‘Valor Afegit’: Sincrotró Alba, obert a les empresesEl Sincrotrón Alba, situado en el campus de la UAB, es una de las infraestructuras para la investigación más importantes de Cataluña, pero hasta ahora ha tenido poco impacto mediático porque el servicio que ofrece quedaba muy circunscrito al ámbito científico. La novedad ahora es que su relación con la empresa privada empieza a dar frutos. Este breve reportaje de Valor Afegit de TV3 nos habla de uno de sus clientes, Iproteus, un spin-off universitario de la UB, ejemplo de las posibilidades que ofrece la colaboración efectiva universidad-empresa.

"Un sincrotrón se puede definir como un microscopio muy potente, porque consigue dar detalles y observar la materia con unas dimensiones tan pequeñas como pueden ser una célula, un vidrio, una proteína o un ADN", explica la Directora del Sincrotrón Alba, Caterina Biscari.

El proyecto del Sincrotrón Alba se inauguró oficialmente en marzo de 2010, y hasta ahora ha tenido sobre todo usuarios provenientes de las instituciones públicas que han podido avanzar en investigación básica, aquella que servirá más adelante para llegar a desarrollar nuevos productos. El Gobierno de España y la Generalitat financiaron este gran proyecto a partes iguales, una iniciativa que para mantenerse en marcha necesita unos 17 millones de euros anuales. De momento, por el nivel de actividad que ha alcanzado tiene asegurada la financiación hasta el 2022. Sin embargo, el Sincrotrón también ha recibido el fuerte impacto de la crisis económica, que ha afectado especialmente a la actividad investigadora. Es por ese motivo que encontrar otras fuentes de financiación, como abrirse al sector privado, resulta fundamental.

Uno de los clientes más interesantes que han logrado recientemente es Iproteus, un spin-off universitario que surgió a partir del Institut de Recerca Biomèdica de la UB y que quiere trasladar al mercado las investigaciones académicas.

"Nosotros desarrollamos fármacos. Para ver cómo funcionan es fundamental utilizar el Sincrotrón, porque nos permite conocer su estructura. Una vez la conocemos los podemos modificar y mejorar, por ejemplo, para que sean menos tóxicos o para que puedan llegar al cerebro", afirma Teresa Tarragó, Directora General de Iproteus.

Biscari opina que un cliente como Iproteus encaja perfectamente con los objetivos por los que se hizo el Sincrotrón: "La investigación que hacen sobre fármacos es muy interesante. Es uno de los motivos por los que se construye un sincrotrón, para hacer investigación en farmacología".

Antes, el sincrotrón que quedaba más cerca de Iproteus era uno de Grenoble (Francia). Ahora, en cambio, la técnica la tienen al lado de casa y, además, con unas prestaciones líderes en la tecnología mundial. Al mismo tiempo, el hecho de ser la única instalación de estas características en el sur de Europa la convierte en un elemento estratégico para llegar a clientes de Portugal y Marruecos.

El pacto entre el spin-off de la UB Iproteus y el sincrotrón Alba, situado en el campus de la UAB, es un ejemplo más de las iniciativas que se están llevando a cabo para acercar el ámbito universitario a la empresa. La UAB ya hace tiempo que desarrolla proyectos de innovación en el entorno de su Pruab (Parc de Recerca de la UAB), donde el pasado diciembre se celebró la primera edición del Open Science & Innovation Forum, que pretende fomentar los acuerdos entre centros de investigación universitarios y empresas.


También puedes ver el reportaje en la página web de TV3: http://www.tv3.cat/videos/4481971/Sincrotro-Alba-obert-a-les-empreses

{iarelatednews articleid="10388"}

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.