El Cap Infiltrat¿Qué pasaría si de repente tu compañero de trabajo te dijera que ha estado interpretando un papel y en realidad es tu jefe? Así se plantea el nuevo programa de La Sexta, El Jefe Infiltrado, una adaptación del éxito americano "Undercover Boss". Un total de nueve directivos de diferentes empresas, como MRW o Domino s Pizza, se infiltrarán entre el personal de su organización con el objetivo de detectar problemas en la empresa. Analizamos la primera doble emisión, donde Jesús Navarro, Director de Operaciones de Domino s Pizza y Diego Trinidad, Jefe de Control de Gestión de Limasa, viven una experiencia que no les dejará indiferentes.

VÍDEO DE PRESENTACIÓN DEL PROGRAMA

De la mano de la productora creadora del éxito televisivo Pesadilla en la cocina, Eyeworks – Cuatro Cabezas, nos llega una nueva versión de otro programa popular en EEUU, El Jefe Infiltrado. El programa consiste en que una persona de la dirección de la empresa se ​​haga pasar por una nueva incorporación a la plantilla adoptando una nueva identidad. La presencia de cámaras para grabar el programa siempre se hace bajo alguna coartada -el resto de trabajadores creen que se está rodando otro tipo de programa- que permita al directivo o directiva no ser descubierto/a hasta el final. De este modo se pretende que conozca de primera mano el día a día de la organización y de sus trabajadores de base. La primera emisión de estos striptease organizativos tuvo lugar el pasado 3 de abril con un notable éxito de audiencia, y se emitirá semanalmente los jueves a las 22:30 horas en La Sexta. También es posible ver el programa a través de su página web después de cada emisión.

CAPÍTULO 1

Jesús Navarro, Director de Operaciones de Domino’s Pizza, es el primer protagonista de El Jefe Infiltrado. Tras un cambio estético radical y de la adopción de un nuevo nombre -Pedro Ramírez- Jesús comienza la aventura en un trabajo de base de su empresa .

Al conocer a los primeros trabajadores de una de las delegaciones de Zaragoza, el directivo de Domino s Pizza ya percibe los primeros conflictos. Dos repartidores de la tienda se saltan las normas de circulación y sobrepasan los límites de velocidad con las motos cuando hacen las entregas de los pedidos. Cuando el jefe disfrazado les pregunta por qué lo hacen así, los trabajadores dan la culpa a sus superiores directos de tienda que les presionan para hacer buenos tiempos y no les dejan elección.

Uno de los principios que Domino's Pizza defiende es que para cumplir los tiempos deseados de entrega hay que ir deprisa cocinando las pizzas pero nunca correr por la carretera. Para entender cómo es posible que se viole dicha norma, Navarro habla con los responsables de la tienda. Esto, sin embargo, le llevará a descubrir dos nuevos conflictos: la responsable de turno no tiene autoridad ante sus subordinados directos, y el gerente de la tienda desconoce el comportamiento de los repartidores en la carretera.

A medida que va avanzando el programa, el jefe infiltrado va conociendo la realidad de trabajadores de otras tiendas de Domino's como Laura, una joven madre que a pesar de ser una trabajadora ejemplar no quiere ser ascendida por miedo a no tener tiempo para su familia. O como Sergio, un auxiliar de cocina que hace dos años que lucha encarecidamente para ser ascendido.

CAPÍTULO 2

El directivo que se infiltra en el segundo capítulo del programa es Diego Trinidad, Jefe de Control de Gestión de Limasa, una empresa de servicios integrales de limpieza y mantenimiento. Diego se encuentra en situaciones parecidas a las de Navarro y rápidamente detecta infracciones, como que algunos trabajadores fuman en el camión de limpieza a pesar de estar prohibido o que, en ocasiones, no llevan casco en tareas de riesgo. Sin embargo, también detecta problemas que son responsabilidad de la empresa, como que los empleados que trabajan en las plantas de residuos no llevan máscaras para poder soportar el hedor.

Ambos capítulos tienen un mismo desenlace: los empleados que han trabajado con el jefe infiltrado son llamados a la sede central para una reunión de la cual desconocen el motivo. Una vez llegan al despacho, entra el directivo infiltrado, en esta ocasión vestido como tal y, tras la primera sorpresa, llega el momento para que el directivo haga valoraciones sobre lo que ha visto y tome medidas.

Excepto por los trabajadores que conducían con exceso de velocidad (que son sancionados con un curso obligatorio de seguridad vial), las consecuencias para todos los demás son positivas: mejoras de las condiciones de trabajo, un curso de inglés, un ascenso, el pago del alquiler durante un año, un fondo de estudios para los hijos o, incluso, un crucero de lujo. Unas recompensas que aunque se dan bajo el pretexto de recompensar el esfuerzo de los trabajadores, pueden llegar a rayar quizás una caridad encubierta.

Pese a que el programa pretende captar los problemas de la empresa desde dentro, inevitablemente termina retratando también el precario panorama general. En una de las escenas más emotivas del primer capítulo vemos que una pareja entra en Domino's para pedir pizzas para celebrar el cumpleaños de su hija. Los padres explican que tienen problemas económicos y piden alguna oferta o reducción. El trabajador de Domino's que les atiende, cede y les vende pizzas a mitad de precio. El jefe infiltrado lo ve con malos ojos y, cuando le comenta al trabajador que no debería haberlo hecho, éste se pone a llorar y le explica que entiende la situación de la pareja porque él también se encuentra en un momento complicado. El empleado le explica al directivo (sin saber aún que lo es) que hace dos años que trabaja en Domino's sólo 12 horas por semana, y que así no puede sacar adelante la familia. Acaba confesando incluso haber tenido que pedir comida en Cáritas.

Aunque en algunos momentos el programa puede banalizar determinados temas, refleja de modo parecido lo que ya se ha convertido en una tendencia entre grandes empresas: que los ejecutivos pasen una temporada en las posiciones de base antes de ocupar un puesto de más responsabilidad. Con ello se pretende fomentar la comprensión de las dificultades de todas las posiciones e inculcar la unidad de toda la organización. El Jefe Infiltrado hace patente que los gerentes no conocen muchos de los problemas a los que se enfrentan sus plantillas en el día a día y que este viaje les ayudará a cambiar su propia manera de liderar la organización en un futuro.

 

También puedes acceder a los dos primeros capítulos de El Jefe Infiltrado de La Sexta a través del portal oficial del programa: http://www.lasexta.com/programas/el-jefe-infiltrado

{iarelatednews articleid="11421"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.