectores se han visto mucho menos perjudicados. Por eso, Trias de Bes afirma que: “la economía está sufriendo, pero principalmente en sectores muy concretos. Se trata de una parada económica muy condicionada por el confinamiento.”

Otra información preocupante que se dio a conocer en el mes de septiembre de 2020 fue el aumento del número de empresas disueltas en España. ¿Por qué a finales de verano se produjeron más disoluciones? El economista da una explicación muy sencilla: las notarías estuvieron cerradas desde el confinamiento domiciliario del mes de marzo, de modo que muchas empresas no pudieron llevar a cabo dicho trámite hasta que las notarías volvieron a su actividad normal. Además, si se observa el dato acumulado, es muy parecido al de otros años. Y aún hay más razones que nos invitan a ser optimistas. Tal y como explica Trias de Bes en su vídeo, los datos de morosidad y endeudamiento que durante los últimos meses han suscitado comentarios negativos, también son esperanzadores. 

Por último, el economista habla de una dificultad a la que deben hacer frente las organizaciones: la imposibilidad de planificar su actividad. Si algo ha caracterizado la crisis de la Covid-19 es su imprevisibilidad. Sin embargo, aunque no haya una fecha exacta que las organizaciones puedan marcar en el calendario para la vuelta a la normalidad, se empieza a ver la luz al final del túnel. La vacunación nos irá acercando poco a poco a la inmunidad de grupo y, a medida que se avance por ese camino, la confianza de las organizaciones va a aumentar. Hasta entonces debemos ser positivos porque, como explica Trias de Bes, “los indicadores económicos más importantes no se han estropeado tanto como parece”. 

Después de escuchar sus palabras nos damos cuenta de que nos enfrentamos a un futuro incierto, pero que no nos faltan motivos para la esperanza.   


Acceso al vídeo “Feliz economía y próspero 2021” de Fernando Trias de Bes: https://www.youtube.com/watch?v=0gmZB7uA0a4

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.