Todo cambia, a una velocidad cada vez más rápida. Y requiere de nosotros un ajuste, que en ocasiones creemos no vamos a poder asumir... Pero sí que podemos.

Tenemos tiempo, tenemos vida

Estamos frente a un momento nunca vivido. Un momento que jamás pensábamos, o al menos yo, no pensaba que jamás iba a vivir. Un momento que me está haciendo vivir el tiempo de otra manera. 

¿Pero a qué nos referimos cuando hablamos de tiempo? Los griegos tenían dos palabras para definir el tiempo. Una era KRONOS y otra KAIRÓS. Kronos representa el tiempo cronológico, el que se mide en horas, minutos y segundos, y Kairós representa el tiempo de calidad, ése en el que estás tan metido en la experiencia que no sabes qué hora es. Son 2 conceptos que ponen en evidencia nuestra manera de vivir, nuestra manera de organizarnos, nuestra manera de hacer, de tomar decisiones…

Otra referencia que tenemos del tiempo tiene que ver una visión económica y con su duración temporal. Los conocidos corto, medio y largo plazo. Periodo que van desde 1 año cuando pensamos en el corto plazo  hasta 10 años, cuando pensamos en el largo plazo.

Han pasado ya casi 70 días desde aquel 14 de marzo en el que se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por la COVID-19 Se dice rápido pero, son más de 2 meses. En estos días han pasado muchísimas cosas. Nadie ha salido indemne de esta pandemia. Diferentes grados de afectación personal a nivel de salud y a nivel económico. Hemos transitado por muchísimas emociones, consciente o inconscientemente. Nos hemos explicado los hechos que nos iban pasando como buenamente hemos podido.  Y tenemos la suerte de seguir.  

En estos 2 meses ha cambiado por completo la vivencia del tiempo para mí. El corto plazo ya no es un año, es mañana. El medio plazo es la semana próxima y el largo plazo es quizás el mes que viene. Se ha acelerado todo. Y es importante tenerlo en cuenta porque necesitamos generar la flexibilidad y capacidad de adaptación necesaria para estos nuevos ritmos. 

En ocasiones siento que estoy más pendiente de resistir que de avanzar. Resistencia tiene que ver en la capacidad de sostener una situación adversa (capacidad de aguantar). ¿Cuánto más tiempo seré capaz de sostenerla? Si la fuerza de esta situación acaba manteniéndose superior a nuestras propias fuerzas, nos rompemos. Ahora es el momento para aplicar la resiliencia. Esa capacidad que nos dará recursos para afrontar la situación adversa y aprender de nuestra propia respuesta para otras situaciones.

Algo que a mí me sirve para seguir avanzando, y quiero compartir con vosotros es:

  • Conectarme con lo que me da sentido: conéctate con tu Kairós usando la frase de Nietzsche como inspiración, “Quien tiene algo por qué vivir, es capaz de soportar cualquier cómo”. ¿Cuál es tu algo?, ¿Qué es lo que te da sentido?, ¿Qué, de tu día a día, te aporta plenitud? Lo que respondas a estas preguntas es lo que te dará centro. Es lo que te guiará en estos momentos de incertidumbre.
  • Darme permiso a sentir: reconoce cómo te sientes para avanzar. Legitima tus emociones. Todas las emociones tienen alguna función que las hace útiles. Adaptarte al momento e interactuar con otros son 2 de sus funciones principales. 
  • Modificar mi diálogo interno: el miedo, la rabia, la tristeza son legítimos. Cuando los siento reviso cómo me hacen explicarme lo que pasa y modifico esa conversación interna. Tú también puedes hacerlo.  Incorpora palabras como… puedo, haré, soy capaz, quiero…
  • Y reconocer qué fortalezas tengo para sobrellevar esta situación: al finalizar el día repaso lo hecho, lo vivido, lo sentido y pongo en valor todo aquello que me ha acercado a mi Kairós. A lo que para mí tiene sentido. Reconócete tú también. Te lo mereces. 

¡Son 4 tips que a mí me sirven y espero que a ti también te faciliten la gestión del momento actual y seguir viviendo!

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.