El pasado 28 de octubre, en el marco del III Espacio Factor Humà, tuve la suerte de asistir a una ponencia de la Dra. Berbel: "¿Qué es y que no es innovar desde la diversidad?". Según explicó, las políticas de diversidad provienen del lema de la Ilustración "todas las personas son iguales", así cuando sólo todas las personas son iguales es posible hacer una política de diversidad. Entendiendo la igualdad como igualdad de oportunidades, no como el antónimo de diferencia.

(Vídeo en catalán)

Sara Berbel en el III Espacio Factor HumàIlustraba con el ejemplo de la compañía KPN como no se deben hacer las cosas: esta compañía había decidido abandonar su política de cuotas femeninas primando la contratación de minorías étnicas.

Como recordaba la Dra. Berbel en su charla en el marco del 3er Espacio Factor Humà, que las políticas de diversidad provienen del lema de la Ilustración "todas las personas son iguales", así cuando sólo todas las personas son iguales es posible hacer una política de diversidad. Entendiendo la igualdad como igualdad de oportunidades, no como el antónimo de diferencia.

Pero cuando observamos las políticas de diversidad de las empresas lo que vemos son un listado de colectivos con características especificas más o menos lejos del modelo hegemónico: "hombre, blanco, joven, heterosexual y sin discapacidad".

Encontraremos personas con discapacidad, personas muy jóvenes o muy mayores, personas no blancas, homosexuales, transexuales, etc., y entre todo ese listado encontramos a las mujeres; en este sentido se estaría entendiendo el género como un colectivo más, tratando a las mujeres como si fueran una minoría.

Reflexionemos sobre ese hecho: en diferentes teorías de diversidad nos encontraremos con esta manera, desde mi punto de vista errónea, de entender la diversidad. Tomamos como referencia la parrilla de Gardenswartz & Rowe, autoras que me merecen un gran respeto, pero con quien no comparto la manera de entender la diversidad de género. Veamos la siguiente parrilla de las autoras americanas:

Gardenswartz & Rowe

Como se aprecia la teoría define unas dimensiones internas, externas y organizacionales de la diversidad. Veamos las internas: observamos que el género es una entre las 6. Desde mi punto de vista, como decía anteriormente, no estoy de acuerdo con el planteamiento ya que el género es una dimensión transversal. Veámoslo con algunos ejemplos:

  • La edad: han oído la frase "los hombres maduran y las mujeres envejecen"? Les invito a ver cuántas mujeres maduras encuentran actualmente en la televisión en programas que podríamos calificar como "serios" y cuántos hombres maduros. A medida que cumplen años ellas desaparecen de la televisión, pasando a la prensa escrita o a la radio. Si la mujer es joven, digamos en ese período fértil, ¿a cuántas entrevistas de trabajo debe enfrentarse dando explicaciones sobre sus planes de tener o no descendencia, sobre cómo se organizará o sobre si ya tiene hijos o hijas?
  • La discapacidad: las personas con discapacidad, hombres y mujeres, tienen mayores dificultades para incorporarse al mercado laboral, pero cuando se analizan los datos se observa que ellas tienen mayores dificultades que sus compañeros. Las tasas de desempleo en personas discapacitadas son mayores en mujeres que en hombres.
  • La orientación sexual: cierto también que las personas homosexuales, transexuales, tienen riesgo de sufrir discriminación y acoso por orientación sexual, pero ahora pensemos, ¿cuál es más visible la homosexualidad masculina o la femenina? Sin duda la masculina. ¿Y por qué? Porque la sociedad hace visible lo que permite, lo todavía no aceptado permanece invisible y, de nuevo, lo todavía no aceptado en cuanto a la homosexualidad hace referencia a las mujeres.

Y así podríamos seguir, pero quizás no hay que insistir más.

Así pues el género no es un trocito de ese "pastel" de la diversidad. El género es transversal y si se trata de forma independiente es cuando se trata a las mujeres como a una minoría, cuando somos la mitad la población.

Así si es usted una persona no blanca tendrá dificultades para incorporarse al mercado laboral "blanco", pero si usted es una mujer negra aún más. Si tiene alguna discapacidad tendrá dificultades para encontrar trabajo, pero si es mujer más. Si eres homosexual estás en riesgo de sufrir discriminación o acoso por orientación sexual pero si eres una lesbiana... aún más.

Así pues tratemos el género de manera transversal trabajando las diferentes políticas para la diversidad con perspectiva de género porque la cuestión femenina es transversal.

Y por último, aunque quizá daría para otro artículo: diversidad o igualdad de oportunidades? Cierto que el primer concepto suena mejor, de forma más glamurosa; ¿pero no será que le estamos llamando diversidad cuando deberíamos hablar de no discriminación y de igualdad de oportunidades? Cuidado con que el hecho de suavizar los términos no provoque que no se asuman las responsabilidades sociales.

 

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.