El futuro del trabajo está cada día más nublado y llena de incertidumbres a jóvenes y no tan jóvenes. Por ello, el nuevo programa de Televisió de Catalunya El dia de demà se lanza a pronosticar cómo será el trabajo en Catalunya en el año 2050. De la mano del periodista Josep Puigbó profundiza en cuestiones como la llamada Cuarta Revolución Industrial, la Inteligencia Artificial, la Renta Básica Universal o los nuevos campos de conocimiento, que amenazan con cambiar los paradigmas laborales de todo el mundo.

Mañana, cuando la guerra empiece

Lo que debía ser una aventura entre amigos se transforma rápidamente en una batalla por la supervivencia. Tomorrow, when the war began es la novela de John Marsden con gran éxito en Australia, donde se relata la historia de un grupo de jóvenes que decide convertirse en una de las pocas resistencias libres que quedan para proteger la ciudad del ataque militar invasor.

Este relato de ficción, de tipo futurista y apocalíptico, nos sirve de analogía para mostrar el momento de incertidumbre actual donde, por la inestabilidad del mercado laboral -que podríamos definir incluso como bélica-, una gran cantidad de personas se ven obligadas a pasar por grandes cambios no sólo en el ámbito laboral, sino también en sus vidas.

De este tema se ocupa el primer capítulo de la docuserie El dia de demà, donde el periodista Josep Puigbó, el prospectivista Jordi Serra del Pino y la también periodista Anna Bonet, intentan descifrar cómo será el trabajo en Cataluña en el año 2050, y desgranando, uno por uno, todos los conceptos que hoy en día parecen clave: Cuarta Revolución industrial, Inteligencia Artificial, Renta Básica Universal, etc.

Josep Puigbó

(Vídeo en catalán)

El Instituto de Estadística de Cataluña (IEC) calcula que la población catalana en 2050 será cercana a los ocho millones de personas, de las cuales poco más del 46% formarán parte de lo que entendemos como 'población activa'. La cuestión radica en que hasta ahora el trabajo ha sido el mecanismo principal de reparto de la riqueza, pero, "teniendo en cuenta que en la actualidad el trabajo es un bien escaso, hay que repensar los sistemas económicos y productivos," afirma Jordi Serra.

Visto con perspectiva, desde la Primera Revolución Industrial en el siglo XVIII, el ser humano se ha adaptado a los cambios que han provocado los avances tecnológicos. Pero la revolución actual, tal y como sentencia Anna Bonet, "pone en duda la idea de que el trabajo siga siendo exclusivo de los humanos y anuncia una gran revolución de la organización social que puede cambiar la frontera entre la educación, el trabajo y el ocio." de modo que, no sólo hablamos de un cambio laboral, sino de un cambio social.

En cuanto a los expertos, la percepción general indica que el trabajo de futuro se deberá repartir de una forma más equitativa y tendrá bases más virtuales, globales y creativas. Además, según explica el Doctor en Psicología del Trabajo y Gestión de Recursos Humanos Simon Dolan, en el año 2050 "entre el 40% y el 60% de la población no trabajará en lo que hacen en la actualidad." De manera que, según puntualiza el Profesor de Sociología de la UAB Vicent Borràs, "lo que hoy consideramos ocio, en un momento dado podría convertirse en un trabajo, estar reconocido y bien pagado."

La Renta Básica Universal está siendo una de las propuestas más bien acogidas como nuevo mecanismo de reparto de la riqueza. países como Finlandia ya están haciendo pruebas en la materia y, por su parte, Cataluña también da un paso adelante, aunque expertos como el Profesor José Maria Gay de Liébana avisan de que el gasto será de aproximadamente 600 milones de euros anuales, una cifra que tendrá que salir de los ingresos de los impuestos de los ciudadanos.

Por lo que respecta al choque que la tecnología causará en el mercado laboral, si para algunos es una realidad: "En 2050 todos los trabajos manuales serán sustituidos por robots y por máquinas," afirma el doctor Dolan; para otros es y será ficción: "2001: Una odisea en el espacio es una película, yo no creo que la tecnología acabe sustituyendo a las personas," afirma Vicent Borràs. El hecho es que la Cuarta Revolución Industrial y la aparición de la Inteligencia Artificial conllevarán, según el informe Future of Jobs presentado en el Foro de Davos en 2016, la pérdida de hasta 5 millones de puestos de trabajo.

La automoción es uno de los sectores industriales que más rápidamente ha vinculado su trayectoria a la robótica y las nuevas tecnologías. La fábrica que Continental tiene en Rubí donde los cobots -robots colaborativos- trabajan mano a mano con los humanos, ha permitido a la compañía expandir sus proyectos de investigación y crecer en talento y calidad.

Otra de las puertas que la tecnología nos abre y que, según los expertos, dejará de ser una opción para ser un hábito más, es el teletrabajo. Este recurso es un arma de doble filo, ya que si por un lado nos permite un ahorro enorme de recursos, por otro nos dificulta delimitar el tiempo que dedicamos a la vida profesional y el que dedicamos a la vida privada.

Para Simon Dolan es fundamental entender que el nuevo paradigma exige que desaprendamos aquello que sabemos y que volvamos a aprender cómo funciona el mundo. Estos hechos son un disparo a la línea de flotación de nuestra organización social y, más que hacer de resistencia, lo que tenemos que hacer es prepararnos nosotros y las generaciones del futuro para afrontar con garantías el mañana, cuando la guerra empiece.

 

Puedes ver el programa entero de El día de demà dedicado al trabajo en el siguiente enlace: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/el-dia-de-dema/el-treball/video/5664488/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.