“Cuando los integrantes de un mismo equipo se reúnen para compartir sus historias de fracaso, se facilita la colaboración y se estrechan los vínculos”. Así lo afirma en una reciente charla TED la Cofundadora de la plataforma Fuckup Nights y Directora Ejecutiva del centro de investigación Failure Institute, Leticia Gasca. Esta emprendedora mexicana considera que en algunos países una legislación poco amigable tiene un gran impacto en la forma de gestionar el fracaso o posterior cierre de un negocio.

Una nueva manera de hablar de fracaso en las organizaciones

Leticia Gasca empieza la charla TED, que tuvo lugar en abril de 2018 en Nueva York, recordando que son muchos los pueblos que a lo largo de la historia han gestionado el fracaso públicamente. Desde los griegos en el 800 a.C. hasta los franceses del siglo XVII, pasando por la Italia premoderna. Todos estos pueblos optaban por señalar públicamente a las personas que no tenían éxito en sus negocios. En el caso de los griegos, obligaban a aquellos que habían fracasado a sentarse con un cesto sobre la cabeza en medio del ágora. En Italia, en cambio, conducían a los amos de negocios fracasados totalmente desnudos hasta la plaza pública, dónde eran increpados por otros ciudadanos. Siglos después, los franceses anunciaban la bancarrota de los empresarios en el mismo escenario, la plaza pública, y les obligaban a llevar puesta una boina verde.

Actualmente ya no se humilla públicamente a los emprendedores, pero es habitual que las personas que han fracasado quieran ocultar sus errores. De hecho, es lo que hizo inicialmente Gasca, que comparte su experiencia de fracaso en un proyecto empresarial. La historia se remonta a su etapa de estudiante, momento en el cual inició una colaboración con un grupo de mujeres indígenas que vivían en una comunidad rural marginal en el centro de México y que se dedicaban a la elaboración de artesanías. Gasca explica que se asoció con algunos de sus compañeros, consiguió la inversión necesaria y, además, destinó el tiempo oportuno a construir el negocio para dar salida a la producción de esas mujeres. En definitiva, siguió todos los pasos que, según le habían enseñado a lo largo de sus estudios de negocios, permitían lograr el éxito en cualquier proyecto empresarial. Aun así, la falta de experiencia y un plan financiero poco realista impidieron que el negocio prosperara y lograra las expectativas previstas.

Su intención inicial había sido generar un impacto positivo en la vida de las artesanas pero, finalmente, tuvo la sensación de que había logrado el efecto contrario. Había fracasado y le tocaba asumirlo, aprender. Gasca aboga para fracasar conscientemente, o “fail mindfully”, vivir con atención todo el proceso que implica cerrar un negocio. Según la ponente, se trata de aprovechar las lecciones aprendidas y cumplir con la gran responsabilidad de compartir los aprendizajes con el resto del mundo.

Tal y como ella misma confiesa, no fue capaz de admitir públicamente el fracaso hasta siete años más tarde, cuando se reunió con un grupo de emprendedores y descubrió que todos ellos tenían historias de decepciones en su trayectoria laboral.

El hecho de ponerlo en común no solo ayuda a conectar con los demás de forma más profunda, sino que te hace más fuerte ante cualquier nueva posibilidad de fracaso. Parece, pues, que verbalizar públicamente el fracaso puede ser a menudo una especie de terapia, aunque no es fácil tomar la iniciativa y explicarlo. En el caso de Leticia Gasca, decidió dar este paso y facilitar que los otros también lo dieran creando la plataforma de eventos FuckUp Nights. Su objetivo era crear un espacio de encuentro dónde todo el mundo pudiera exponer sus experiencias. Además, fue más allá poniendo en marcha incluso un instituto de investigación en la materia, conocido como Failure Institute, que se dedica al estudio del fracaso y sus implicaciones en las personas, los negocios y la sociedad.

De estos proyectos ha sacado algunas conclusiones. Una de las más importantes tiene que ver con las leyes que castigan excesivamente a los emprendedores, dificultándoles el cierre de negocios fracasados. La Fundadora del Failure Institute explica que, en algunos países, la legislación desincentiva la creación de nuevas empresas. De este modo, establece una relación inversamente proporcional entre la intensidad de la actividad emprendedora y las dificultades que conlleva cerrar una empresa en caso de fracaso.

Por otro lado, la emprendedora mexicana habla de diferencias entre hombres y mujeres a la hora de encajar el fracaso. Según apunta, los hombres se recuperan más rápidamente de la experiencia y en menos de un año deciden fundar otro negocio en un sector de actividad diferente. En cambio, las mujeres buscan un puesto de trabajo y no contemplan la posibilidad de abrir un nuevo negocio a corto plazo. Estas diferencias se explican porque las mujeres tienden a pensar que les falta algo para convertirse en emprendedoras de verdad. Es lo que se conoce como Síndrome del impostor. Por lo contrario, los hombres habitualmente consideran que tienen los conocimientos oportunos para lograr el éxito laboral pero que estos tienen que ser aplicados en un ámbito diferente en el cual quizás podrán tener más suerte. También distingue la forma de afrontar el fracaso en Europa con respecto a la tendencia habitual en América. Mientras que los americanos optan por una mayor formación después del fracaso, los europeos a menudo prefieren acudir al terapeuta.

La tendencia americana podría considerarse la forma ideal de encajar este tipo de decepciones, convirtiéndolas en un aprendizaje haciendo uso de la inteligencia emocional. De hecho, no podemos esconder que el fracaso marca de alguna forma la vida de quien lo ha sufrido pero el reto más grande es evitar quedarse estancado en una percepción negativa de uno mismo, que nos aleja cada vez más de la posibilidad de triunfar profesionalmente. Haber fracasado es sinónimo de haber afrontado un reto y, de nuevo, este es el primer paso que hay que dar para lograr el éxito en futuros proyectos.

 

Acceso a la charla TED de Leticia Gasca: https://www.ted.com/talks/leticia_gasca_una_nueva_manera_de_hablar_del_fracaso_en_los_negocios

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.