L’Escola de la Vida¿Qué necesitamos para ser felices? ¿Unos zapatos nuevos? ¿Un móvil de última generación? El escritor y creador de The School of Life, Alain de Botton, tiene claro que eso no son necesidades, sino deseos. Según él, necesitamos ayuda para aprender a gestionar nuestras emociones y conseguir cubrir las necesidades reales. El autor de Miserias y esplendores del trabajo nos explica en una conferencia en México que, del mismo modo que las religiones impulsan organizadamente creencias, hay que crear instituciones sólidas que fomenten el bienestar personal, lo único que nos puede llevar a una satisfacción auténtica.

Alain De Botton piensa que el gran problema que tiene la sociedad hoy no es que no tenga buenas ideas, sino que es incapaz de llevarlas a cabo. Estamos demasiado estancados en la imagen del genio solitario que baja de la montaña con una gran idea para cambiar el mundo. Pero, según asegura, el mundo no se puede cambiar tan fácilmente; las ideas por sí solas no cambian nada.

"Soy ateo, pero no uno convencional, soy un ateo 2.0", declara Botton durante esta conferencia impartida en México el pasado mes de noviembre en el marco del festival Ciudad de las Ideas, un importante evento que reúne anualmente a conferenciantes de todo el mundo en Puebla. El ateísmo 2.0 es un concepto inventado por él mismo y le sirve para explicar su visión del mundo: la religión ha sido la única institución que ha logrado educar a la población. Y es que los mecanismos que utiliza son muy efectivos porque se impulsan desde una gran institución. Para cambiar el mundo hay que crear instituciones, hay que hacer que grandes grupos de gente se junten para sacar adelante proyectos.

Las religiones cubren las necesidades más importantes del ser humano: dan un sentido a la vida, alivian el miedo a la muerte y, en definitiva, nos dicen cómo debemos vivir. Sin embargo, la escolarización de gran parte de la sociedad que comenzó a finales del siglo XIX hizo que la religión fuera perdiendo fuerza en favor de la educación y el conocimiento. El problema, no obstante, es que la educación tal y como está planteada en el sistema actual no da respuesta ni consuelo a las necesidades básicas de los hombres y, por tanto, nos encontramos con un problema: pensar que Dios no existe, lejos de consolarnos, nos provoca más sufrimiento.

Según De Botton todos necesitamos ayuda en nuestra vida personal. Los dos polos de preocupación más fuertes de la mayoría de personas, indica, son las relaciones amorosas y la satisfacción en el trabajo. La sociedad capitalista no sabe cómo satisfacer estas inquietudes y lo que ha hecho hasta ahora ha sido satisfacer deseos materiales.

Su opinión es que las necesidades humanas existenciales deberían tratarse dentro del programa educativo para formar a personas más satisfechas en su vida privada y más capaces de ser felices en su ámbito laboral.

Alain de Botton creó The School of Life ("La Escuela de la Vida") en 2008, un centro destinado a dar apoyo, orientación y comunidad a las personas de modo parecido a cómo lo hacen las religiones. Un centro dirigido a gente de todas las edades y estatus sociales donde se imparten clases sobre temas del ámbito emocional entre los que podemos encontrar cursos como por ejemplo "Cómo estar seguro de ti mismo", "Cómo tener mejores conversaciones" o "¿Cómo compaginar el trabajo con la vida". También ofrece un espacio de terapia para los aspectos vitales más relevantes: la vida, el trabajo, el amor y la creatividad. Además disponen de una tienda con libros y accesorios para ayudar a gestionar las emociones. En nuestro país existe un proyecto similar, La Universit@rt del viure, impulsada por la Fundació Àmbit.

Alain de Botton cree que, como él ha hecho, es necesario impulsar organizaciones que cubran necesidades humanas reales más allá de aquellas que sólo cubren deseos. Según él las primeras resultan mucho más lucrativas. Afirma incluso que cuando la gente haya aprendido a crear este tipo de negocios, se convertirán en los más importantes de mundo, y que dentro de 50 años una de las organizaciones más poderosas y grandes del mundo se dedicará a la psicoterapia.

Uno de sus best-sellers titulado Miserias y esplendores del trabajo termina con una frase que podría resumir el objetivo de su filosofía: "Dejemos que la muerte nos pille mientras hacemos algo por la vida".

De todos modos, por el momento The School of Life es todavía un pequeño recinto de paredes azules en el centro de Londres. Habrá que ver si es verdad que su institución es capaz de cambiar el mundo.

 

Acceso en YouTube a la conferencia de Alain de Botton realizada en La Ciudad de las Ideas: https://www.youtube.com/watch?v=U2YcC_H66XY

{iarelatednews articleid="11473,11325,10872"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.