Dues perspectives sobre la globalitzacióLa globalización ha generado enormes posibilidades de negocio, pero a la vez fenómenos como la deslocalización industrial. Dos reportajes recientes nos llevan a la reflexión sobre el tema: por un lado, el documental De(s)troit emitido en TVE con impactantes imágenes de la antigua capital mundial del automóvil convertida ahora en un semidesierto; y por otro, una conversación a partir de la pregunta sobre si estamos demasiado globalizados, entre Fernando Trias de Bes y Francesc Xavier Mena, en el programa Valor Afegit de TV3.

Según los historiadores podemos empezar a hablar de globalización con el fin de la Guerra Fría. A partir del final de la década de los ochenta el mundo se ensanchó y se abrieron oportunidades de negocio a escala mundial impensables hasta entonces. La entrada en el mercado global de países como China o India debían suponer un crecimiento exponencial de la economía. Sin embargo, tras tres décadas bajo este nuevo sistema hemos podido ver que implica algo más que crecimiento. Por ejemplo, ¿cómo una hipoteca de un particular en EEUU puede convertirse en un producto de inversión financiera en Japón y tener repercusiones económicas en países situados a miles de kilómetros? O ¿cómo el afán de las empresas por reducir costes ha hecho que muchas industrias se deslocalicen a países con salarios más bajos? Ahora más que nunca las dos caras de la moneda de la globalización económica son bien visibles.

Dues perspectives sobre la globalització

El documental De(s)troit, recientemente emitido en el programa En Portada de RTVE, nos muestra un ejemplo viviente de las consecuencias negativas de la globalización y la crisis: la ciudad de Detroit. Esta gran metrópoli de Michigan ha pasado del esplendor industrial gracias a la industria del automóvil durante buena parte del siglo XX, a una profunda decadencia ocasionada por la deslocalización industrial. Antiguamente, Detroit había sido tierra de granjeros y su economía se basaba principalmente en la agricultura pero, la invención de la cadena de montaje de Henry Ford a partir de 1913, la convirtió en capital del motor y de la acogida de miles de inmigrantes que podían conseguir fácilmente un empleo bien remunerado. En medio de este clima de optimismo y crecimiento, Detroit no fue consciente de que estaba cometiendo un grave error: jugárselo todo a una sola carta y no diversificar su economía.

La llegada de la globalización provocó la deslocalización de las grandes industrias del automóvil que buscaban otros sitios que tuvieran menores costes laborales. Al no haber actividad económica alternativa, se perdieron muchos puestos de trabajo y la ciudad empezó a perder población. Tal y como nos muestra De(s)troit, la huida de los habitantes ha dejado paisajes urbanos desiertos y escenarios desoladores y decadentes más propios de regiones en guerra que reflejan la cara menos amable de la globalización. Casas vacías, iglesias destruidas, teatros convertidos en parkings, escuelas y edificios del patrimonio urbano en ruinas conforman ahora una ciudad fantasma que ha pasado de tener 2 millones de habitantes a tener sólo 700.000.



Una reportaje reciente del programa de TV3 Valor Afegit también aborda la cuestión de la globalización. Uno de los participantes en el reportaje, Fernando Trias de Bes, profesor de ESADE y autor del libro El Gran Cambio, afirma que todo crecimiento implica a la fuerza la destrucción de viejas estructuras y que es imposible crecer sin que salga gente temporalmente perjudicada. Y así parece demostrarlo también el caso de Detroit donde, a pesar de la pérdida de puestos de trabajo y la crisis generalizada por la que pasa la ciudad, actualmente General Motors ha recuperado el liderazgo mundial de su sector e incluso vuelve a generar empleo. Las tres grandes de la ciudad, Ford, Chrysler y General Motors, ya tienen más beneficios que antes de la crisis de 2008 pero con muchos menos trabajadores.

El otro participante de este programa de Valor Afegit, Francesc Xavier Mena, exconseller de Empresa i Ocupació de la Generalitat y también profesor de ESADE, señala una contradicción interesante: "Por un lado queremos salarios elevados y condiciones de bienestar, pero por el otro lo ligamos con adquirir bienes a precios muy bajos". Siguiendo esta filosofía, por ejemplo, los pequeños comercios no pueden competir con las grandes superficies ante su capacidad para bajar precios.

Los dos expertos están de acuerdo con que la globalización es un proceso dinámico y multidireccional. Un ejemplo de dicha dinámica cambiante es la empresa española bq: una firma tecnológica que lleva la lógica del mercado global en su ADN. Desde sus inicios ha distribuido productos chinos aquí y actualmente fabrica producto propio en ese país asiático. A pesar de tener la fabricación de sus productos a caballo entre China y España, ahora están planteándose un proceso de relocalización. El cambio de estrategia viene propiciado por una crisis económica y una devaluación salarial tan fuerte en España que hace que actualmente sea más rentable volver a tener la producción cerca de casa.

A pesar del escenario de futuro incierto que dibujan la competencia feroz, los cambios constantes y las deslocalizaciones o relocalizaciones, parece que todavía existen algunos caminos buenos a seguir. Como apuntaban recientemente desde The Economist, y como afirman también los expertos Fernando Trias de Bes y Xavier Mena, el futuro pasa por la formación, la especialización y la búsqueda constante de oportunidades. En ese mismo sentido también se mueve Michigan para salvar Detroit: con la voluntad de volver a hacer crecer la población se quieren conceder 50.000 visados de trabajo para extranjeros cualificados para que vivan en la ciudad durante al menos 5 años. La población de la antigua capital del automóvil por su parte está volviendo a apostar por su actividad económica histórica, la agricultura, con huertos urbanos instalados en algunas de las zonas desiertas de la ciudad.

Como dice Trias de Bes, más que ante una crisis económica nos encontramos ante un cambio de era.


Puedes ver el reportaje De(s)troit en la página web de TVE: http://www.rtve.es/alacarta/videos/en-portada/portada-destroit/2459508

Y la emisión del reportaje Estem massa globalitzats? de Valor Afegit en la página web de TV3 (en catalán): http://www.tv3.cat/videos/4965771/Estem-massa-globalitzats

{iarelatednews articleid="10947"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.