Dicen que la pasión y el compromiso son valores intangibles difíciles de cuantificar en una organización. Ahora bien, son valores que de no estar ahí se nota y, de estar, despiertan en todos nosotros un sentimiento de admiración y de envidia sana, contagiosa e inspiradora. Escuchar a Toni Espinal, Director General de Ampans, recogiendo el 9º Premio Factor Humà Mercè Sala, es un claro ejemplo de ello.

"Si quieres construir un barco, no empieces por buscar madera, cortar tablas o distribuir el trabajo. Evoca primero en los hombres y mujeres el anhelo del mar libre y ancho." Antoine de Saint-Exupéry

Toni Espinal durante el discurso de aceptación del 9º Premio Factor Humà Mercè Sala

El discurso de Toni Espinal durante el acto de entrega del Premio Factor Humà Mercè Sala fue breve, intenso, directo y apasionado; el amor por el oficio en su máxima expresión.

(Vídeo en catalán)

Ampans es una fundación que lleva más de 50 años trabajando de manera extraordinaria al lado de las personas con discapacidad intelectual, enfermedad mental o en situación de vulnerabilidad. Pero más allá de lo que hacen, que ya es admirable, el premio otorgado reconoce la manera cómo lo hacen: queriendo a su oficio.

Toni, con su discurso de agradecimiento, nos demuestra que Ampans es y quiere ser una empresa feliz, una empresa donde más allá del anhelo de mejorar la vida de las personas está el anhelo de hacerlo con pasión y oficio, con profesionalidad y talento, sintiendo que su trabajo tiene sentido.

Y es que hoy en día cada vez más los profesionales demandamos, más que un buen salario, un trabajo con sentido. Curiosamente estudios recientes indican que sólo hay una relación marginal entre la remuneración y la satisfacción que produce un trabajo. Es decir un directivo que gane 250.000 euros anuales no está necesariamente más implicado que un diseñador freelance que gane 30.000. Estos mismos estudios muestran que las personas que trabajan convencidas de que su trabajo tiene sentido aseguran tener mejor salud, trabajar más en equipo y con un mayor compromiso. Y al final sentirse más felices, que en el fondo es lo que todos buscamos.

Toni no deja de repetir una y otra vez que el secreto de Ampans está en el conjunto de profesionales que forman parte del proyecto. Y tiene toda la razón, pero hay que añadir que es también gracias a liderazgos como el suyo que la empresa es como es. Afortunadamente desde EADA podemos decir que, contrariamente a lo que se pueda pensar, cada vez vemos más liderazgos como el de Toni; y eso nos anima a pensar que el anhelo por querer a nuestro oficio será cada vez más general.

 

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.