“Las máquinas pueden predecir pero les falta la parte más importante: la conciencia”, explica el economista Xavier Sala i Martín, invitado central del séptimo capítulo del programa Revolució 4.0. En el programa, que se ha estrenado en versión televisiva en TV3 después de tres temporadas en antena en Catalunya Ràdio, se analiza como la tecnología puede cambiarnos la vida y se pone sobre la mesa una cuestión controvertida: ¿los robots nos dejarán sin trabajo?

els robots ens trauran la feina

En el debate, conducido por la presentadora Xantal Llavina, la respuesta a esta pregunta parece unánime: los robots no nos lo van a quitar. Para argumentarlo se cita al célebre investigador Henrik Schärfe “la robótica no consiste en reemplazar a las personas, sino en aprender más cosas de nosotros mismos”. A partir de esta reflexión podemos entender que los robots y la Inteligencia Artificial no tienen que ser vistos como una amenaza a la inteligencia humana, sino como una oportunidad para facilitarnos la vida. En este sentido, Xavier Sala i Martín nos recuerda durante el debate que cada vez que ha aparecido una nueva tecnología ha habido cambios en la vida de algunas personas y en algunos ámbitos laborales. Todo hace pensar que ahora, que nos encontramos en medio de lo que se ha denominado “Cuarta Revolución Industrial”, sucederá lo mismo.

De hecho, si nos fijamos en el pasado podemos concluir que la aparición de una nueva tecnología afecta directamente al mercado laboral. Sala i Martín explica que a menudo los cambios tecnológicos van acompañados del abaratamiento de precios derivado del aumento de la producción. Como consecuencia, incluso pueden llegar a aparecer nuevos sectores de actividad. Es el caso de la invención del automóvil, que en Cataluña tuvo en su momento un efecto inesperado: la aparición y auge del turismo. La gente que vivía en grandes ciudades como Barcelona tuvo la oportunidad de desplazarse fácilmente hasta la Costa Brava, fomentando así el turismo en la zona. Y, ¿cómo se tradujo este cambio de hábitos en el terreno laboral? El sector del turismo daba empleo a mucha más gente que la utilización de los caballos como medio de transporte. Por lo tanto, ciertamente hubo gente que perdió su trabajo como consecuencia de la aparición del automóvil, pero dicha invención también generó nuevas oportunidades laborales en otros sectores.

Sin embargo, en este caso el economista vaticina que más que aparecer nuevos trabajos lo que pasará será que algunos serán modificados. Además, tampoco niega que algunas tareas concretas están condenadas a desaparecer. Es el caso, por ejemplo, de los trabajos que se basan en hacer predicciones, puesto que la Inteligencia Artificial utiliza millones de datos que permiten hacer conjeturas. Esto afectará a profesiones como la Medicina, donde las tareas de predicción podrán ser sustituidas. No implica, sin embargo, que el trabajo de médico esté en peligro. Tal y como expone Sala i Martín, “la aplicación del sentido común, el hecho de coger la mano del paciente para tranquilizarle y la empatía son cosas que no tendrá nunca un robot”. La conciencia y la versatilidad de la inteligencia humana nos distinguen de los robots, que están muy lejos de tener valores y criterio.

(Vídeo en catalán)

Tener sentido de la ética tampoco es una característica que se pueda atribuir a un robot. En ese sentido, la profesora de investigación del Instituto de Robótica CSIC-UPC, Carme Torras, afirma en el programa que “hay que regular y fijar unas normas que los robots no puedan infringir”. Torras recuerda que es importante que las personas que desarrollen la tecnología sean conscientes de los riesgos éticos que implica el uso de la Inteligencia Artificial. En este sentido, el Fundador y CEO de la empresa Quantion, Jordi Griful, expresa su preocupación por un posible uso indebido de la tecnología. Griful considera que “si la posible falta de ética se junta con la codicia, algunas empresas podrán llegar a concentrar mucho poder.”

Si las empresas hacen un uso cuidadoso y responsable, el desarrollo de robots y de la IA puede ser leído en positivo. De hecho, en Catalunya el sector público también está asumiendo la IA como un reto y pretende impulsar su uso en empresas e instituciones. Dani Marco, Director de SmartCatalonia de la Generalitat de Catalunya, explica que hace unos meses se creó un grupo de trabajo formado por expertos con el objetivo de definir una estrategia de país en IA denominada “catalonia.ai”.

Por otro lado, en el programa emitido en TV3 se recuerda que caminamos hacia un futuro donde tomará gran importancia lo que se conoce como Internet de las cosas. Según otro de los participantes en el programa, Genís Roca, experto en transformación digital de RocaSalvatella y miembro del Consejo Asesor de la Fundació Factor Humà, venimos de una etapa en el que Internet ha sido muy social pero nos dirigimos hacia un nuevo periodo en el cual cualquier objeto podrá estar interconectado con otros. Para ejemplificarlo, explica que “en un futuro los fabricantes de automóviles dejarán de hablar con nosotros y contactarán directamente con nuestro coche para saber cuándo hay que cambiarle el aceite.”

Parece evidente que la Inteligencia Artificial y los robots nos cambiarán la vida, tanto en el ámbito personal como en el laboral. Según el economista Alexandre González, en España se perderá un 12% de los trabajos en los próximos dos años y a nivel mundial en tan solo una década el 40% de los trabajos habrán experimentado cambios significativos. Aun así, este no será un motivo de alarma mientras los robots no puedan sustituir algunos roles que son exclusivamente humanos.

 

Acceso a “Els robots ens trauran la feina?” del programa Revolució 4.0 de TV3: https://www.ccma.cat/tv3/alacarta/revolucio-4-0/els-robots-ens-trauran-la-feina/video/5880292/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.