Mar GayaEl pasado 16 de septiembre, en el marco de la Setmana dels Horaris, tuve el honor de la mano de la Fundació Factor Humà de participar en el acto dedicado al papel de las organizaciones en esta transformación. Las ponencias de las personas representantes de la Universitat Oberta de Catalunya, MC Mutual y KH Lloreda fueron realmente interesantes y, lo que para mí es más importante, visibilizaron no sólo buenas prácticas, sino que hacerlo bien es posible.

Campaña “Te corresponde, nos corresponde” de la Cruz Roja

Las tres experiencias pusieron de manifiesto que racionalizar horarios de trabajo e incorporar iniciativas como la flexibilidad, el teletrabajo o las guarderías en el centro de trabajo, no sólo facilita que las personas puedan desarrollarse en las diferentes esferas de su vida, sino que, y creo que con una relación causal, son más felices.

Algo que me llamó la atención a partir de una de las ponencias: cómo las iniciativas de racionalización del tiempo promueven un cambio en los estereotipos de género, sobre todo aquellos que hacen referencia al ámbito doméstico y del cuidado, funciones atribuidas mayoritariamente las mujeres. Y es que aunque las políticas de conciliación son percibidas para que sean las mujeres las principales usuarias, cuando las organizaciones facilitan el uso de horarios más equilibrados están facilitando que los hombres concilien.

Las organizaciones tienen el poder de influir sobre la sociedad y mejorarla.

Creo que no hace falta recordar las estadísticas per hacernos conscientes de que es el colectivo femenino el que todavía se hace cargo de la mayoría de trabajos del ámbito doméstico. Pero este hecho, lejos de ser sólo un tema cultural, se trata según la OCDE de un problema que amenaza la economía y desarrollo de un país.

Por lo tanto, en mi opinión, se hace necesario mejorar la racionalización de nuestros horarios y al mismo tiempo transformar la vida privada para transformar la vida pública (la frase es de la ex Consellera de Trabajo Mar Serna). En ese sentido el colectivo masculino aún no se ha integrado en el ámbito reproductivo -o doméstico- de la misma manera que lo han hecho las mujeres en el ámbito público.

Mar Gaya¿Por qué? Hay toda una serie de creencias vinculadas al estereotipo de género fuertemente arraigadas que hay que remover. Por ejemplo:

  • - Las tareas domésticas no son trabajo. En las economías preindustriales casi todas las actividades que realizaban hombres y mujeres se denominaban trabajo. Con la industrialización una parte de la producción se separa del lugar de la vida y se empieza a producir para los mercados. A pesar de que parte importante de las actividades necesarias para la vida continúan realizándose en el hogar, a partir de este momento perderán su categoría de trabajo.[1]* Por lo tanto quien se hace cargo del trabajo doméstico pasa a considerarse socialmente que no trabaja.
  • - El “trabajo” doméstico no tiene valor. Esta es una creencia bastante común y no sólo con respecto al ámbito doméstico, sino para cualquier trabajo ejercido mayoritariamente por mujeres. Tengamos en cuenta como los trabajos de mayor prestigio suelen llamarse en masculino, por ejemplo "médicos", a pesar de que las mujeres son desde hace algunos años en torno al 70% de alumnado que finaliza la carrera de Medicina. En cambio, a pesar de que ha aumentado la incorporación de los hombres en la profesión de enfermería, se continúa haciendo referencia a "las enfermeras."

De este modo, ¿quién querría incorporarse a un ámbito poco reconocido socialmente y que te relega a la categoría de parásito? Realmente los mensajes no son demasiado persuasivos...

Por lo tanto, a la vez que se trabaja con iniciativas tan potentes como la Reforma Horaria hace falta también generar un modelo que rechace el presentismo e incentive una participación activa de los hombres en el ámbito del cuidado. Por si sirven, ofrezco algunos argumentos:

  • - El ámbito doméstico es aquel donde los seres nos formamos como personas, es el ámbito de los afectos y donde se desarrollan muchas de las competencias propias de la inteligencia emocional. Las mismas competencias que se ponen de relevancia en el ejercicio del liderazgo 3.0.
  • - Es en este mismo ámbito donde se desarrollan toda una serie de competencias transversales. Capacidades de amplio espectro no específicas de un empleo pero aplicables a muchos trabajos y contextos. Son ejemplos de competencias transversales la comunicación, la resolución de problemas, la organización del trabajo, la gestión del tiempo, etc. Este video lo ilustra perfectamente
  • - Los trabajos domésticos suponen cerca de un 30% del PIB. El INE ya publicó en 2003 “una cuenta satélite de los hogares en España”. En todo caso no deja de sorprenderme que este año en el cálculo del PIB se introduzcan actividades ilegales, como el tráfico de drogas o la prostitución, y se siga ignorando que el trabajo doméstico es uno de los grandes determinantes de la calidad de vida.

Si en nuestras empresas trabajamos la RSC (Responsabilidad Social Corporativa), seamos coherentes e impulsemos, especialmente desde la función directiva, un cambio cultural que estimule la RSP (Responsabilidad Social Personal)[2]* hoy por hoy en manos de las mujeres

Necesitamos este cambio de paradigma para que mujeres y hombres puedan participar en igualdad de condiciones y que imágenes como esta, que ilustran el actual derroche de talento femenino, pasen a la historia.

 

Acceso a página web de los actos realizados durante la Setmana dels Horaris: http://www.reformahoraria.cat/#!setmana-del-temps/c1fpi


*[1] C. Carrasco “Tiempo de trabajo, tiempo de vida ¿reorganización o conciliación? http://www.ciudaddemujeres.com/articulos/Tiempo-de-trabajo-tiempo-de-vida

*[2] Este concepto me lo enseñó Immaculada Pulido, haciendo referencia a su actividad en Responsabilidad Social como profesional autónoma.

{iarelatednews articleid="11232,11102,11150,11172,11197"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.