Una sala de reuniones de una empresa: trabajadores y directivos sentados alrededor de la mesa y en medio un tablero y dos dados. ¿El objetivo? Lograr un reto a través del juego. Jugar y trabajar parecen dos conceptos antagónicos, pero la gamificación puede ser una herramienta muy eficaz para reforzar valores, impulsar liderazgos o mejorar las relaciones profesionales. De ello nos hablan y llevan a la práctica Imma Marín, Directora de Marinva, y Noemi Blanch, psicóloga experta en relaciones laborales, en este programa reciente de Els Matins de TV3.

‘Els matins de TV3’: ¿Jugar en el trabajo? Una nueva herramienta de motivación dentro de la empresa

Hablamos de gamificación o ludificación, un concepto que introduce el juego dentro de las organizaciones para mejorar el trabajo en equipo. El juego es una actividad placentera, pero se trata de un placer que no está ligado a la inactividad si no al esfuerzo y al desafío. La diversión es un beneficio colateral del juego, pero el objetivo es mantener de forma sostenida un esfuerzo. Así lo afirma Imma Marín, coautora del libro Gamificación, quién junto con la psicóloga Noemi Blanch y la periodista Montse Jené explica en Els Matins de TV3 los beneficios de la adopción de dicha práctica en las empresas.

(Vídeo en catalán)

¿Por qué dedicarnos a una actividad tediosa cuando podemos reemplazarla por instantes de diversión, emoción y estrategia? Esto es el que propone la gamificación, un término adoptado recientemente en el mundo laboral, que potencia aquellos elementos que pueden transformar una tarea en un juego estimulante. Se trata de sentirnos cómo si estuviéramos jugando mientras hacemos otras cosas como trabajar.

Cómo señala Marín, lo que convierte una actividad en un juego es simplemente nuestra actitud, una actitud lúdica. Actualmente esfuerzo y libertad, placer y negocio, alegría y productividad no viven en compartimentos estancos, sino que todo aquello que conforma nuestro día a día está integrado y dibuja un todo. Todos los entornos pueden ser aptos para el juego, sólo hace falta creatividad, motivación y ganas de pasarlo bien. ¿Fácil, no? Pues si unimos esas tres premisas el resultado puede ser gratificante además de productivo.

El juego tiene múltiples poderes pero uno de los más destacados es la capacidad de sostener el esfuerzo, que a veces cae en picado cuando estamos cansados o cuando no nos sentimos comprometidos con aquello que hacemos. Si te diviertes, te implicas y, por lo tanto, continúas atento a aquello que llevas a cabo, dando el máximo de ti mismo. Además representa una manera efectiva de estimular el trabajo en equipo o de descubrir qué personas forman mejores alianzas.

Netmind quería mejorar su estrategia de ventas y por eso contrató los servicios de Marinva, la empresa que dirige Marín. Durante toda una mañana su Director General y siete de sus trabajadores se dedicaron a jugar a Binnakle, un juego ideado por Inteligencia Creativa

Se parte de un reto, en este caso aumentar la venta de servicios de valor asociados a su actividad de formación y, a partir de las cuatro misiones que propone el juego, van surgiendo soluciones de todo tipo. Es necesario en primer lugar un clima que favorezca la creatividad y las ideas, incluso disruptivas, e incorporar el error dentro del proceso. Equivocarnos nos permite pasarlo mejor al mismo tiempo que aprendemos. La libertad de poder decir palabras que no tocan y que éstas no se penalicen es lo que nos hace arriesgar y estimula la innovación, para la cual necesitamos una mente abierta. Eso mismo se tendría que trasladar a la cultura laboral, fundamentada muchas veces en el castigo al error.

A partir de un divertido juego propuesto por Marín al equipo de Els Matins y las posteriores reflexiones de las participantes nos damos cuenta que para que los procesos de gamificación sean efectivos se tiene que saber gestionar la competitividad. El juego evita que queden los problemas escondidos bajo la mesa y que no llegan a salir, ya que crea un clima distendido donde cada cual se siente libre de hacer o de decir. Aún así, en muchas empresas se vive el conflicto como algo negativo y no como una cosa que nos ayuda a pensar, un hecho que provoca que los problemas se enquisten y vayan creciendo en silencio.

Es en el juego donde sacamos nuestra verdadera esencia y nos permite dar mucha información sobre cómo es nuestra personalidad, motivo por el cual se está empezando a utilizar incluso en procesos de selección.

“Se conoce mejor a alguien en una hora de juego que un año de conversación”
Platón

 

También puedes ver el programa en la web de Televisió de Catalunya: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/els-matins/jugar-a-la-feina-una-nova-eina-de-motivacio-dins-de-lempresa/video/5606497/

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.