“Siempre habrá algún drama en el trabajo pero, con voluntad, podemos aprender a minimizarlo”, afirma Anastasia Penright, emprendedora y consultora de iniciativas empresariales. Cuenta como hacerlo en una charla TED, durante la cual expone cinco pasos a seguir para favorecer que haya una buena convivencia en el entorno laboral, para evitar situaciones innecesarias que puedan generar nervios y frustración y para lograr que todos estemos centrados en lo realmente importante.

Cinco pasos para alejarte del drama en el trabajo

En esta charla TED, que tuvo lugar en Carolina del Norte (Estados Unidos) en febrero de 2020, Anastasia Penright explica que en todos los trabajos se pueden producir situaciones molestas que añaden estrés adicional a la propia actividad laboral. ¿Cuándo podemos hablar de “drama” en el trabajo? En aquellos momentos en los que la gente te crispa los nervios, no por el trabajo en sí. Para evitar este tipo de situaciones, Penright ha pensado en cinco pasos que nos pueden ayudar a convivir mejor con nuestros compañeros de trabajo y a evitar el drama.

¿Cuál es la primera recomendación de Penright? Retroceder y reflexionar sobre nuestra actuación en situaciones de drama. Así pues, la consultora recomienda que hagamos introspección para evitar repetir en el futuro los errores que ya hemos cometido. Un error que se produce de forma bastante frecuente es desahogarse con la persona equivocada. Penright plantea una situación hipotética: debemos realizar un trabajo en grupo y, después de repartir las tareas, una persona desaparece. En consecuencia, hay alguien que debe realizar trabajo adicional. Ante esta situación que nos provoca rabia y frustración nos desahogamos con otra persona del grupo, pero posteriormente nos damos cuenta de que esta se lo ha contado a quién había desaparecido. ¿Vale la pena tratar de saber por qué no fue discreto/a? No. En este primer paso, debemos ser capaces de detectar nuestros errores. Debemos darnos cuenta de que nos hemos equivocado de confidente y aprender de ello.

A menudo nos planteamos situaciones hipotéticas que podrían suceder y que nos hacen sentir rabia o enfado. Sin embargo, estas situaciones no son reales, sino que nos anticipamos a ellas pensando que así podremos manejarlas mejor si realmente suceden. Es por eso que el segundo paso que Penright nos recomienda seguir es volver a la realidad. Lo mismo debemos hacer cuando las especulaciones de los demás influyen en nuestra conducta. Por ejemplo, es habitual que si alguien del entorno laboral está triste y los demás lo perciben, haya quien ponga de manifiesto los posibles motivos por los que se encuentra en esta situación. ¿Son estos motivos reales? Posiblemente no. Es bueno que huyamos de las historias que nos creamos en nuestra mente y de las que se inventan los demás. Debemos dejar de estresarnos por cosas que no han pasado, debemos aprender a “volver a la realidad”.

También es muy necesario desahogarse y liberarse de vez en cuando. Es bueno tener a alguien de confianza a quien le podamos contar nuestros problemas o frustraciones. Sin embargo, según Anastasia Penright, debemos hacerlo siempre en un tono positivo para lograr aprender de las situaciones vividas. Por lo tanto, el tercer paso va asociado a un objetivo claro: aprender a convertir las sesiones de desahogo en una conversación productiva.

La cuarta recomendación de la emprendedora tiene que ver con aprender cuándo, cómo y a través de qué canales es más adecuado mantener una determinada conversación. Para hablar con otra persona y conseguir buenos resultados, es importante que estemos predispuestos a entender su perspectiva y que tengamos en cuenta que todos somos diferentes y tenemos distintos estilos de comunicación. En cuanto a los canales, no podemos olvidar que las comunicaciones escritas a menudo pueden ser malinterpretadas. Por ejemplo, en un correo electrónico no percibimos el tono con el que la otra persona se dirige a nosotros y, seguramente, esto ha producido algún enfado innecesario. Por eso, hay que saber cuando es necesario levantar el teléfono o mantener una conversación cara a cara, aunque pueda parecer más difícil.

El último paso que debemos seguir para alejarnos de las situaciones de drama, es aprender a reconocer aquellos momentos en los que no vale la pena gastar energía en mantener una conversación con alguien aunque nos haya decepcionado. Tenemos que aceptar a las personas como son y debemos percibir cuándo es el momento correcto para alejarnos de alguien.

Optar por seguir estas cinco recomendaciones es optar por recorrer el camino difícil. Sin embargo, con el paso del tiempo, nos daremos cuenta de que es la mejor opción. Aquellas situaciones insignificantes que en algún momento nos hicieron caer en el drama, ya no nos molestarán tanto si se repiten en el futuro.

 

Acceso a la conferencia TED@WellsFargode Anastasia Penright: https://www.ted.com/talks/anastasia_penright_5_steps_to_remove_yourself_from_drama_at_work?language=es

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.