‘Valor Afegit’: Trabajo automático, la nueva revolución laboralLa introducción de las nuevas tecnologías en las empresas y la automatización de los procesos más técnicos pone en entredicho la presencia de muchas personas en el futuro escenario laboral. ¿Qué papel jugarán los profesionales? ¿Pueden las máquinas desarrollar todas las tareas que realizan los humanos? Este reportaje reciente de Valor Afegit en Televisió de Catalunya que, entre otros contó con la participación de Josep Salvatella, miembro de la Comisión Consultiva de nuestra Fundació, presenta posibles respuestas a esas preguntas y dibuja el panorama futuro fruto de la relación entre digitalización y sociedad.

(Vídeo en catalán)

El uso de las nuevas tecnologías se ha convertido en una práctica cotidiana tanto en el ámbito profesional como personal y ha permitido la simplificación de muchas tareas dentro de las empresas. La mecanización de los trabajos ha sido un proceso continuo desde la Primera Revolución Industrial y los cambios progresivos que introducen Internet y la digitalización son comparables a aquellos que comportaron grandes descubrimientos como por ejemplo la electricidad y el petróleo. Pero al mismo tiempo esta revolución plantea algunas cuestiones todavía no resueltas: ¿Matan las nuevas tecnologías los puestos de trabajo? ¿A quiénes benefician todas las ganancias de productividad que aportan las máquinas?

Daniel Raventós, Profesor de sociología de la Universitat de Barcelona, se repite las mismas preguntas y afirma que para establecer un reparto proporcional de los beneficios de la productividad la única solución reside en la legislación. Pero el problema es que la legislación económica que ha habido en los últimos 30 años nos trae realidades como las que describe el informe Riqueza: tenerlo todo y querer más elaborado por Oxfam: el año que viene el 1% más rico del mundo tendrá la misma riqueza que el otro 99%.

¿Cómo está incidiendo dicho aumento de la productividad en los trabajos? Un estudio de Oxford ha analizado los efectos de la digitalización en 700 categorías laborales de Estados Unidos. La conclusión es que un 47% de esos trabajos estarán afectados y en riesgo de desaparecer. Los colectivos más afectados son administrativos, comerciales, trabajadores de servicios y técnicos de gestión. Entonces, ¿qué perfiles profesionales requerirá una vida moderna donde máquinas y seres humanos trabajarán codo con codo? Sobre todo perfiles vinculados a la gestión de empresas, la educación, la comunicación o el arte, las ciencias e ingenierías y la atención a las personas. Es decir, aquellos que aportan una de las principales carencias de las máquinas: la percepción y la inteligencia social y creativa.

Ricard Alfaro, Presidente de la Asociación de Directivos de Recursos Humanos, dibuja el futuro laboral de las empresas como un reloj de arena: en la base tendremos cada vez más posiciones manuales con poca formación y bajo salario; en la parte de arriba se situará la gente cualificada y con altas capacidades digitales, que incluso podrá escoger donde ir a trabajar; y en la parte del medio, la más estrecha, se encontrará el gran grueso de técnicos y administrativos que son los que desarrollan tareas más susceptibles de ser sustituidas por la informática. Nos encontramos ante una clase media laboral que se irá reduciendo y puede acabar por desaparecer.

En contraposición a quienes prevén que la digitalización provocará un incremento del paro y sustituirá los trabajos manuales, Josep Salvatella, Consejero Delegado de Roca Salvatella y miembro de la Comisión Consultiva de la Fundació Factor Humà, no imagina un escenario futuro apocalíptico, sino que cree que aparecerán nuevos modelos de oportunidad, a pesar de que no tenemos que perder de vista que estamos justo en medio de una revolución y, como tal, implicará cambios.

El Hospital Sagrat Cor de Barcelona es un ejemplo de la introducción de las nuevas tecnologías en el ámbito laboral. Recientemente ha implantado en su vestíbulo máquinas que gestionan el flujo de pacientes y que les facilitan papeles con un código de turno según la hora de la visita. Ahora, sin embargo, el espacio que ocupaban antes los administrativos en cada planta está vacío. Xavier Mate, Director de Hospitales Quirón Salud, indica que se ha producido una migración del personal y que los administrativos juegan ahora otro papel más relacionado con la formación y asesoramiento del paciente. Aún así fuentes sindicales indican que estos cambios han comportado una reducción del 30% de la plantilla. Para Mate la construcción de una red informática que facilite la gestión diaria es tan importante como los suministras básicos.

Mate afirma también que la digitalización ha comportado ganancias en prestaciones y seguridad, pero no un ahorro de los recursos, que ahora se destinan a otra cosa. Salvatella corrobora que la tecnología no permite una optimización de los recursos, pero es indispensable invertir en ella y estar activo en la digitalización para conseguir sobrevivir en el nuevo entorno.

Sea cual sea el futuro de la conjunción entre máquinas y personas, la clave reside en la colaboración y el equilibrio justo entre ambas partes, donde las primeras aportarán velocidad a los procesos más técnicos y pesados y las segundas su capacidad intrínseca: el componente humano.

 

También puedes ver el reportaje en  la página web de Televisió de Catalunya: http://www.ccma.cat/tv3/alacarta/valor-afegit/treball-automatic-la-nova-revolucio-laboral/video/5564058/

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.