Acometer un proceso de transformación para adaptarse al entorno de cambio permanente en el que viven empresas e instituciones es, sin lugar a dudas, una de las principales prioridades para la gran mayoría de organizaciones. Lo era ya antes de la pandemia y ésta no ha hecho más que acelerarlo, convirtiéndolo en un reto de cuyo éxito depende en muchos casos su propia supervivencia, en un mercado que continúa evolucionando a gran velocidad.

Desarrollar el talento para transformar las organizaciones

La empresa Edenred ha presentado el estudio "Influencia del Covid19 en las políticas salariales", elaborado por la Universidad de Granada, en el que se demuestra que el 25% de los empleados ha visto reducido su salario durante la crisis. Los principales motivos son la disminución del volumen de negocio o de la jornada laboral. Además, la crisis del coronavirus también ha puesto de manifiesto las diferencias salariales existentes entre las personas encuestadas. 

¿Cómo ha afectado la COVID-19 a nuestros salarios?

Hay quien piensa que el concepto "cultura del esfuerzo" ha quedado anticuado o que es una vía para aumentar la desigualdad de manera sibilina. Sin embargo, también son muchos los que consideran que es una pieza esencial de las sociedades prósperas y abiertas a la innovación, al emprendimiento y al éxito personal y colectivo. De hecho, puede ser una de las herramientas que permita reparar el ascensor social que parece averiado, particularmente entre los jóvenes. 

Cultura del esfuerzo: ¿palanca de futuro o reliquia de pasado?

La aparición del COVID-19 ha desencadenado un cambio de paradigma en todos los ámbitos, especialmente en la función de los Recursos Humanos, que ha tenido que transformar muchos de sus procedimientos y herramientas de trabajo para poder adaptarse a este nuevo contexto de incertidumbre y mantener la continuidad de sus negocios. Sin embargo, y como en toda situación compleja, tras unos meses complicados merece la pena detenerse a reflexionar sobre todo lo vivido hasta el momento para extraer algunos aprendizajes que puedan ayudarnos a avanzar en esta nueva etapa.

Una nueva era para los recursos humanos

Cuando los responsables de tomar las decisiones deciden y analizan para cada parte de una empresa aisladamente, por lo general no son conscientes de hasta qué punto las decisiones individuales pueden llevar a unos resultados imprevistos e indeseables. Si en su lugar pudiéramos analizar una empresa en su conjunto, tomaríamos mejores decisiones, aumentando significativamente nuestras probabilidades de éxito; es por este motivo que el uso de la “Matriz de impactos” de una decisión puede suponer un antes y un después en nuestra compañía.

Claves para analizar los efectos de una decisión estratégica en el conjunto de la organización: “la matriz de impactos”

Tras su paso por el Festival de San Sebastián, el 15 de octubre llegó a los cines El buen patrón, la película seleccionada para representar a España este año en los Oscar. En la comedia de Fernando León de Aranoa, protagonizada por Javier Bardem, se dibuja la figura de un jefe carismático, pero a la vez paternalista, manipulador y cínico. En un mercado laboral dónde prima la competitividad, su retrato quizá no resulte inverosímil. Y es que algunos de los conflictos que se narran en la película bien podrían darse en la realidad de aquellas organizaciones más centradas en sus intereses que en el bienestar de sus trabajadores.

El buen patrón

Fatiga pandémica, efecto madriguera, revisión del propósito y nueva ley del trabajo a distancia. Un cóctel de difícil digestión que nos lleva a revisar el contrato emocional de los colaboradores con sus organizaciones... La pandemia ha supuesto la “prueba del algodón” de la gestión de personas. Y, especialmente, la comunicación interna se ha reivindicado como garante del compromiso. Los profesionales del ámbito de personas y comunicación tuvimos una reacción ejemplar y eso ayudó a los empleados de nuestras organizaciones a sobrellevar mejor un momento tan difícil.

La reconexión emocional, un segundo momento de la verdad para la gestión de personas

“Si en las carreras profesionales el progreso solo significa promoción, nos perdemos muchas oportunidades que están a nuestro alrededor”, afirma Sarah Ellis, consultora de desarrollo de carrera y Cofundadora de Amazing If. En una charla virtual TED, Ellis conversa con Helen Tupper, Cofundadora de la misma firma de desarrollo profesional, sobre la necesidad de dejar atrás el anticuado modelo de progreso en las carreras profesionales, que se podría representar a través de una escalera que se debe subir en línea recta y con un único enfoque para llegar a la cima.

El mejor camino profesional no siempre va en línea recta

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.