Desgraciadamente, el acoso sexual en el ámbito laboral sigue de actualidad. La periodista y activista estadounidense Gretchen Carlson relataba en una reciente charla TED experiencias ultrajantes vividas por ella misma como Miss America en 1989 o explicadas por otras mujeres profesionales de muchos ámbitos. Casos como el del productor de Hollywood Harvey Weinstein no hacen sino demostrar que hay mucho trabajo por hacer para terminar con esta lacra.

Cómo podemos erradicar el acoso sexual en el trabajo

“El acoso no es una cuestión de sexo: es una cuestión de poder. Trata de lo que pueden hacer determinadas personas para tratar de quitarte tu poder.” Esta es la afirmación sobre la que pivota la charla TED que la periodista de The New York Times y presentadora de televisión Gretchen Carlson, ofreció dentro de las jornadas TEDWomen 2017 en Nueva Orleans a inicios de este mismo mes de noviembre. Fue en un contexto plenamente marcado por el caso del productor de Hollywood Harvey Weinstein, acusado por varios delitos graves de acoso. Un caso que no ha dejado de crecer en los medios en las últimas semanas con acusaciones por parte de actrices tan conocidas como Angelina Jolie, Gwyneth Paltrow o Cara Delevingne.

 

 

Carlson, autora del libro sobre el tema Be Fierce: Stop Harassment and Take Your Power Back (“Se valiente: detén el acoso y recupera tu poder”) en el que recoge muchos casos de mujeres que han sufrido acoso y a las que quiere dar voz, es consciente de que muchos casos son provocados por parte de los jefes directos de las víctimas: “El jefe de Joyce, una supervisora de azafatas, le hablaba todos los días sobre los vídeos porno que había visto mientras dibujaba penes en su bloc de notas. Ella fue a quejarse pero la llamaron loca y la despidieron”. La periodista establece una conclusión clara sobre toda la información que ha recopilado: muchas veces, las afectadas no alzan la voz por miedo a las consecuencias. Y Carlson transforma las experiencias en datos. “Una de cada tres mujeres ha sufrido acoso sexual en su lugar de trabajo y un 71% de esas incidencias no son denunciadas”.

A partir de unos duros relatos propios y ajenos, Carlson pasa a desmentir una serie de mitos bastante extendidos: “El primero es que las mujeres pueden abandonar ese trabajo donde las acosan y buscarse otra carrera. Intenta decirle eso a la madre de familia con dos empleos que no llega a fin de mes y que está siendo acosada sexualmente”. El segundo mito hace referencia a la supuesta vestimenta provocativa de las trabajadoras: “Estoy segura que las sudaderas que llevan las ingenieras de Uber en Silicon Valley son muy provocativas”. El tercero alega que las mujeres se lo inventan: “Claro, porque es muy divertido y gratificante explicar cómo se es degradada y menospreciada”. El cuarto y último mito afirma que las mujeres solo buscan la fama y la notoriedad con dichas denuncias: “El Presidente Trump lo ha afirmado”.

¿Cómo pueden entonces las mujeres recuperar su poder? Las soluciones que propone Carlson son tres. “Si ves algo, dilo. Tenemos que conseguir que los observadores del problema se conviertan en aliados e intervengan”. Ella misma confirma que el 98% de las corporaciones estadounidenses tienen políticas educativas contra el acoso sexual en el trabajo, y el 70% posee programas de prevención para reconocer y detener esta lacra. Sin embargo, muchas veces dichos espectadores y testigos no se presentan en ayuda de la persona acosada. En 2016 la Harvard Business Review lo denominó como el “efecto espectador”

Otra salida que propone la periodista es cambiar la legislación que regula el acoso. "¿Cuántos de vosotros sabéis si en vuestro contrato de trabajo figura una cláusula de arbitraje obligatorio?" La letra pequeña puede provocar que este tipo de sucesos queden desatendidos. Además, el arbitraje obligatorio según la legislación de EEUU obliga al secreto sobre los casos, con lo que nunca nadie se entera de qué pasó.

Por último, Carlson apela a la propia fortaleza, a que las mujeres sean valientes y se levanten y expresen ante el problema. “Sé que da miedo, pero hagámoslo por nuestros hijos. Vamos a detenerlo para que no llegue a la siguiente generación”.

El discurso de Carlson levantó al público en su auditorio, del mismo modo que se espera que se levanten y hablen muchas más víctimas. La valentía puede lograr un rápido contagio como se está viendo estos días, con tantas mujeres famosas que se están atreviendo a hacer denuncias públicas. Un efecto dominó que puede ser de gran ayuda para sacar a la luz muchos otros casos que se creía que no existían pero que, desgraciadamente, aún ocurren.

 

Acceso a la charla TED “Cómo podemos erradicar el acoso sexual en el trabajo”: https://www.ted.com/talks/gretchen_carlson_how_we_can_end_sexual_harassment_at_work?language=es

Articles relacionats / Artículos relacionados

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.