Todo el mundo quiere crecer. Pero en las organizaciones convencionales no todos pueden ocupar un cargo directivo. Pero todo el mundo quiere crecer. Resolver este dilema es un clásico de la gestión de personas. No es un tema menor. Es fuente de todo tipo de malentendidos, celos y tiranteces.

Capacidades dinámicas vs. capacidades estáticas

En cualquier caso, existe un axioma: para que las personas puedan crecer sostenidamente es fundamental que las empresas crezcan sostenidamente. De lo contrario, caemos en el populismo laboral.

A los directivos no les costará recordar que antes de ser directivos ellos también tenían aspiraciones y lo más lógico es que las personas que les rodeen las tengan igual que ellos las tenían. ¿Cómo crear espacios donde no desmotivar al talento y espabilar al no-talento? ¿Cómo mantener conectada la gente al proyecto? ¿Qué tipo de organización creamos para que la gente pueda crecer?

Todo depende de cómo nos miramos nuestras organizaciones. Si las seguimos viendo como un ejército más o menos disfrazado, lo que prima es el escalafón. Entonces los movimientos se producen por desplazamiento vital. Más que mérito, hay biología. Son organizaciones llenas de techos de cristal. El poder se expresa con jerarquías de aquellas que asignaban a cada cargo una medida de mesa para un despacho igualmente medido.

Si en cambio nos miramos nuestras organizaciones como un sistema de capacidades dinámico, las cosas cambian. Lo más importante que tenemos que hacer para mantener nuestros negocios es crear oportunidades y, en paralelo, disponer de capacidades para aprovechar estas nuevas oportunidades. Si lo que tenemos es un sistema de capacidades estático y rígido (léase las famosas Relaciones de Puestos de Trabajo del sector público), entonces es imposible aprovechar las oportunidades con una cierta agilidad. En el sistema de capacidades estáticas, la gente no se siente vinculada a un proyecto que tiene que sobrevivir a base de oportunidades. La gente se siente vinculada a un puesto de trabajo que lleva nombre y apellidos y que tiene por lema "dejadme tranquilo".

Las cosas ya no son estáticas. Estamos a las puertas del gran cambio que supondrán la Inteligencia Artificial y la robótica para el management y las organizaciones. Las capacidades ya sólo son tales si están en plena evolución. Las capacidades de origen tienen un valor muy relativo. En las estructuras rígidas de las capacidades estáticas, anidan con facilidad las burocracias que son las responsables del exceso de normas y reuniones que tienen nuestras organizaciones. Necesitamos capacidades dinámicas encarnadas por gente que apueste por un contrato de aprendizaje como una parte fundamental de su carrera y de su retribución. Las capacidades dinámicas se basan en aprender y desaprender. Las capacidades estáticas se basan en la formación. Las oportunidades siempre van más deprisa que las capacidades. Por eso necesitamos comunidades con sistemas de capacidades dinámicas, para que el gap entre las capacidades y las oportunidades no sea perdedor.

En este marco de capacidades dinámicas es donde podemos acercarnos a resolver el dilema de qué hacer cuando todo el mundo quiere crecer. Las capacidades dinámicas se expresan en modelos organizativos más planos, más abiertos y tienen tres características: limitan la burocracia innecesaria, potencian la meritocracia radical y promueven la intraemprendeduría. Meritocracia radical no significa sólo que asciendan los mejores, significa que los directivos que ya no multiplican (sino que vuelven a sumar) deben pasar un tiempo dedicados a desaprender y a reaprender para poder volver a aspirar. En el sistema de capacidades dinámicas, intraemprendeduría significa que las oportunidades no se reparten en función de los cargos sino en función del talento idóneo para cada oportunidad, sin discriminación por escalafón.

No hace falta decir que liderar una empresa de capacidades estáticas se acerca bastante a alinear y a mandar. Liderar una empresa de capacidades dinámicas se acerca más a inspirar, a crear perímetros de confianza y a llenar las agendas de sentido.

 

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.