¿Por qué la igualdad de género es buena para todos, incluso para los hombres?La igualdad de género es el objetivo de muchas luchas que parece que por ahora solo lideran las mujeres. Pero, ¿y si te decimos que la igualdad permite ser más felices también a los hombres y aumenta además la productividad laboral? Michael Kimmel, sociólogo experto en estudios de género y autor del libro Angry White Men, nos comenta en una divertida e interesante conferencia del TEDWomen 2015 cómo, además de ser lo justo y correcto, la igualdad de género es una batalla en la que todos ganan: mujeres, hombres, hijos e incluso empresas.

 



El TEDWomen 2015, celebrado el pasado mes de mayo en California y que llevó por título Momentum, presentó a más de 40 oradores; entre ellos, el sociólogo y profesor Michael Kimmel, quien le dio una vuelta al concepto actual que tenemos sobre la igualdad de género como algo solamente de mujeres, y la presentó como algo básico para el bienestar tanto de mujeres como de hombres.

 

 

La conferencia de Kimmel empieza con una declaración de intenciones en toda regla: “quiero reclutar a hombres que apoyen la igualdad de género.” Difícil, ¿verdad? O al menos difícil encontrar a quienes lo hagan por total convicción y a sabiendas de los beneficios que ello les puede conllevar.

El primer paso para que los hombres participen de la igualdad de género, señala el ponente, es precisamente hacer visible el género y demostrarles que aunque ellos piensen que no supone nada relevante, lo es para un gran colectivo de la sociedad: las mujeres.

Hoy en día existe todavía un grupo de hombres que se resiste a la igualdad, pues lo ven como algo en su propio detrimento, como si defender que todos los seres humanos son iguales les fuera a perjudicar o quitar unos privilegios que se supone que tienen por pertenecer al género masculino. Precisamente de eso habla Angry White Men ("Hombres blancos enfadados"), un libro que comienza relatando la situación que el propio Kimmel vivió en un programa de televisión donde cuatro hombres “blancos” se mostraban enfadados por no haber conseguido  un trabajo para el cual creían que estaban sobradamente preparados. Lo más chocante sin embargo era el título de dicho programa: “Una mujer negra se llevó mi trabajo.” ¿Por qué el uso del pronombre “mi”? ¿De dónde sacaron esos hombres que el trabajo era suyo? Estamos ante otra prueba más de los privilegios que los hombres tienen por el mero hecho de serlo.

Y si dejamos que estos supuestos derechos no escritos continúen imperando en el mercado laboral, las mujeres tardarán siglos en poder igualarse en el porcentaje de cargos de responsabilidad. Es necesaria una discriminación positiva que favorezca la presencia femenina en los consejos de administración y otros centros de poder. Ana María Llopis, Consejera Delegada de Ideas4all, declaraba recientemente que hay que forzar las cuotas, pues es la única manera de demostrar que hay mujeres preparadas y que, si éstas no ocupan altos cargos, es por culpa de los estereotipos.

Kimmel prosigue su charla presentando las razones por las cuales los hombres deberían apoyar la igualdad de género y no solo porque es lo justo, sino porque también les beneficia a ellos mismos y les puede hacer más felices.

Según la  mayoría de estudios, los países con mayor igualdad también son los que tienen mayores índices de felicidad. Y lo mismo sucede con las empresas, pues cuanto mayor es la igualdad de género en los entornos de trabajo mejor es para los trabajadores, que presentan un grado de satisfacción más alto, se ausentan menos y mejoran la productividad.

Actualmente el ideal de los hombres jóvenes ha cambiado y su objetivo es llevar una vida futura en la que sus esposas o parejas logren triunfar en sus carreras igual que ellos. Sin embargo, según un estudio de Harvard, en los matrimonios se sigue dando prioridad al ascenso del hombre y sólo el 40% de las mujeres asegura estar "muy satisfecha" con su experiencia laboral.

Como anota Kimmel, los hombres jóvenes de EE.UU. esperan equilibrar trabajo y familia y repartirse equitativamente el desarrollo profesional con sus parejas. Quieren implicarse como padres y que el peso del cuidado de los hijos no recaiga tanto en ellas. Mirando el caso español, sin embargo, comprobamos que muchos hombres jóvenes menores de 25 años no son ni siquiera conscientes de la existencia de la brecha salarial actual. Pero precisamente esos hombres son quienes deben contribuir a que la igualdad gane la batalla y es vital que conozcan datos como que la diferencia entre lo que ganan de promedio los hombres y las mujeres en España superó por primera vez los 500 euros en 2014.

Tenemos que demostrar a los hombres que la igualdad de género es un juego en el que todos ganamos. No se trata de ayudar a las mujeres en las labores del hogar para lograr la conciliación familiar y laboral deseada, sino que se trata de compartir y de corresponsabilizarse. Cuando los hombres comparten las labores del hogar y de cuidado de los niños, éstos sacan mejores notas y van mejor en la escuela. Con la igualdad conseguimos hijos más felices y saludables, que es ante todo el objetivo de cualquier progenitor. Y no solo favorece a los más pequeños, sino que las mujeres sufren menos depresiones y tienen menos problemas de salud además de sentirse más satisfechas con el matrimonio.

La igualdad no es solo un estado social que debería perpetuarse, también es una cuestión de salud y bienestar. Y para que las mujeres logren tener más poder y equipararse a los hombres es necesaria también la participación de ellos, porque conseguir equilibrar la balanza de la igualdad es asunto de ambos bandos.

Kimmel pone punto y final a su discurso yéndose hasta 1915, hasta la víspera de una manifestación de mujeres sufragistas en la Quinta Avenida de Nueva York. Un escritor de esa ciudad escribió un artículo para una revista con el siguiente título, Feminismo para los hombres. Y la primera frase del artículo decía: "El feminismo permitirá que los hombres sean libres por primera vez."

 

Acceso a la conferencia de Michael Kimmel en la página web de TED: https://www.ted.com/talks/michael_kimmel_why_gender_equality_is_good_for_everyone_men_included?language=es#t-937664

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.