Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH

El futuro a corto plazo del panorama energético pasa por que millones de personas puedan generar energía verde y autoabastecerse tanto en casa como en el trabajo. Es decir, del mismo modo que cualquier persona puede generar información y compartirla a través de Internet, se democratizará también el acceso a la energía gracias a las renovables. Es uno de los principales cambios que Jeremy Rifkin señala en su último libro, donde plantea un nuevo capitalismo con menos jerarquía y más colaboración en red.

Artículo La nueva revolución global de La Vanguardia, 16/12/2011.


La última de las grandes revoluciones industriales, la tercera, está a punto de llegar, asegura Jeremy Rifkin, el que ya fue profeta de El fin del trabajo, El siglo de la biotecnología, La economía del hidrógeno o La civilización empática, libros en los que iba construyendo su particular visión del futuro. Visiones parciales a las que el pensador de Denver ha dado forma global en La tercera revolución industrial, un libro en el que articula un relato coherente de cómo podría ser el futuro hacia el que nos dirigimos: un mundo en el que a la revolución de internet que ya vivimos se sumará una enorme revolución en nuestras formas de abastecimiento energético.

La conjunción de ambos fenómenos está llamada, en su opinión, a transformar de manera radical el mundo: pasaremos de la de la agonizante segunda revolución industrial, en la que el suministro energético - basado en el petróleo-, la producción y la información están centralizados en grandes conglomerados - sean centrales de energía o fábricas-, a la tercera revolución industrial, en la que la información fluye, en la que las impresoras en tres dimensiones cambiarán - ya lo hacen - la forma de producir y en la que la energía no será una exclusiva de grandes centrales sino que, gracias a las renovables y a la instalación de tecnologías de almacenaje energético, todos los hogares e incluso los coches - con alimentación a la red o pilas de combustible de hidrógeno - podrán ser minicentrales interconectadas. Se pasará así de un mundo jerárquico y centralizado a otro en red y con el poder más distribuido. La era del "capitalismo distribuido".

Un mundo en el que la colaboración, la empatía, serán más importantes que la competencia feroz: la acumulación de capital social tendrá un valor equiparable a la acumulación de capital financiero. Las tecnologías de la información hacen que el coste de entrar en las redes caiga progresivamente. Y sucederá igual con la energía: las renovables, trasladadas a edificios y automóviles, dotados con contadores inteligentes y conectados a internet, tendrán una enorme capacidad de producción y almacenamiento que permitirá gestionar la energía igual que ahora se gestiona el flujo de información en la red. Los costes de transacción se reducirán cada vez más - como en la industria musical - y la producción de propiedades para su intercambio comercial no será tan rentable. De hecho, en esa nueva economía, dice, el consumidor accederá a la propiedad básicamente de forma temporal, incluso la de los coches. Y la mercancía escasa por excelencia será el tiempo.

A Rifkin, todo hay que decirlo, le resulta difícil dominar su ego y dejar de explicar al lector lo genial que es y la atareada vida global que lleva, ahora con Merkel, ahora con los directivos de Daimler, realizando siempre planes para impulsar la tercera revolución industrial que los líderes del mundo le piden aquí y allá - también le pidió uno, con premura, Zapatero, pero la cosa se desvaneció cuando Miguel Sebastián se convirtió en su interlocutor-. Pero pese a eso, Rifkin logra su objetivo: construir un relato global coherente sobre el futuro inmediato. Y los relatos son poderosos. A veces son los únicos capaces de mover energías que de otro modo se perderían. Pero, además, tampoco quedan muchas opciones: la segunda revolución industrial toca a su fin, dice, porque su base, el petróleo, no da ya para más y de hecho su carrera alcista de los últimos años es la causante real de la crisis actual.

 

Rifkin, Jeremy. "La tercera revolución industrial ". Paidós Ibérica, 2011. ISBN 978-84-49326-03-5

Libro en castellano.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.