Webs y apps

En este apartado encontrarás destacadas otras páginas web o aplicaciones que, por sus características, te recomendamos

slackSlack es una herramienta gratuita de comunicación interna que mezcla servicios de mensajería instantánea con el envío de todo tipo de archivos. Creada por Steward Butterfield, nacido en una comuna hippie alejada del mundo tecnológico y padre del conocido Flickr, su objetivo principal es sustituir al actual correo electrónico.

La historia de Slack no se puede explicar sin hacer referencia a su creador, Stewart Butterfield. Nacido en una comuna hippie, durante los primeros años de su vida no tuvo contacto ni con la tecnología ni con el mundo capitalista. Más tarde, de proyectos fallidos y trabajos aburridos, nacieron sus dos grandes criaturas: Slack, en 2013, una app para trabajar en equipo, y Flickr, seguramente más conocida por el público, un gestor de fotografías que fue absorbido por Yahoo.

Slack es actualmente la segunda aplicación más descargada, por detrás de Whatsapp. Sus creadores aseguran que es fruto del sistema de comunicación que usaron mientras trabajaban en otro proyecto que nunca acabó de popularizarse. Actualmente, tiene más de un millón y medio de usuarios activos y empresas como HBO, NASA, The New York Times, Sony, eBay o Yelp ya lo han adoptado como sistema de comunicación interna.

Este es el mito fundacional de una historia hecha a medida de Sillicon Valley, a la cual la prensa cuida y mira de cerca, borrando las fronteras entre periodismo y publicidad, como pasa con cada adelanto tecnológico con una gran empresa detrás. El sueño de toda marca.

¿La app que se cargará al e-mail?


Slack se organiza en "grupos de trabajo". De hecho, abrirse una cuenta implica crear un grupo de trabajo o sumarse a uno existente. A partir de aquí, se pueden ir creando nuevos grupos, siempre desde la home. Con cada nuevo proyecto, se abre un "chat" con los miembros del equipo, que permite adjuntar todo tipo de archivos. Se pueden crear "canales temáticos" para ordenar las conversaciones y también mantener conversaciones privadas con los miembros del grupo. Toda la información (conversaciones y archivos) queda archivada en un repositorio.

Algunos medios definen al creador de Slack como “el hombre que acabará con el e-mail”. No es una mala presentación, pues el alud de correos electrónicos es un dolor de cabeza constante para cualquier trabajador. Paradójicamente, un punto que le ha hecho ganar buenas críticas es que la herramienta permite combinar sus funcionalidades con el uso del correo electrónico, para muchos, la única herramienta de comunicación. También está diseñada para integrar Dropbox, Google Drive, Google Calendar y otras muchas apps. Por lo tanto, no habrá que dejar estos entornos seguros y conocidos de la noche a la mañana, con la resistencia al cambio que una decisión así puede suponer en equipos con edades y una competencia digital desiguales.

Su apariencia y algunas de sus funcionalidades recuerdan a una red social (chats, menciones, canales temáticos) y su interfaz es sencilla y operativa, siguiendo la tendencia de las aplicaciones actuales en términos de usabilidad. Es de una gran sencillez y muy intuitiva y sobria, pensada para estar abierta gran parte del día sin generar estridencias. Además, ofrece la opción de parar el flujo de mensajes sin tener que cerrar la sesión, para que el usuario se pueda concentrar en otra tarea. Está adaptada para dispositivos móviles y hay una versión básica que es gratuita. Se puede ampliar con más servicios y una mayor seguridad.

Desventajas e hitos


Pero de momento, Slack sólo está en inglés, hecho que supone un notable impedimento. Por otro lado, también hay quien critica la poca innovación que supone la herramienta, y la define como una convergencia de herramientas ya existentes ("como un grupo de Whatsapp que permite adjuntar todo tipo de archivos"), a pesar de que hay quien piensa que esta combinación de canales la hace única ("un grupo de Whatsapp y una cuenta de correo juntos").

Butterfield tiene una conquista a largo plazo en el horizonte: sustituir a Microsoft como herramienta de software empresarial, un hito que, como reconocen desde Slack, todavía les queda lejos y para el cual todavía tienen que ampliar y mejorar sus servicios. Hoy en día es una herramienta de comunicación interna y no puede sustituir el entorno de trabajo habitual con clientes y proveedores, ni calmar la ira de aquellos que lamentan tener que iniciar múltiples sesiones cada mañana (correo electrónico, redes sociales, gestores de equipos, sistemas de venta, etc.).

De momento, The Wall Street Journal ha nombrado a Butterfield “Innovador tecnológico de 2015”. Habrá que esperar para ver si supone el fin de los correos electrónicos, si consolida su hegemonía como gestor de trabajo en equipo y, teniendo en cuenta el camino que hizo Flickr después de su absorción, cuál será su camino empresarial y cómo afectará a su desarrollo.

Acceso a Slack: https://Slack.com

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.