El compromiso de un empleado es parte esencial del éxito organizativo. Esta es la teoría que plasmó el empresario y CEO de la compañía italiana de gas natural Snam, Marco Alverà, en una jornada TED organizada recientemente en Milán. Expone que el sentimiento de justicia, que él vincula en parte a temas éticos pero que también relaciona con cosas más sorprendentes como el margen otorgado para cometer errores, es clave para reforzar dicho compromiso.

El sorprendente ingrediente que mejora el funcionamiento de una empresa

“La injusticia es una sensación tan fuerte que no nos permite pensar con claridad. Es un sentimiento que nos aleja y nos bloquea”. Así comienza Marco Alverà, empresario y CEO de la compañía italiana de gas natural Snam, su charla TED@BCG en Milán que tuvo lugar en octubre de 2017. Afirma que “esa sensación de injusticia en la gestión nos pone a la defensiva, y eso es malo para el área empresarial.”

Al hablar de “justicia”, en la charla Alverà utiliza el término inglés fairness. Esta palabra se identifica en este caso con la presencia de una gestión ética y de la Responsabilidad Social en las compañías. Fairness es un intangible que hace que las empresas tengan una personalidad que conecte positivamente con los empleados, y que a la vez haga que se sientan identificados, seguros y cómodos dentro de ella.

“Las situaciones ilícitas o poco éticas ponen a las personas a la defensiva, además de alejarlas emocionalmente de su trabajo”.  Según cuenta el empresario italiano, un estudio muestra que el 70% de los trabajadores de EEUU no se identifican comprometidamente con sus compañías.

El ponente afirma, sin embargo, que no se puede conseguir aumentar el compromiso y la confianza del empleado simplemente creando reglas o estableciendo políticas de trato igualitario dentro de la plantilla.  Por ejemplo, se dio cuenta de que en la empresa petrolera a la que había entrado a trabajar quince años atrás, antes de llegar a Snam, se utilizaba un método que al principio no lograba entender: “Sin bonus, ni herramientas especiales, ni expertos, la compañía era la que más petróleo y gas encontraba de todo el mundo.”

¿Cuál era entonces el ingrediente secreto de aquella organización? “La clave estaba en que los trabajadores podían tomar riesgos en su trabajo sin preocuparse de las represalias de la empresa. Entre otras cosas, les valoraban por aquello que intentaban hacer, sin castigar el error.”

Alverà descubrió que ese entorno sin presiones aumentaba el rendimiento del empleado, a la vez que también lo hacía su compromiso. Se crea así una relación saludable. No obstante, el empresario se interesó en investigar que dicha sensación de complicidad hacia aquello que se considera justo no surge de la nada, sino que, de hecho, nacemos con ello.

Lo ilustra con un curioso experimento realizado con bebés de seis meses: “Les mostraban varias veces una secuencia en la que se ve a un círculo al que le cuesta subir una pendiente. En ese momento, un cuadrado le ayuda a ascender. Finalmente, desde arriba, un triángulo empuja intencionadamente a la esfera hacia abajo. Después, al hacerles elegir con cuál de las tres figuras querían jugar, la mayoría de bebés optaba por el cuadrado”.

El italiano asegura que “si detectamos ese intangible, no es que queramos ser el cuadrado, es que tendemos a ser el cuadrado.” Es por ello que como líder, aboga por crear una empresa ética y justa, y potenciar así el vínculo del empleado con su puesto de trabajo.

Acceso a la charla de Marco Alverà en TED@BCG Milán: https://www.ted.com/talks/marco_alvera_the_surprising_ingredient_that_makes_businesses_work_better?language=es

 

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.