Hay directivos que siguen pensando que siempre deben tener la respuesta, que siempre tienen que encontrar la solución. Si no somos capaces de mostrarnos vulnerables y empáticos, no podemos generar lo básico de cualquier relación, la confianza. Tenemos un gran trabajo por delante como directivos y managers de cualquier organización, que es la aceptación de la incertidumbre.

10 claves que puedes cultivar para un liderazgo saludable

"Los avances más emocionantes del siglo veintiuno no ocurrirán debido a la tecnología, sino a un concepto en expansión de lo que significa ser humano”. John Naisbitt

"No es fe en la tecnología. Es fe en las personas. La tecnología no es nada, lo importante es que tengas fe en las personas”. Steve Jobs

Alrededor de estas declaraciones me surge una reflexión, y es que no se puede ser un líder saludable sin el coraje de mostrar la vulnerabilidad y tener conversaciones para compartirla. Hay una gran necesidad top-down de poder mostrarnos vulnerables o ¿hay algún CEO, manager, colaborador, operario, persona, que no lo necesite?

La respuesta está en las personas

Hay directivos que siguen pensando que siempre tienen que tener la respuesta, que siempre tienen que encontrar la solución. Si no somos capaces de mostrarnos vulnerables y empáticos, no podemos generar lo básico de cualquier relación, la confianza.

Querer tener una respuesta para todo y que esa respuesta deba ser la nuestra, hace que necesitemos evolucionar y transformar el concepto de liderazgo como mecanismo de control. Se confía poco en las personas, incluso ahora menos con el auge de la tecnología, ya que pensamos que a través de ella resolveremos los problemas, cuando la única vía de resolver problemas es encontrar soluciones a través de las personas.

Tenemos un gran trabajo por delante como directivos y managers de cualquier organización, que es la aceptación de la incertidumbre, ya nadie tiene un trabajo para toda la vida, ni un equipo, ni un producto, ni unos competidores. Debemos prepararnos para hacer frente a situaciones y desafíos que hoy desconocemos.

Liderazgo saludable: comunicar, compartir, confiar

¿Cómo cuidar y potenciar a las personas para que sean más autónomas, para que puedan tener mayor control sobre ellas mismas, es decir, que se puedan centrar en aquello que realmente depende de ellas?

El liderazgo debe dejar de ser una herramienta de gestión para convertirse en una herramienta de comunicación.

Entusiasmo: la capacidad de comprometernos con nuestra vida con autenticidad, cultivando la Wholeheartedness y la compasión.

10 claves para ser un líder saludable

Algunas formas en relación con el modelo ‘wholehearted’:

  • Cultivar la autenticidad, liberándose de la opinión de los demás.
  • Cultivar la autocompasión, liberándose del perfeccionismo y buscando la excelencia.
  • Cultivar un espíritu resiliente, capaz de sobreponerse a cualquier situación.
  • Cultivar la alegría, pasando de la escasez a la abundancia. Dejar de machacarnos con “no tengo bastante...”, “no soy lo suficiente...” Es decir, aprender que sí somos suficiente.
  • Cultivar la fe y la confianza en nuestra intuición.
  • Cultivar la creatividad, abandonando la comparación y la competición.
  • Cultivar el juego y la relajación.
  • Cultivar la calma y la quietud.
  • Cultivar un trabajo con significado y sentido.
  • ¡¡Ser más cool!!

En definitiva, pasar de la cultura de valores como adjetivos a una cultura de valores como verbos que generen acción y procesos para conseguirlos. Los valores son como humo para las nuevas generaciones.

Los líderes del futuro serán aquellos capaces de empoderar a sus equipos, de “responsabilizar” a las personas, es decir, de ayudarlas a que utilicen sus habilidades para dar respuesta a lo que les sucede.

Como seres humanos, tenemos la experiencia y las capacidades que nos han hecho llegar hasta aquí, que recordemos, son la creatividad, la empatía, la comunicación, la vulnerabilidad, la proactividad e iniciativa, el coraje y la pasión.

Hemos olvidado que tenemos el “poder” para conseguir transformar nuestra vida, que tenemos la capacidad de superarnos cada día y que eso pasa por reconectar con lo que ya tenemos.

Ya lo decía Ortega y Gasset, en última instancia siempre tenemos la posibilidad de elegir, estamos condenados a ser libres.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.