Los adelantos tecnológicos marcarán la diferencia entre el mundo que conocemos hoy en día y el del futuro. El programa No pot ser! de TV3 nos ayuda a hacernos una idea de los cambios que se pueden producir en las próximas décadas y, recientemente, se adentró en el Massachusetts Institute of Technology (MIT). En un recorrido por sus instalaciones, el conductor del programa, Jordi Basté, descubrió la parte más humana de uno de los epicentros de la innovación tecnológica a nivel mundial.MIT

Desde su fundación, en 1861, del Massachusets Institute of Technology han salido incontables inventos, desde el fax hasta el GPS, pasando por la pantalla táctil y el reconocimiento de voz. Todas estas innovaciones, que hoy en día están plenamente incorporadas a nuestra cotidianidad, han sido posibles porque el MIT cuenta con estudiantes procedentes de todo el mundo que son considerados los mejores en las disciplinas en que se forman. Todos ellos están dispuestos a dedicar mucho tiempo y esfuerzo a su propia formación y a la investigación. Lo demuestra el hecho que ochenta y cinco Premios Nobel se han formado en este Instituto. Pero, ¿qué lo hace tan especial? Gideon Lichfield, Editor Jefe de la MIT Technology Review, considera que el éxito del MIT tiene que ver con la importante investigación científica que se realiza, que combinada con la vertiente más educativa y comercial que ofrece, lo convierten en uno de los centros de conocimiento más importantes del mundo. Así pues, el MIT une investigación, educación y comercialización en un único espacio.

En su recorrido por los pasillos y laboratorios del MIT, Jordi Basté descubre algunos de los inventos más destacados en los que están trabajando tanto alumnos como profesores. Uno de estos es el primer robot acróbata, conocido como el Mini Cheetah, que ha sido ideado para utilizarlo en tareas de salvamento, como incendios o terremotos. Viendo la creciente evolución de estos robots, que pronto podrán llevar a cabo tareas que hasta ahora eran esencialmente humanas, nos podemos hacer una ligera idea de cómo será el mercado laboral del futuro. Es indudable que los robots tendrán una gran presencia, pero esto no quiere decir que cumplan los requisitos necesarios para sustituirnos. Así lo explica Sangbae Kim, Director del Biomimetic Robotics Lab, que puntualiza que los robots no tienen capacidad para tomar decisiones sino que son los humanos que hay detrás los que tienen que asumir el mando.

video

A pesar de que la tecnología juega un papel clave en este Instituto, tienen claro que el centro son las personas que trabajan y estudian. Detrás de las múltiples innovaciones que se están llevando a cabo actualmente, hay más de 11.000 alumnos y 900 profesores. Cómo afirma su Vicepresidente Ejecutivo y Tesorero, Israel Ruiz, en el MIT solo entran “los mejores de los mejores”. Aunque en esta institución la exigencia es un requisito indispensable, hay también un trato humano, próximo y generoso. Ruiz lo ejemplifica a través de su propia experiencia. En su primer día como estudiante del MIT vio escrito en una puerta el nombre de Paul Samuelson, reconocido profesor y Premio Nobel de Economía. Decidió llamar a la puerta y Samuelson le invitó a pasar y le animó a explicarle sus planes para poderle orientar. Así pues, el trato personal y próximo es también un rasgo característico del Massachusets Institute of Technology. 

Además, en el MIT entienden que la educación no solo se puede basar en la ciencia y en la tecnología, sino que también debe haber una vertiente ética, de artes y de literatura. Es así como preparan a sus alumnos y como han conseguido tejer una red de talento. También en relación con la construcción de esta red de talento, consideran que el coste de los estudios no debe suponer un impedimento para que aquellos que tengan meritoriamente la capacidad de estudiar en el MIT puedan hacerlo. “La formación tiene un precio, pero nunca debe ser una barrera para las mentes más brillantes”, explica Israel Ruiz. 

En definitiva, el Massachusets Institute of Technology ofrece una formación integral a sus alumnos, fomentando la colaboración y posibilitando la investigación más avanzada. Es un espacio que nos permite intuir cómo será el futuro a nivel tecnológico y científico, pero que nos recuerda que detrás de las máquinas se encuentra la mente humana que las idea y que las hace funcionar. Es también gracias a esta mirada humana que el MIT se ha posicionado al frente de las mejores universidades del mundo.  

 

Acceso al reportaje “MIT: fabricant el futur” del programa No pot ser! de TV3: https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/no-pot-ser/mit-fabricant-el-futur/video/6042714/

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.