La crisis del coronavirus ha hecho que la ciudadanía ponga más en valor la importante labor de las y los profesionales del ámbito sanitario. Pero no son los únicos que realizan un trabajo esencial para garantizar el bienestar de la sociedad. En el programa Planta Baixa de TV3, presentado por Ricard Ustrell, se ponía hace pocos días el foco en otro colectivo: los trabajadores y las trabajadoras de los supermercados, que realizan un trabajo imprescindible para que la sociedad siga funcionando en plena cuarentena. 

Las bajas laborales en los supermercados se han duplicado

Las personas que trabajan en los supermercados, en la agricultura, en servicios de limpieza, en la recogida de basuras, en el reparto a domicilio y en el transporte de mercancías son las otras heroínas de esta situación de emergencia sanitaria. Aunque son trabajos a menudo con salarios bajos y que han sido poco valoradas hasta ahora, la pandemia ha demostrado que son esenciales para cubrir las necesidades vitales básicas del conjunto de la ciudadanía. Por este motivo, las personas que las realizan se han visto obligadas a continuar desarrollándolas asumiendo un elevado riesgo de contagio, no sólo para ellas, sino también para su entorno más cercano.

Dicho riesgo para la salud se suma a otros factores que han hecho que su trabajo fuera más complejo desde que se extendió la pandemia. A las tareas que realizan habitualmente las personas de los supermercados, hay que añadir la desinfección constante de las instalaciones y el control del aforo del establecimiento. Además, durante los primeros días de la crisis en nuestro país, las situaciones de tensión y las disputas entre clientes fueron frecuentes debido a la compra masiva y al agotamiento de algunos productos. En consecuencia, una parte de la plantilla se tuvo que dedicar a reponer las estanterías de forma constante.

Planta Baixa de TV3, presentdo por Ricard Ustrell

La sobrecarga de trabajo ha provocado el agotamiento físico y mental del personal que trabaja en establecimientos dedicados a la venta de productos alimenticios. Estas circunstancias se han traducido en un aumento significativo del número de bajas laborales en el sector, que también se explican por la necesidad de ausentarse de aquellas personas que han sufrido los síntomas de la Covid-19. Según cifras que ofrece UGT Catalunya, las bajas entre las empleadas y los empleados de los supermercados han pasado del 5% antes de la crisis del coronavirus, al 10% tras dos meses en situación de estado de alarma. Calculan, pues, que unas 50.000 personas han cogido la baja laboral durante los últimos dos meses.

La mayor parte de cadenas de supermercados han intentado solucionar esta compleja situación optando por la contratación de nuevo personal. Montse Verdaguer, Gerente de un supermercado Esclat en Osona, explica en el programa Planta Baixa que en su caso ya tienen la situación controlada. "Actualmente tenemos el personal necesario en las tiendas porque hemos hecho una contratación de aproximadamente 750 personas para compensar las sobrecargas de trabajo", afirma.

Aunque en la mayor parte de casos se han tomado medidas para disminuir la carga de trabajo, algunas cadenas de supermercados también han decidido compensar económicamente el esfuerzo extraordinario de estas personas. Caprabo, por ejemplo, ha decidido dar una bonificación de 240 €, ligándola de todas maneras a algunas condiciones como los beneficios obtenidos por la empresa y la jornada laboral de cada empleado. Los sindicatos, por su parte, piden que se tomen también otras medidas, como la compensación de las horas extra con días de vacaciones.

El reconocimiento al trabajo realizado no sólo ha llegado por parte de las propias empresas, sino también por parte de los clientes. Según explican algunos empleados de los supermercados, la mayor parte de la sociedad está poniendo en valor su trabajo y se lo demuestran a diario con palabras de ánimo y agradecimiento. Sin embargo, hay algunas excepciones. En casos puntuales han tenido que hacer frente al recelo de algunas personas hacia aquellas que continúan en activo durante la pandemia porque desarrollan tareas esenciales. Así lo recogía últimamente el diario de información general 20 Minutos, que explicaba el caso de un grupo de vecinos que pedía a la cajera de un supermercado que abandonara su casa mientras dure la pandemia del coronavirus para evitar contagios entre el vecindario. Este, afortunadamente, no es un punto de vista generalizado.

En definitiva, la pandemia del coronavirus ha servido para poner en valor los trabajos poco reconocidos, con salarios más bajos e incluso más susceptibles de ser automatizados en un futuro. Será bueno que lo recordemos cuando llegue la nueva normalidad y ellos y ellas continúen trabajando para que nosotros tengamos a nuestro alcance todo lo esencial para vivir.

 

Acceso al reportaje "Las bajas laborales en los supermercados se han duplicado" del programa Planta Baixa de TV3: https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/planta-baixa/les-baixes-laborals-als-supermercats-shan-duplicat/video/6042470/

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.