Libros

Nuestro catálogo te permitirá identificar novedades editoriales y, mediante nuestro buscador, todos aquellos recursos bibliográficos que te puedan interesar sobre cualquier asunto de RH

En esta obra, Alain de Botton reflexiona sobre el sentido del trabajo en sociedades marcadas por la especialización. Un ensayo lleno de fotografías que arranca con un himno a lo peculiar, a la belleza y al  horror de los modernos lugares de trabajo.

Artículo El trabajo os hará... de La Vanguardia, 06/03/2011.

Un himno a lo peculiar, a la belleza y al  horror de los modernos lugares de trabajo. Y al hecho extraordinario de que, junto al amor, el trabajo pueda proporcionarnos la principal fuente de sentido de la vida. Con esa declaración de intenciones arranca el ensayista suizo Alain de Botton (Zurich, 1969) -el autor de Cómo cambiar tu vida con Proust o Ansiedad por el estatus- su nuevo libro, Miserias y esplendores del trabajo,un título tan gráfico como la peculiar obra, en la que casi la mitad de las páginas son fotografías que muestran los recorridos de De Botton por medio mundo, desde las Maldivas a la Guayana francesa, en busca de poderosas descripciones de un mundo del que, pese al bombardeo informativo, cada vez desconocemos más cosas. Y, por supuesto, en busca también de sentido para su propio trabajo.

El suizo vislumbra fábricas "instaladas en las orillas de los ríos para cargar directamente su producción, en especial algunos de los elementos menos valorados que se esconden tras el sosegado funcionamiento de nuestra sociedad utilitaria: los polioles que se añaden al dentífrico para que se conserve húmedo, el ácido cítrico que se usa para estabilizar el detergente de la lavadora, la isoglucosa que endulza los cereales y la goma xantana que garantiza la viscosidad de las salsas". Pero también es testigo de la pesca del atún, primero con sedal y luego a mazazos para evitar que, por el pánico, la sangre del animal inunde sus arterias y tiña su carne. Luego, va a una fábrica de galletas de United Biscuits donde se producen las Moments, ideadas para mujeres de clase baja con anhelos de comprensión, afecto y tiempo. Y sigue por la base de lanzamientos espaciales de Kourou, recorre una kilométrica red de transmisión eléctrica...

DESCONEXIÓN.
Y todo lo hace proyectando sentimientos ambiguos y a veces melancólicos. De Botton pretende "mitigar la sensación insustancial y exclusivamente moderna de desconexión entre las cosas que tan despreocupadamente consumimos y sus desconocidos orígenes y creadores, de los que dependemos". Pero, sobre todo, se interroga por el sentido de unos trabajos que han llegado a un grado tal de especialización para aumentar la productividad que nadie entiende qué hacen los demás. "El anhelo de actuar con sentido en el trabajo es tanto como el ansia por el estatus o el dinero", dice. Pero, añade, "se pierde el equilibrio y la proporción cuando las subdivisiones crean un puesto como coordinador de la supervisión de las marcas de galletas dulces". Y no es menor el choque entre la banalidad de nuestro trabajo y la enorme fecundidad que mana de ella. Pero, remarca, si quizá es cierto que en las sociedades comerciales han ido unidas la riqueza y la decadencia espiritual, también lo es que sin producción eficiente hay pobreza: los países con principios elevados han dejado a sus ciudadanos morir de hambre.

EL TRABAJO, LA VIDA.
Y, por otro lado, añade - y aquí se aventura ya en la oscuridad-,"el comienzo del trabajo significa el fin de la libertad, pero también de la duda, la vehemencia y los deseos caprichosos. Qué gratificante es no ser más que lo que suponen los compañeros de trabajo, en vez de verse obligado a considerar, en la soledad de las primeras horas del día, todo lo que podía haber sido y nunca será". Y prosigue: "Es difícil pensar en la muerte cuando hay trabajo que hacer. Por su naturaleza, el trabajo no nos permite otra cosa que tomárnoslo demasiado en serio". Y echa el resto: "Funcionamos sobre la base de una necesaria miopía. Somos capaces de hacer las tareas con una profunda determinación y seriedad incluso cuando es evidente su amplio sinsentido. El impulso de exagerar la importancia de lo que hacemos, lejos de ser un error intelectual, es de hecho la vida misma que fluye por nosotros. Prepararse para la muerte con preceptos sabios es respetarla demasiado. Dejemos que la muerte nos pille mientras hacemos algo para la vida (...). Nos habrá evitado problemas aún mayores".

 

de Botton, Alain. "Miserias y esplendores del trabajo". Lumen, 2010. ISBN 978-84-26416-81-0

Libro en castellano.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.